La última curiosidad: pocos ciclos superan los 2 puntos de "ráting".

LA CULTURA EN LA TEVÉ ESTA VOLCADA HACIA LOS PANELISTAS: 160 EN 35 PROGRAMAS

Por Jose Luis Ponsico

La historia de los panelistas, periodismo de banalidades, tuvo un primer efecto como fenómeno en los 90, con Mauro Viale y las chicas del «caso Cóppola», con sus invitados. Tarde a tarde, el escándalo iba dejando de lado al Viale -su verdadero nombre y apellido, Mauricio Goldfarb- del relato de fútbol televisado. Para ser «centro» de la escena en cruces y escenas grotescas entre los invitados.

Por José Luis Ponsico (*)

 Libre Expresión

09/11/2019

La vigente cultura televisiva volcada a los panelistas, determina 160 protagonistas en 35 programas.

Un récord.

El canal «América 24» lidera con 18 programas «magazines» y 75 panelistas.

El repaso remite a una investigación del diario «Perfil» que sale los fines de semana

La historia de los panelistas, periodismo de banalidades, tuvo un primer efecto como fenómeno en los 90, con Mauro Viale y las chicas del «caso Cóppola», con sus invitados.

Tarde a tarde, el escándalo iba dejando de lado al Viale -su verdadero nombre y apellido, Mauricio Goldfarb- del relato de fútbol televisado.

Para ser «centro» de la escena en cruces y escenas grotescas entre los invitados.

En la entonces ATC

La pantalla muestra 20 años después a 160 panelistas en 35 programas.

La otra curiosidad, mayoría experta «en todo».

No pocos participantes demuestras cierto histrionismo.

Propio de actores y actrices frustados (as).

O no.

En algunos casos los observadores, pacientes televidentes, analizan si entre los «periodistas especializados» hubo no pocos casos de «actores y actrices frustrados (as)», se lo preguntan.

Varios incursionaron en los cortinados de la escena.

Empieza todo por las noticias del día, se habla de la salida de Carlos Tévez de Boca, en medio del enigma del DT. Gustavo Alfaro.

Pasando por inundaciones en el gran Buenos Aires y conflictos de género.

Sin olvidar el avance de la «ola verde» en la rama femenina.

Todos hablan «de todo».

Otra es que más tarde a través de las redes sociales, el «chupete mecánico» la tevé, impacta sobre comentarios de anónimos, donde los intercambios pueden llegar a la violencia extrema.

Extraños fenómenos culturales.

De este tiempo.

Los dueños de «América 24» Daniel Vila, empresario mendocino, socio de José Luis Manzano, ex diputado nacional (PJ Mendoza), en los 90 ministro del Interior, luego «eyectado» del gobierno de Carlos Menem, van adelante. Lideran el mercado.

No hace mucho Vila, ciclo de Alejandro Fantino, denunció al gobierno por antiguos manejos de los Medios.

Temas vinculados a licitaciones.

Desde siempre los temas políticos en el mundo de las comunicaciones van de la mano de las relaciones con el Poder.

El principal accionista del canal sostuvo que «recibió de parte de Mauricio Macri en los comienzos de la gestión Presidencial, virtual apriete».

Las relaciones con el Multimedio, hoy tirantes.

Daniel Vila ex gerenciador del club Independiente Rivadavia, Mendoza, alguna vez intentó desplazar a Julio Grondona de la AFA.

Fantino como ariete, dijo en referencia a Macri: «Lo tengo grabado».

Intervino la Justicia.

El jefe del Ejecutivo deberá responder.

En 1971 Rodolfo Walsh escritor, periodista, militante político comprometido con el «peronismo revolucionario» charla que brindó en Mar del Plata invitado por Amílcar González, titular del Sindicato de Prensa, en el Día del Periodista, dejó una enseñanza

Tarde de frío, sábado 7 de junio, la ciudad que no pasaba de 400 mil habitantes, con una concurrencia escasa, pero con colegas, dirigentes que vivían en desacuerdo con la dictadura militar y los «delegados de facto municipales», Walsh habló de periodismo

«Una mayoría expresa las posiciones de las empresas para las que trabajan.

No digo todos, por suerte.

Muchos no tienen posiciones políticas, menos ideológicas.

En los medios audiovisuales, radio y tevé, son formadores de opinión», sostuvo.

La «cultura popular», Walsh la abrazó casi sin proponérselo, en el 56, plena mal llamada «Revolución Libertadora» en el club Racing, significó en parte un adelanto: medio siglo al universo de panelistas de este tiempo.

Con todo el signo del «cholulaje»

El 20 de mayo 2018 en suplemento especial del semanario «Perfil», título»Sobredosis de panelistas en la TV» el redactor Gustavo Méndez, a cargo de una excelente investigación, explicó el impacto -bajo costo- que inspira el fenómeno a canales privados

Los datos salientes: América 24, con 16 magazines y 74 panelistas; Canal 9, siete ciclos y 38 participantes; Canal 13, con tres y 23; Canal 11, tres y 13: TV Pública, 2-6.

