Cada día debería ser un nuevo amanecer en la lucha por la Soberanía Nacional

UN NUEVO AMANECER

Por Jorge Rachid

Se nos quiere convencer a los argentinos que es una cuestión de grietas, cuando en realidad siempre estuvieron enfrentados dos modelos de país: uno de inclusión social y desarrollos soberano y federal frente a otro modelo de sumisión y coloniaje, agro exportador primarizando la economía y excluyendo grandes masas de población.

 

Por Jorge Rachid

 

Nuestros patriotas que se lanzaban a la lucha contra fuerzas inmensamente superiores, no calculaban las consecuencias de sus acciones, ni especulaban  cargos en sus batallas por la Patria, ya que al grito “ a la carga y a deguello…” embestían embebidos en ese amor a la libertad, que los tiempos fueron limando hacia la paz y la democracia, pero nunca a la claudicación nacional y al coloniaje.

Para doblegar tanto patriotismo el Imperio Británico primero y EEUU después, combatieron por todos los medios las expresiones más duras de esos caudillos, a los que eliminaron o borraron de la historia: Artigas en el exilo paraguayo 30 años, San Martín de 1822 hasta su muerte en 1850 exiliado, Rosas, Felipe Varela también, entre tantos cientos muertos y degollados, como el Chacho Peñaloza por orden de Mitre y Sarmiento, cuya cabeza se conservó colgada en la plaza de Olta.

Por suerte esa historia terminó, aunque “civilización y barbarie” persistió, las invasiones de EEUU en nombre de “la libertad y la democracia” también, como el golpe de 1955 contra Perón, elegido democráticamente.

Se nos quiere convencer a los argentinos que es una cuestión de grietas, cuando en realidad siempre estuvieron enfrentados dos modelos de país: uno de inclusión social y desarrollos soberano y federal frente a otro modelo de sumisión y coloniaje, agro exportador primarizando la economía y excluyendo grandes masas de población.

Se nos quiere pensar en términos de ciclos políticos o económicos, tipo pendular, cuando el movimiento nacional y popular, desde el peronismo, se apresta a consolidar los próximos 70 años en función de una sociedad más justa y un pueblo feliz.

Por esa razón la lucha por las ideas soberanas y su consolidación, se deben producir en el marco de la batalla cultural cotidiana, esa lucha estratégica que permitirá deconstruir el discurso y el relato del enemigo, intrusado en cada pliegue de nuestra sociedad por los medios hegemónicos y una cultura dominante neoliberal.

No será posible vencer si esa batalla se da en forma exclusiva por los medios y las redes, donde el poder de fuego del enemigo es superior, sino que debe darse en el marco de la militancia continua, desde lo cotidiano territorial y en el marco de la Comunidad Organizada, en forma constante, ya que formación sin organización social y política, se disipa en el tiempo.

Entonces la alegría y la euforia de una victoria enorme sobre el diseño estratégico del Imperio, debe dar paso a la reflexión, preparación, formación y organización necesaria para afrontar los embates que ya comenzaron a lanzar sobre el gobierno nacional, ya que los planes destituyentes están en marcha desde la hora cero.

Tomar conciencia de los peligros que acechan, es tan importante como la respuesta inmediata a la catástrofe social a reparar, en un marco estratégico, que consolide el proyecto nacional, popular, latinoamericano y emancipador en la construcción de la Patria Grande, que le da músculo a la América mestiza, criolla, morena para enfrentar los planes de dominación y coloniaje.

 

 

Jorge Rachid

PRIMERO LA PATRIA

www.lapatriaestaprimero.org

CABA, 26 de diciembre de 2019