Perón, Mensaje a la Asamblea Legislativa, 1 de Mayo 1949

PRINCIPIOS PERONISTAS EN LA EDUCACIÓN.

Por Juan Domingo Perón

La conciencia nacional ha de formarse en concordancia con el lenguaje, con la historia, con las tradiciones argentinas y con el conocimiento objetivo y directo de todo el país por sus habitantes. Así se afirmará el concepto de patria y de soberanía.

 

Por Juan Domingo Perón

 

Nuestra educación debe imponer los siguientes principios:

 

1º.- Que la conciencia encaje exactamente la justicia.

2º.- Hacer comprender que el fin de la vida no es la riqueza, sino la virtud.

3º- Que el individualismo es egoísta y destructor. Que el hombre no puede vivir aislado; de consiguiente, debe desarrollar su espíritu social, de cooperación altruista. Que, fijando con precisión los deberes y los derechos sociales, se hará efectivo el “amaos los unos a los otros».

4º.- Que el conflicto humano es esencialmente un conflicto entre la fe y la incredulidad. Que la  recuperación de la fe es el objeto de nuestra cruzada, que se inspira en la verdad y en el bien común.

5º.- Afirmar como fundamento de la democracia la expresión del pueblo en comicios libres.

6º.- La conciencia nacional ha de formarse en concordancia con el lenguaje, con la historia, con las  tradiciones argentinas y con el conocimiento objetivo y directo de todo el país por sus habitantes. Así se afirmará el concepto de patria y de soberanía.

7º.- La economía ha de orientarse con un amplio espíritu de justicia distributiva. Enseñando a  respetar el capital, como que él es trabajo acumulado, pero enseñando también que él no puede ser nunca factor de opresión y esclavitud nacional o internacional.

8º.- Cuidado y vigilancia de la salud. Educación sanitaria en la que se comprende la educación física.

9º.- Estimular, por todos los medios la educación moral, científica, artística, práctica y vocacional, de acuerdo con las aptitudes de los educandos y las necesidades regionales del país.

FINES DE LA NUEVA ESCUELA ARGENTINA.

Las metas de la Escuela Argentina fueron hasta hace muy poco tiempo: la riqueza, la sabiduría y la jubilación.

Hoy las metas de la Escuela son:

1º.- Entronizar a Dios en las conciencias exaltando sobre lo material lo espiritual.

2º.- Suprimir la lucha de clases para alcanzar una sola clase de argentinos: los argentinos bien educados. Educación integral del alma y del cuerpo: educación moral, intelectual y física.

3º.- Unir en un solo anhelo, en una sola voluntad, a todos los argentinos. Para que ese sentir nacional se ahonde y tenga profundas raíces en todo el suelo de la República hemos extendido el ámbito del aula a los cuatro confines de la Patria.

El joven argentino debe conocer todo su país no por referencias, sino por sus propias comprobaciones.

4º.- Cada argentino debe ser un valor perfeccionado de alta capacidad técnica y gran impulso creador. Cada argentino debe considerarse indispensable para la vida del país. El milagro de nuestra grandeza no será efectivo hasta que el último y más humilde no sienta el honor de serlo y no se sienta entonces indispensable para el porvenir de la Patria.

5º.- Cada ciudadano debe aspirar a ser dueño de un pedazo de suelo y de un pedazo del cielo de su Patria. Dueño en lo material de un pedazo de suelo para fecundarlo con su esfuerzo y embellecerlo con su  inteligencia; en lo espiritual, de un pedazo de cielo en el que quepan sus ansias de perfección moral.

6º.- Difundir la doctrina de independencia económica y política para afianzar la paz nacional e internacional por el reinado de la justicia.

 

(Perón, Mensaje a la Asamblea Legislativa, 1 de Mayo 1949).