La Fiscalia de Bariloche ajusta la sintonia fina con Josep Lewis, archiva la investigación

LICENCIA PARA MATAR

Desde la adquisición irregular de las tierras fiscales que rodean el Lago Escondido, en los años noventas, uno de los hombres más ricos del planeta se ha apropiado de este hermoso Lago de la Patagonia, ubicado en la Provincia de Río Negro. Se trata de Joe Lewis, dueño de activos en todo el mundo, socio del presidente saliente Mauricio Macri y gran favorecido por los aumentos de tarifas otorgadas a sus empresas controladas Edenor y Edesur.

 

LA FISCALIA DE BARILOCHE AJUSTA LA SINTONIA FINA CON JOSEP LEWIS, ARCHIVA LA INVESTIGACIÓN POR LA PRESUNTA TENTATIVA DE HOMICIDIO DE LOS EMPLEADOS DEL MAGNATE BRITÁNICO

 

Desde la adquisición irregular de las tierras fiscales que rodean el Lago Escondido, en los años noventas, uno de los hombres más ricos del planeta se ha apropiado de este hermoso Lago de la Patagonia, ubicado en la Provincia de Río Negro.

Se trata de Joe Lewis, dueño de activos en todo el mundo, socio del presidente saliente Mauricio Macri y gran favorecido por los aumentos de tarifas otorgadas a sus empresas controladas Edenor y Edesur.

Cuenta también con el favor de los funcionarios del estado para ocupar la Patagonia y excluir del disfrute de sus bienes naturales a los Argentinos, donde ha montado una infraestructura apta para el uso militar extranjero.

Esta colaboración que le permitió construir impunemente un Estado dentro del otro y un enclave donde aplica su propia Ley, incluye a buena parte de los operadores de Justicia.

Jueces y Fiscales saben que sus carreras dependen en buena medida de la permisividad hacia los capitalistas extranjeros, que sin pausa se apropian de los recursos naturales de la Patagonia.

La justicia para Lewis es blanda y permisiva.

El 9 de Febrero de 2019 durante la IV Marcha por la Soberanía organizada por FIPCA Fundación Interactiva para promover la Cultura del Agua, el personal de seguridad del magnate Británico Joe Lewis impidió la navegación de los ciudadanos sobre el espejo de agua del Lago Escondido, volcando intencionalmente un kayak y haciendo peligrar la vida de los navegantes.-

Recientemente, y a pocas semanas de desarrollarse la V Marcha por la Soberanía hacia lago escondido los Fiscales de Bariloche Francisco Aníbal ARRIEN y Martin LOZADA han apurado el archivo de la causa penal que investigaba el incidente, caracterizada desde un inicio por la inacción y la desidia.

Como bien sabemos los propietarios de tierras privadas no pueden impedir el uso de la ribera de los lagos y ríos para los fines de la navegación.

Sin embargo cuando se cuenta con la actitud servil de los funcionarios públicos, y dinero para mantener una fuerza privada de choque, nada impide que las normas generales de la nación se conviertan en letra muerta.

Las embarcaciones de Lewis que participaron del ataque se encuentran matriculadas ante la autoridad de aplicación que es Prefectura Naval Argentina.

Cada nave cuenta con un responsable de su operación que es un conductor naval o timonel habilitado.

A su vez su uso regular implica también el cumplimiento de las Reglas Internacionales para prevenir Abordajes, siendo el responsable de la navegación quién responde por el comportamiento y la seguridad de sus tripulantes.-

A pesar de tratarse de un incidente en el que participaron personas claramente individualizadas, alcanzadas por las responsabilidades inherentes a la navegación los Fiscales a cargo de la investigación no han dispuesto ninguna medida a fin de identificar a los mismos, o tomarles declaración.

Ninguna medida de prueba se desarrolló en el lugar de los hechos.

No ha habido ni pedidos de informes, ni allanamientos.

Ninguna colaboración se requirió a la autoridad de navegación, ni tampoco la exhibición de los documentos de las embarcaciones.

Tampoco se efectuó acción alguna para dar con los elementos que fueron sustraídos a los navegantes durante el incidente con los hombres de Lewis.-

El argumento utilizado por los fiscales luego de un año de no hacer absolutamente nada es llamativo.

Dan por supuesto que las personas que participaron del ataque no van a declarar, razón por la cual sin siquiera convocarlas o buscar rastros materiales, quitándole valor al testimonio de las dos víctimas, dan por cerrado el caso.

La lógica del enclave es así, es un espacio de vergüenza, donde el Estado Argentino y la Provincia de Río Negro y sus autoridades judiciales no pueden siquiera investigar.