La catástrofe social es prioritaria frente al ocultamiento macro económico

LA CATÁSTROFE

Por Jorge Rachid

La distancia que media entre ese ser humano abstracto descripto por economistas y el compatriota real, de carne y hueso, es la misma que existe entre los modelos de lucro del capitalismo salvaje y el modelo social solidario de la Justicia Social del peronismo. A esa distancia el enemigo del país y el pueblo la llama “grieta”.

 

Por Jorge Rachid

 

Los medios, los analistas y sociólogos sumados a los economistas, describen a cada momento los avatares de la economía, su derrumbe y crisis terminal como un cerrojo insuperable, a los fines de una salida a futuro, llenando de dudas y temores al pueblo argentino.

Ese discurso en funcional a aquello de “es el único camino”, “volvemos al mundo”, “las deudas hay que pagarlas” entre otras máximas del neoliberalismo saqueador, que primero endeuda al país a niveles de suicidio soberano y luego pretende decir como se sale del atolladero. En realidad se trata, el endeudamiento, de una de las herramientas de sujeción económica y colonialismo cultural.

Pero al mismo tiempo cuando desde el poder, se refieren a los temas de pobreza, exclusión y marginación social lo hacen en términos económicos, desconociendo al ser humano al que tratan como número de masa informe, que se produce como simple “efecto no deseado” de una política, cuyo camino afirman, es el correcto, el ortodoxo, aquel que nos lleva a ser un “país serio”.

La distancia que media entre ese ser humano abstracto  descripto por economistas y el compatriota real, de carne y hueso, es la misma que existe entre los modelos de lucro del capitalismo salvaje y el modelo social solidario de la Justicia Social del peronismo. A esa distancia el enemigo del país y el pueblo la llama “grieta”.

No existen grietas entre dos modelos de construcción social y productivo, existen decisiones políticas que conjugan el crecimiento del país con el pueblo como protagonista o aquellas neoliberales, que promueven la utilización del pueblo para la acumulación de ganancias y sumisión política a los fines de la dependencia.

Es entonces cuando aparecemos aquellos analistas que describimos la catástrofe social y sus consecuencias a futuro, como si fuésemos francotiradores de “patrullas perdidas”, aislados, a los cuales se pretende presentarnos como ajenos a la realidad cuando planteamos que millones de compatriotas con hambre y millones de niños pobres, es un plan de ingeniería social que conlleva al genocidio, con objetivos de colonización cultural, económica, política e internacional.

Por esa razón la prioridad del gobierno popular próximo, será reparar las consecuencias catastróficas del drama social generado por los títeres del poder, generadores del odio, llamado a invisibilizar a la situación nacional y regional, regida por un plan perverso de dominación neocolonial.

En ese camino, será necesario superar la situación social límite a la cual ha llevado el neoliberalismo al pueblo argentino, para plantearnos los ejes estratégicos de construcción firmes de un modelo nacional que recupere la identidad nacional soberana, que sean capaces de generar procesos estructurales que impidan los retrocesos, que desde 1955 el accionar conjugado de intereses imperiales y el cipayismo reaccionario, han conseguido con el trípode de la anulación de la voluntad popular: los golpes cívicos militares, las proscripciones y los mecanismos combinados de mentiras, medios hegemónicos, golpes de Mercado y denigración de dirigentes populares.

Enfrenta entonces el movimiento nacional y popular una situación que definirá estratégicamente al país, frente a un mundo , convulso, globalizado, en el cual sólo desde posiciones de fuerzas continentales de Patria Grande, se podrá colocar de pie a los pueblos latinoamericanos, construyendo Justicia Social, Independencia Económica y Soberanía Política desde una mirada Multipolar, que nos integre desde nosotros y no desde las demandas imperiales, que tienden a desconocer al pueblo, destruyen la naturaleza, desbastan el ambiente, provocando hambre, desolación y dolor social inmenso, que intentan esconder con lógicas macro económicas que desconocen al único protagonista de la historia, que son los pueblos, en su destino común de Patria.

 

 

Jorge Rachid

PRIMERO LA PATRIA

www.primeroestalapatria.org

CABA, 30 de septiembre de 2019