Este señor Wolff es defensor de la política del ‘gatillo fácil’ o “doctrina Chocobar” de la exfuncionaria Bullrich.

¿QUIEN ES EL SEÑOR WOLFF…?

Este señor Wolff –dicen los que recorren despachos de diputados nacionales-, es el único que tiene en su oficina un pequeño mástil con la bandera de un país extranjero (¡), no la de Argentina…

Por PrensaMare

Vie. 03. Ene 2020

El macrismo ha decidido no dar un minuto de descanso a la Nación.

No le bastaron los 4 años de destrucción del país, que ahora.

Desde el mismo momento de la asunción del nuevo gobierno, lo atacan desde todos los sectores.

Era lo esperado, si el derrotado Mauricio Macri ‘eligió’ a Patricia Bullrich como la titular del partido, el PRO.

¿Qué se puede esperar de dicha política… Acaso se va a poder dialogar?

¿Acaso se va a poder consensuar?

‘Acaso se va a poder establecer una agenda coherente?

No; jamás.

Porque ella es de por sí una violenta en todo el sentido de la palabra. Una persona que desprecia las instituciones.

Lo hizo desde la oposición hata diciembre de 2015; y lo hizo como super-ministra de Seguridad por 4 años.

Algunos “apolíticos” identificados con el macrismo y Cambiemos han lanzado convocatorias desde el ruralismo contra el gobierno. Cambiemos maltrató la provincia de Buenos Aires por 4 años, y ahora desde la oposición se niegan a colaborar.

Los medios hegemónicos ya comienzan a instalar la necesidad de arreglar “si o si” con los acreedores a cualquier costo.

Y por si fuera poco, apareció un diputado macrista, de apellido Wolff, para destratar a la ministra de Seguridad, menospreciarla, y queriéndole dar ‘clases’ de democracia (¡).

Pero: Quién es este Wolff…?

Se trata de un legislador macrista, llamado Waldo Wolff, derechista-neoliberal, que dicen que supo tener ambiciones futbolísticas, que estudió Administración de Empresas, y que es Martillero Público.

Es el que se refirió a la ministra como “esta chica”, en una forma machista, de supuesta superioridad, con destrato y desprecio a su cargo.

Una funcionaria que él no sabe (o no quiere reconocer) que se llama Sabrina Andrea Frederic, que es Licenciada en Ciencias Antropológicas (de la UBA); Doctora en Antropología Social (Universidad de Utrecht); Investigadora del CONICET; Profesora en la Universidad Nacional de Quilmes; Directora del Departamento de Ciencias Social (citada universidad 2005-2008); Subsecretaria de Formación (Ministerio de Defensa, 2009-2011); Directora del Doctorado en Ciencias Sociales y Humanas (referida universidad, 2012-2015); Primer Premio Nacional de Cultura (ensayo antropológico, 2014); y Asesora en el Ministerio de Seguridad (2012-2014).

Este señor Wolff es el mismo que con sus apoyos, sus brazos levantados, sus declaraciones y fundamentalmente sus silencios, convalidó todos y cada uno de los actos del macrismo entre 2015 y 2019.

Este señor Wolff se queja porque se realizará una revisión de la supuesta “pericia” que hizo Gendarmería Nacional sobre el suicidio de Natalio Nisman.

En otras palabras: él, defiende lo hecho por Gendarmería, tal como la jefa de dicha institución en su momento (la ministra Bullrich) le exigió.

Este señor Wolff es defensor de la política del ‘gatillo fácil’ o “doctrina Chocobar” de la exfuncionaria Bullrich.

Este señor Wolff –dicen los que recorren despachos de diputados nacionales-, es el único que tiene en su oficina un pequeño mástil con la bandera de un país extranjero (¡), no la de Argentina…

Este señor Wolff pasó sin pena ni gloria por los arcos de Ituzaingó e Italiano, y por el israelí Maccabi Kiryat Gat.

Que trabajó en el grupo Wolff (de su familia).

Que fue dirigente de la Sociedad Hebraica Argentina y vicepresidente de la DAIA.

Sobre él, ha dicho el periodista Daniel Schnitman (al que nadie puede sospechar de antijudío): “El diputado del PRO Waldo Wolff es una vergüenza como dirigente comunitario y fue cómplice del fiscal Alberto Nisman”, agregando: “Wolff y compañía son los tentáculos de la mafia de Rubén Beraja” (extitular de la DAIA) (en la entrevista de APU TV, del 8-9-2016).

Este señor Wolff apareció en un listado de cuentas offshore en los famosos Panama Papers. Y por lo visto, es valorado por determinados sectores sociales, pues es vicepresidente del ICJP (International Council Jewish Parliament), que lidera el Congreso Judío Mundial; siendo además, miembro del Congreso Judío Internacional.

En mayo de 2016, el señor Wolff fue designado en la Comisión bicameral de seguimiento de temáticas de la Seguridad Interior.

En julio de 2016 se realizó un seminario de ciberseguridad en la capital argentina.

Allí la ministra de Seguridad, Bullrich, declaró: “Respecto a la vigilancia de la web estamos más atrás y necesitamos el apoyo de otros países…

También estamos trabajando con la Dirección de Comunicaciones de la Corte en el establecimiento de protocolos…

El diputado Waldo Wolff lo está trabajando con expertos de distintos lugares en el mundo, para saber qué hacer y cómo operar para que no se colapsen las comunicaciones y la logística”.

Continuando con lo dicho,en noviembre 2016, Wolff acompañó a Bullrich en la visita a Israel (dondes se compraron en forma directa, lanchas), produciéndose un tema llamativo y a la vez de extrema gravedad.

Pues el ex dirigente de la DAIA no integraba el Poder Ejecutivo.

De allí que no se puede entender qué hacía allí, participando en negociaciones de adquisición de material bélico.

Pero por otra: ¿qué tenía que hacer Wolff tratando un tema tan delicado como es el de las escuchas telefónicas…?

Pero quizás lo mejor para presentarlo ante la sociedad hayan sido sus despreciables declaraciones burlándose de la explosión de una garrafa en una escuela de la localidad bonaerense de Moreno (ocurrida el 2-8-2018).

Por dicho suceso, causado por el abandono y desidia del gobierno bonaerense de Maria Eugenia Vidal, fallecieron dos docentes.

Este es el señor Wolff