Total: 31 y 154 un año y medio atrás

El propio Amílcar González, secuestrado, torturado, encarcelado en el 76 sin causa ni proceso, preso político dos años, Unidad Penal 9 Olmos, más tarde pedido desde los organismos internacionales, luego autorizado a salir del país en el 78, tomó aquello.

En el libro «La comunicación asediada» publicado en el 84, a su regreso de Venezuela, estuvo exiliado -Secretario de Organización FELATRAP Federación Latinoamericana de Trabajadores de Prensa- fijó posición en torno a Walsh. Unidos por amistad

La investigación forma parte de una selecta biblioteca de quiénes estudian un periodismo de compromiso con causas nacionales, populares.

Lejos de los intereses económicos que mueven a las empresas periodísticas.

Para Amílcar, antes Walsh «las empresas del tiempo, lejos de aquéllos notables periodistas que produjeron éxitos editoriales, tienen en sus directorios, contadores, abogados, licenciados en «marketing», pero no tienen periodistas», analizaba el recordado dirigente gremial.

González daba ejemplos de grupos que se formaron al calor de intereses políticos años de dictaduras en todo Latinoamérica.

Especialmente en nuestro país, Chile, Brasil, Uruguay y Bolivia. «Familias tradicionales y grupos económicos» escribió.

Evocaba a importante empresario de Medios que se jactaba de «tener virtual imperio en medios periodísticos, sin haberle escrito ni una carta a su novia», decía.

Todavía no vivía su esplender el italiano Silvio Berlusconi.

Las escuelas de periodismo no siempre toman nota de actuales formadores de opinión en medios masivos.

Desde hace tiempo la pantalla chica la ocupan Mirtha, Susana, Tinelli, Fantino, Feinman, Leuco, padre e hijo, el ácido Etchecopar, viviendo el revés de últimas dos elecciones.

«Una montaña de anti-peronismo explícito» reseñó Martín García, experto en la «comunicación popular».

Uno de los creadores de una publicación, origen «peronismo clásico» los 80, pleno alfonsinismo. «El Despertador».

Título que lo decía todo

Por su parte, Eugenia Mitchelstein.

Directora de la Licenciatura en Comunicación de la Universidad de San Andrés, analizó la cultura panelista, escribiendo «Hablan fuerte, se interrumpen, se contradicen y hasta se insultan en cámaras», su columna de opinión en Perfil.

En 1962 Dante Panzeri condujo en Canal 7 estatal, tiempos de Arturo Frondizi un ciclo con dos panelistas destacados: «Adolfo Pedernera, el «Maestro», cerebro de» La Máquina» de River, del´41, 42, 43 y 44, junto al ácido periodista José Gabriel González Peña, conocido «Pepe» Peña.

El fútbol bajo la mira de «tres cirujanos».

Tuvo impacto mediático como se dice ahora.

Todo lo contrario treinta años más tarde con la llamada «televisión basura» tiempos de Carlos Menem y los escándalos en el ciclo de Mauro Viale

Periodistas «actores» también los hubo. Jorge Lanata después de un «coqueteo» con el el gobierno de Nèstor Kirchner, se instaló en la oposición y estuvo algo recluído.

Al tiempo sorprendió -a lo Enrique Pinti- haciendo una parodia en el Teatro Maipo.

Hace una década

En el mismo tiempo, Horacio Pagani, tildado de «Payaso mediático» por su colega Alejandro Fabbri, emisión «Estudio Fútbol» -doce años atrás- al verano siguiente compuso un rol como «actor de teatro de revistas» en Villa Carlos Paz, Córdoba.

Igual, duró poco.

«Los panelistas, acostumbrados a discutir entre sí, emiten casi las mismas variaciones de los mismos argumentos para un público que ya no busca la sorpresa, sino entretenerse, mientras desarrolla otras tareas: cocinar, comer en familia o acceder por redes sociales», dice Milchestein

La última curiosidad: pocos ciclos superan los 2 puntos de «ráting».

No obstante, Diego Toni el hijo del legendario Luis Pedro Toni, hincha de Platense como el «Polaco» Roberto Goyeneche, última curiosidad, con medio siglo de chimentero de la farándula, volcado al tema, pontificó:

«Es un género de moda. La tevé que reemplaza a los «realities».

La no muy antigua cultura del «Gran Hermano».

Los que opinan cobran 50 mil pesos promedio.

Lo cuál no está nada mal», concluyó.

¿ Será pensando en el «aporte cultural» que inspira a sus seguidores ?

JLP/

(*) Columnista de La Señal Medios. Libre Expresión. Mundo Amateur