La Vuelta de Obligado, marca la oposición de un pueblo en armas a la penetración colonialista.

ACERCA DE LA LIBRE NAVEGACIÓN DE LOS RIOS

Por Cesar Lerena (FOTO)

Después de la batalla de Caseros una de las primeras medidas de Urquiza fue asegurar la libre navegación de los ríos interiores, a lo cual ya se había comprometido con anterioridad en virtud de compromisos contraídos con el Imperio brasileño y Gran Bretaña, brindando de esa forma a las potencias dominantes de la época el acceso a nuestro litoral con sus productos manufacturados.

Por César Lerena

NAC&POP

21 nov 2019

En virtud del artículo 18, de la Constitucion nacional de Arturo Sampay de 1949 se sujetó al control del Estado la navegación de nuestros ríos, disponiéndose que: «es libre para todas las banderas, en cuanto no contraríe las exigencias de la defensa, seguridad común o el bien general del Estado, y con sujeción a los reglamentos que dicte la autoridad nacional».

Existe en este artículo un contenido político y económico muy concreto; en el siglo pasado el Federalismo luchó por impedir la libre navegación de nuestros ríos interiores y asegurar de esta forma nuestra soberanía e independencia económica.

Ejemplo de ello es la Vuelta de Obligado, fecha que marca la oposición de un pueblo en armas a la penetración colonialista.

Prueba de su importancia fue que después de la batalla de Caseros una de las primeras medidas de Urquiza fue asegurar la libre navegación de los ríos interiores, a lo cual ya se había comprometido con anterioridad en virtud de compromisos contraídos con el Imperio brasileño y Gran Bretaña, brindando de esa forma a las potencias dominantes de la época el acceso a nuestro litoral con sus productos manufacturados.

Esto, junto con el control de los ferrocarriles aseguró a Gran Bretaña una base de penetración en todo el país y la posibilidad cierta de impedir todo crecimiento industrial competitivo de sus intereses.