Un cambio decisivo en el caso AMIA

LAS REVELACIONES DE SANTIAGO O’DONNELL SOBRE EL ATENTADO A LA AMIA.

Por Juan Gabriel Labaké

Las revelaciones del periodista Santiago O’Donnell en su sitio “Medio Extremo” abren una ventana de esperanza sobre la posibilidad de que, al fin, se diga la verdad y se investigue correctamente el atentado a la AMIA, así como el similar contra la Embajada de Israel. Sabemos ahora, gracias al periódico PERFIL, que “el entonces funcionario de la DAIA Alberto Neuberger ‘le contó a la embajada (de EEUU) que el pedido de captura de (Carlos) Menem el 22 de mayo del 2008 había sido orquestado por ‘la Casa Rosada’

 

 

Por Juan Gabriel Labaké

 

Las revelaciones del periodista Santiago O’Donnell en su sitio “Medio Extremo” abren una ventana de esperanza sobre la posibilidad de que, al fin, se diga la verdad y se investigue correctamente el atentado a la AMIA, así como el similar contra la Embajada de Israel.

Sabemos ahora, gracias al periódico PERFIL, que “el entonces funcionario de la DAIA Alberto Neuberger ‘le contó a la embajada (de EEUU) que el pedido de captura de (Carlos) Menem el 22 de mayo del 2008 había sido orquestado por ‘la Casa Rosada’”. Incluso, detallan que «el propio Nisman le reconoció a la embajada que antes de pedir la captura del ex presidente él había informado al gobierno argentino».

En otras palabras, el señor Neuberger sabía que Nisman estaba cometiendo un típico delito que comprometía la paz y la dignidad de la Nación (art. 219 del Código Penal).

Conviene recordar al respecto que la DAIA, en este caso, como muchas veces lo hizo, apoyó y alentó al finado fiscal Nisman a cometer este tipo de actos que comprometían la paz y la dignidad de la Nación y que, además, intentaban alterar las relaciones amistosas del gobierno argentino con un gobierno extranjero (art. 219 del CP). Ése fue el caso concreto de nuestras relaciones con los países árabes (Líbano con el asunto de Hezbollah, y Siria) y especialmente con Irán).

Es hora pues de que el Estado argentino le pida cuentas a los directivos de la DAIA, que siempre apoyaron al fiscal Nisman en su irregular conducta.

Por otro lado, la ocasión es adecuada para solicitar al nuevo gobierno nacional que reoriente toda la investigación sobre ambos atentados, que hoy está estancada por culpa de Israel y la DAIA que insisten en la existencia de sendos coches bombas, cuando todo indica que las explosiones se produjeron en el interior de ambos edificios y no hubo coche bomba alguno.

 

Buenos Aires, 4 de diciembre de 2019.

 

Juan Gabriel Labaké jglabake@gmail.com

4775-2996 y 15-5887-3337