Ante el ataque del poder económico la respuesta del pueblo es la movilización

ANTE EL ATAQUE DEL PODER ECONÓMICO

Por Jorge Rachid

La reacción de los sectores del poder económico hegemónico en la Argentina,  sin dar respiro al gobierno popular, enfrentan en forma violenta sus medidas distributivas, destinadas a paliar la catástrofe social y económica provocada por esas políticas neoliberales, que llevaron dolor social inmenso al conjunto del pueblo argentino.

 

Por Jorge Rachid

PRIMERO LA PATRIA

 16 de diciembre de 2019

Los pueblos latinoamericanos, Colombia, Chile, Ecuador, Bolivia mismo y el pueblo argentino, venciendo, han puesto límites al brutal e inhumano avance neoliberal en la región, diseñado y financiado por EEUU y en una victoria épica en nuestro caso, desalojando del poder a los cipayos gobernantes, cómplices del saqueo patrimonial y soberano.

Esa victoria trae consecuencias inmediatas, la reacción de los sectores del poder económico hegemónico en la Argentina, que sin dar respiro al gobierno popular, enfrentan en forma violenta sus medidas distributivas, destinadas a paliar la catástrofe social y económica provocada por esas políticas neoliberales, que llevaron dolor social inmenso al conjunto del pueblo argentino.

El gobierno debe gobernar y avanzar en la ampliación de derechos y en la reparación social, pero el pueblo, nosotros, debemos estar movilizados comenzando, desde la hora cero del gobierno.

En la calle, en paz y en democracia, con alegría, pero con la convicción que sólo la fuerza popular organizada será capaz de detener a las fuerzas de la reacción, que nunca dudan en sus objetivos, que sólo velan por sus intereses, sin Patria y sin Pueblo, buscando apoyos en embajadas imperiales, socavando el gobierno democrático, recién electo.

Siempre fue así, en el 52 “viva el cáncer” era el grito de victoria de una Evita ya inerme, en el 55 gritos de “libertad y democracia” pisando los cadáveres aún frescos del bombardeo a Plaza de Mayo, en el 56 saludando con un “se acabó la leche de la clemencia” los fusilamientos de militares y civiles patriotas que exigían elecciones.

Siguieron regando de sangre la Patria las dictaduras cívicos militares, hasta culminar con el genocidio de los 30 mil desaparecidos en el 76.

Siempre, como en Chile, Brasil, Panamá, Guyana, Guatemala, Colombia y otros países latinoamericanos, el Departamento de Estado de EEUU y su Doctrina de Seguridad Nacional, llevando a la muerte a Salvador Allende, Gaitán, Arbenz, Getulio Vargas suicidado por presión, a Prats, Letelier, Michelini y Mesa ya exiliados y miles de compatriotas latinoamericanos más.

Hoy la han hecho en Bolivia y se abalanzan sobre la Argentina, amenazando con cortes de rutas, con desabastecimientos, con corridas cambiarias, todas herramientas del viejo manual destituyente.

Creando divisiones falsas, denigrando actitudes, construyendo falsas noticias, impactando con tapas de los diarios que nadie lee pero todos repiten.

Esos hechos son la reacción del poder a la pérdida de privilegios y a la amputación de sus intereses.

Ante esta situación el pueblo argentino no será testigo de la historia, debe ser protagonista de la misma, actor principal en la historia y protagonista en la movilización y en la organización necesaria para defender, no sólo el gobierno nacional, sino la soberanía, la independencia y la justicia social que nos prometimos construir, en forma definitiva, para hacer posible el Nunca Más al Neoliberalismo.

 

www.lapatriestaprimero.org