La guerra por drones combinados con nano tecnología es un arma muy accesible para Argentina

ATACAN CON DRONES A SIRIA

Tres instalaciones de hidrocarburos fueron atacadas este sábado por aviones no tripulados, conocidos como drones, en la provincia de Homs, en el centro de Siria, reportó el Ministerio de Petróleo y Recursos Minerales.


TeleSur
Foto: SANA
21/12/2019

«Los ataques han causado daños a las unidades de producción», indicó el ministro de Petróleo Ali Ghanem.

Tres instalaciones de hidrocarburos fueron atacadas este sábado por aviones no tripulados, conocidos como drones, en la provincia de Homs, en el centro de Siria, reportó el Ministerio de Petróleo y Recursos Minerales.

«Los ataques han causado daños a las unidades de producción», indicó el ministro de Petróleo Ali Ghanem, citado en un comunicado de la Agencia de Noticias Árabe Siria (SANA).

La refinería de Homs y las plantas de gas al-Rayan y de la región fueron blancos de ataques por medio de drones, sin reportarse víctimas, informó el Ministerio en su sitio web.

Ataques casi simultáneos alcanzaron tres instalaciones de petróleo y gas administradas por el gobierno de Damasco, en el centro de Siria, confirmó este sábado la televisión estatal.

Ghanem denunció que “la guerra no ha terminado y tienes múltiples formas y los ataques de hoy forman parte de la guerra directa e indirecta contra el sector petrolero, sea a través del asedio o los ataques con explosivos”.

En su página de Facebook, el Ministerio de Petróleo y Riquezas Minerales denunció «un ataque terrorista sistemático sobre tres instalaciones petrolíferas», entre ellas, la refinería de Homs (centro) situada en la ciudad del mismo nombre.

Además una fábrica de producción de gas en el sur de la misma provincia y una estación de distribución en la badiya (desierto), en el este.

Nadie se atribuyó la responsabilidad de los ataques, que fueron dirigidos a la industria del petróleo de Homs, así como a dos instalaciones de gas natural en diferentes partes de la provincia del mismo nombre.

El grupo terrorista Estado Islámico (*) tiene a su cargo el control de un yacimiento de gas precisamente en una zona rural de Homs tras atacar a las fuerzas del Gobierno sirio.

La televisión estatal siria difundió imágenes que mostraban a los bomberos afanados en tratar de dominar las llamas de una de las instalaciones.

A su vez, Talal Al-Barazi, gobernador de Homs, indicó que el ataque de hoy es un acto terrorista dirigido contra la economía de la nación.

En el frente de guerra, este sábado continuaban las operaciones militares contra grupos terroristas atrincherados en la provincia de Idlib, último bastión extremista en el noroeste del país, una zona de distensión que los terroristas nunca respetaron.

SyriaWarNews
@TeriKhamushiKiQ
Video showing that the zionzt & wahhabiz backed #gs attacked with drone the #Syria s 3 gas & oil facilities under fire
Among them the strategic #Homs_Oil_Refinery which was hit directly
NO suspected it,s usa who ve chilli in th ass coz #SAA ve progress in #Idlib #HTS aka #alqaeda

NOTA DE LA NAC&POP: *¿Estado Islámico? ¿Daesh? ¿ISIS?

Cómo referirse al grupo más temido del mundo.

Todos los términos son correctos, si bien varían las implicaciones.

Mientras Francia ha optado por el término despectivo en árabe, la prensa anglosajona prefiere el acrónimo original en inglés.

Es probable que muchos lectores se sientan confundidos por la ‘sopa de letras’ con que la prensa de todo el mundo se refiere a la organización que ha cometido los sangrientos atentados de París del pasado viernes.

Aunque en principio no hay un término más correcto que otro, aquí presentamos una pequeña guía orientativa sobre las implicaciones de usar uno u otro.

Estado Islámico

Es la forma en que el grupo se denomina a sí mismo. Algunos expertos han aconsejado evitar este nombre para no legitimar las pretensiones religiosas de la organización (el año pasado, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, propuso referirse al grupo como ‘Estado No Islámico’, sin demasiado éxito).

También causa controversia el uso de la palabra ‘Estado’: «No son un Estado, son una organización terrorista», declaraba el pasado otoño Ahmet Ogras, vicepresidente del Consejo Francés de la Fe Musulmana.

Sin embargo, poco a poco se está imponiendo cierto consenso de que impedir su uso es imposible, y, en realidad, irrelevante: la falta de legitimidad espiritual del grupo se deriva de otros muchos elementos que deben ser puestos de manifiesto por verdaderas autoridades islámicas.

Así, el nombre es lo de menos (por ejemplo, nadie dejó de referirse al Frente Revolucionario Unido (FRU) de Sierra Leona como tal, a pesar de que el grupo parecía estar más interesado en esclavizar a niños soldado, cortar brazos y traficar con diamantes que en hacer revolución alguna).

En algunos sectores de la prensa española se ha impuesto la práctica de escribir ‘Estado Islámico’ como sujeto, y no ‘El Estado Islámico’.

Sin embargo, esa norma se aplica de forma arbitraria (ya nadie escribe ‘la ETA’, pero decimos “el IRA’, ‘las FARC’, ‘el PKK’, ‘los Tigres Tamiles’… mientras hablamos de ‘Al Qaeda’, ‘Hamás’, ‘Hizbullah’).

Ante la falta de un criterio universal claro, en El Confidencial hemos optado por utilizar el artículo.

Daesh

El término más utilizado en el mundo árabe y musulmán, y por algunos observadores occidentales.

En realidad es una corrupción del árabe ‘Dai’3ish’ (en dondeq el ‘3’ es la forma popular de representar por escrito el fonema ‘3ayn’ o ‘ayn’, un sonido glótico sin equivalente en las lenguas occidentales), y no es sino el acrónimo de ‘Al-Dawla Al-Islamiya fi-‘Iraq wa-Al-Sham’, o ‘Estado Islámico de Irak y el Levante’.

Sin embargo, el término tiene importantes connotaciones despectivas en su lengua original (suena similar a ‘daes’, que significa ‘pisotear’ o ‘aplastar’), y además, al incluir referencias geográficas concretas, atenta contra las pretensiones universalistas del Califato, por lo que los yihadistas lo odian.

En los territorios controlados por el grupo, como Raqqa y Mosul, se han producido ejecuciones de ciudadanos por el mero hecho de haberlo utilizado.

Sin embargo, es el adoptado oficialmente por países como Francia: «No recomiendo que se use el término Estado Islámico porque borra las líneas entre islam, musulmanes e islamistas», declaró hace un año el ministro de Exteriores galo, Laurent Fabius.

«Los árabes lo llaman Daesh, y yo les llamaré los Cortadores de Gargantas del Daesh», añadió.

Aunque esta última parte no ha prosperado, sí lo ha hecho la primera: el presidente François Hollande aseguró este sábado que los atentados de París eran «un acto de guerra contra Francia cometido por un ejército terrorista, el Daesh».

¿ISIL o ISIS?

Ambos vienen a ser lo mismo, la traducción al inglés del acrónimo en árabe (‘Islamic State of Irak and the Levant’).

Popularizados en un primer momento por los seguidores occidentales de la organización y todavía muy utilizados en la prensa anglosajona y, por extensión, en la del resto del mundo.

La única diferencia entre ambos es la última letra, si se opta por decir ‘Levante’ o ‘Shams’, la forma en árabe para referirse a la región de Siria y Líbano.