Fin de ciclo

LAS EMPRESAS NORTEAMERICANAS LE SOLTARON LA MANO A MACRI

Por Alberto Lettieri

Más allá de la insistencia del macrismo, a lo largo de toda su gestión, en demonizar al peronismo y al cristinismo, en la práctica los empresarios tienen en claro que un giro en las políticas económicas resulta indispensable, y que figuras como Alberto FernándezSergio Massa o José De Mendiguren garantizan la línea de previsibilidad y equilibrio requerida para establecer acuerdos y equilibrios aceptables para las partes involucradas.

 

Por Alberto Lettieri

Real Politik

22 de septiembre de 2019

 

LAS EMPRESAS NORTEAMERICANAS RADICADAS EN EL PAÍS LE SOLTARON LA MANO A MACRI

Tras la derrota contundente de las PASO y la serie de medidas que afectaron aún más el ya insípido bolsillo de la mayoría de los argentinos, la campaña electoral entró en una especie de meseta.

Por más que el presidente Mauricio Macri intente estimular a sus votantes, prometiendo un raid de treinta eventos hasta la elección general, tanto la oposición como los empresarios, los sindicalistas y las organizaciones sociales se encuentran abocados a dialogar para tratar de establecer los términos del pacto social que necesariamente deberá implementarse cuando asuma Alberto Fernández.

Sergio Massa y José Ignacio de Mendiguren han sido encargados de llevar a cabo esos encuentros y negociaciones con el denominado Círculo Rojo. Este sábado compartieron un té con masas con la Cámara de Empresas Estadounidenses AMCHAM. En el punto culminante del encuentro, los dirigentes del Frente con Todos plantearon a los empresarios el siguiente interrogante: “Si ustedes se van de viaje, dejan a un gerente en sus empresas y cuando vuelven la compañía vale la mitad, se cayó el consumo y se aumentó la deuda, ¿qué hacen?”.

La respuesta del presidente el JP Morgan, Facundo Gómez Minujin, de José Papo de Nike y de Federico Ovejero de General Motors no se hizo esperar: “Lo echamos”-contestaron al unísono.

En tono amistoso, Pappo le recordó a Sergio Massa: “Vos estuviste con todos», a lo que el primer candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires le respondió: “En la política local todos estuvieron con todos, pero lo importante es ver cómo se sale de esta crisis y se construye un país mejor”.

Minujín, del JP Morgan, solicitó algunas aclaraciones sobre el plan económico de la próxima gestión, ya que “nosotros somos empresas que pensamos en el largo plazo, en la estabilidad”. No debe olvidarse que esa banca mantiene contactos fluidos con MacriMassa respondió dando algunas pistas al respecto, y aclaró que uno de los puntos consistirá en “reducir la presión tributaria para las empresas”, lo cual fue muy recibido por los empresarios. Pero inmediatamente aclaró que “habrá regímenes diferenciados para grandes y pequeñas”.

“Algunas empresas tienen más espalda que otras –puntualizó Massa– y eso hay que contemplarlo, porque la idea sigue siendo ponerles plata a los argentinos en el bolsillo y crecer de forma ordenada”.

La reunión mantuvo un tono cordial, con el convencimiento de las partes de que la etapa de Mauricio Macri está definitivamente cerrada, y que es necesario establecer consensos básicos entre el futuro gobierno y el empresariado. En este caso, se trató de empresas y empresarios de primera línea los convocados, ya que, además de los señalados, participaron las más altas autoridades en el país de Walmart y de varias empresas de energía.

Más allá de la insistencia del macrismo, a lo largo de toda su gestión, en demonizar al peronismo y al cristinismo, en la práctica los empresarios tienen en claro que un giro en las políticas económicas resulta indispensable, y que figuras como Alberto FernándezSergio Massa o José De Mendiguren garantizan la línea de previsibilidad y equilibrio requerida para establecer acuerdos y equilibrios aceptables para las partes involucradas.

 

www.REALPOLITIK.com.ar