Un llamado de atención para las nuevas autoridades sobre quienes se beneficiaron de la catástrofe social, económica y financiera del macrismo.

CARRIO, ETCHEVERE, LA NUEVA CONSPIRACION OLIGARQUICA

Por Alberto Lettieri

A menos de 15 días de la asunción del nuevo gobierno, la oposición más radicalizada ya muestra sus cartas y su programa: impedir el ejercicio de la democracia plena, para así beneficiar a los intereses más concentrados de nuestro país.

 

Por Alberto Lettieri

NOVA

27/12/2019

Este viernes, productores rurales autoconvocados de las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires realizaron un tractorazo de protesta por la suba de retenciones decidida por el Gobierno nacional.

Los focos más importantes tuvieron lugar en el Monumento a la Bandera de la Ciudad de Rosario, la rotonda de ingreso a Bell Ville (Córdoba) y el Kilómetro 221 de la Ruta 5, en la localidad de Bragado.

Las consignas de los manifestantes fueron: «no maten a la producción», «legisladores defiendan a sus provincias», «¿cuándo la política va a ser solidaria?» y «más retenciones = más pobres».

A diferencia del año 2008, las manifestaciones carecieron de apoyo urbano, aunque replicaron bastante por encima de su intensidad real en las redes sociales.

Las movilizaciones dejaron en posición incómoda a los miembros de la Mesa de Enlace, que, pocos días atrás, se habían comprometido con el presidente Alberto Fernández a sellar un pacto hasta el mes de marzo.

La presión fue tal que la Mesa de Enlace terminó desistiendo de participar del encuentro realizado este viernes en la Casa Rosada, en el que diversas entidades sindicales, económicas y corporativas firmaron el Compromiso Social Argentino, propuesto por Alberto Fernández.

Los participantes de los tractorazos son afiliados a alguna de las cuatro agrupaciones participantes de la Mesa de Enlace, por lo que puede hablarse de una verdadera rebelión interna.

También se proclamaron dos grandes ganadores de la jornada rural de hoy: el ex ministro de Agricultura, Luis Miguel Etchevehere, y la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que alientan una conspiración generalizada de los productores rurales y de los opositores urbanos, para minar las fuerzas del gobierno del Frente de Todos.

Desde la Coalición Cívica se emitió el siguiente mensaje: «Participamos y promovemos la convocatoria, pero no podríamos apropiarnos de ella».

A menos de 15 días de la asunción del nuevo gobierno, la oposición más radicalizada ya muestra sus cartas y su programa: impedir el ejercicio de la democracia plena, para así beneficiar a los intereses más concentrados de nuestro país.

Un llamado de atención para las nuevas autoridades: quienes se beneficiaron de la catástrofe social, económica y financiera están determinados a continuar disfrutando de sus prebendas, aun al costo de llevarse puesta a la democracia.