Comencemos por impedir en estos momentos la multiplicación del virus que han lanzado, no prestándonos en nuestras de redes sociales como herramientas para su replicación.

LA OPERACIÓN GLOBAL ANTI GRETA 

Por Esteban Servat

Como advirtiera Einstein, “el mundo no será destruido por aquellos que hacen el mal, sino por aquellos que lo observan y no hacen nada», y en consecuencia todos los que luchamos por salvar la vida sobre la tierra y comprendemos lo que está en juego con esta feroz arremetida de los grandes poderes económicos y políticos de la industria fósil.

 

Por Esteban Servat
NAC&POP
27/09/2019

En los pocos días transcurridos desde la mayor movilización global en la historia de la humanidad el viernes pasado, de la cual Greta Thunberg ha sido un elemento movilizador fundamental con la construcción del movimiento global de Jóvenes por el Clima, se ha lanzado una operación de difamación de una intensidad sin precedentes que al buscar destruir su imagen, no busca otra cosa que destruir el movimiento del cual se ha transformado en símbolo así como del despertar de la consciencia de millones en el mundo, en sectores cada vez más amplios de la sociedad y no solo entre la juventud.

En nuestras sociedades enfermas de una cultura hollywoodense adicta a los relatos infantiles de héroes y villanos, los medios internacionales se han ocupado de personificar la causa del movimiento en la sola figura de Greta, para que una vez transformada en el símbolo indivisible de la causa, al destruirla a ella se pueda destruir esta causa que es de toda la humanidad.

Como advirtiera Einstein, “el mundo no será destruido por aquellos que hacen el mal, sino por aquellos que lo observan y no hacen nada», y en consecuencia todos los que luchamos por salvar la vida sobre la tierra y comprendemos lo que está en juego con esta feroz arremetida de los grandes poderes económicos y políticos de la industria fósil, no podemos quedarnos cruzados de brazos permitiendo que tengan éxito en evitar la creciente movilización global que todos debemos contribuir a lograr porque las circunstancias lo demandan de forma urgente.

La enorme campaña de noticias falsas lanzada a través de medios convencionales, redes sociales y referentes corruptos que las replican desde el interior de ciertas ONGs y movimientos ambientales y sociales, no tiene nada que ver con Greta sino con manipular a la población para que se quede en su casa y no participe del movimiento épico que se está gestando y que cada vez atrae a más gente.

Genera una profunda decepción ver que por izquierda y por derecha, haya referentes y organizaciones que aparentan compartir la misma causa, pero que se están prestando gustosamente como herramienta de esta campaña, multiplicando calumnias y elaborando teorías conspiratorias a sapiencias de su falsedad.

Sin mencionar a los “tontos útiles”, que sin aportar nada a la lucha, sin haberse arriesgado nunca por nada ni por nadie, son los primeros en montarse a un caballo de “justicieros” desde la comodidad de su casas tras una pantalla, y se creen periodistas de investigación replicando la campaña de los dueños del mundo que sienten por ellos el mismo desprecio que por Greta.

Finalmente las grandes mayorías de gente de bien, que tiene las mejores intenciones de aportar a la lucha pero carece de mayores herramientas, y desde su inocencia y a veces ignorancia es cooptada y manipulada por estas estrategias para alejarlos de la lucha y transformarlos en replicadores ingenuos de sus noticias falsas.

A todos quiero decirles que he conocido a Greta y visto de primera mano su humanidad, su humildad, su compromiso genuino en cuerpo y alma, y su generosidad para recibir y hablar con quien se le acerque, a pesar del gran esfuerzo que requiere para ella este tipo de intenso contacto social con su síndrome de asperger, pero que sin embargo ha tenido el coraje y el compromiso para literalmente hacerle frente al mundo que se le vino encima.

Desafío a cualquiera de quienes consciente o inconscientemente se prestan a esta operación a probar con evidencia cualquiera de las mentiras que replican, y yo seré el primero en compartir y ayudar a viralizar cualquier revelación verdadera.

Pero no lo hacen porque dicha evidencia no existe, porque se trata de la mayor campaña de difamación que ha visto el mundo, y debemos todos tener presente que recién comienza.

Todo esto se intensificará a medida que el movimiento comience a tocar cada vez intereses más grandes, y no se harán esperar otras operaciones ya no solo mediáticas, sino también judiciales, armado de causas, plantado de falsas evidencias, testimonios de falsos testigos, como lo han hecho siempre y siempre lo harán los oscuros intereses mafiosos que conspiran contra la supervivencia de toda la humanidad.

Pero será solo culpa nuestra permitir que eso ocurra y no asumir el liderazgo que nos corresponde a cada uno de nosotros para que no recaiga todo sobre unas pocas figuras que se conviertan en el foco de todos los ataques y operaciones, como siempre intentará hacerlo el sistema actual que debemos cambiar.

Comencemos por impedir en estos momentos la multiplicación del virus que han lanzado, no prestándonos en nuestras de redes sociales como herramientas para su replicación.

 

Por qué Greta Thunberg demanda a Argentina

La joven ambientalista firmó un documento contra cinco países que emiten gases de efecto invernadero, pero en menor proporción que Estados Unidos, China e India.

Por Leandro Dario

Perfil

El show de Donald Trump en las Naciones Unidas: tuits contra Greta y críticas hacia China Faurie respondió las críticas de Greta Thunberg: «La Argentina contamina muy poco comparada con los demás países»

Greta Thunberg a los líderes mundiales: «Robaron mis sueños y mi infancia»

La imagen es potente.

El discurso, conmovedor. “La gente se está muriendo.

Ecosistemas enteros están colapsando.

Estamos en el comienzo de una extinción masiva” .

A los 16 años, Greta Thunberg hizo más por combatir el cambio climático que millones de adultos.

Pero -siempre hay un pero- la demanda que firmó, junto a quince niños, no apunta contra los mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo.

En cambio, señala a la Argentina, Brasil, Alemania, Francia y Turquía, que, en conjunto, contaminan menos que Estados Unidos, China o India.

Greta intentó explicarlo en su cuenta de Twitter: “Esto no es sólo acerca de cinco naciones.

Ellas fueron nombradas porque son los mayores emisores que han ratificado la Convención de Derechos del Niño de Naciones Unidas, que sustenta la demanda”.

El primer límite de su estrategia legal es evidente.

Washington y Beijing, los dos mayores emisores del mundo, no firmaron ni ratificaron ese tratado.

La propia demanda, en su página 59, admite que los Estados elegidos no son los mayores emisores.

“Alemania representa sólo el 2% de las emisiones globales actuales; Francia el 1% .

Sin embargo, cada uno puede influir en otros Estados a través del comercio, la ayuda y diplomacia, ampliando su capacidad para moldear emisiones globales.

Esto es igualmente cierto para Brasil (2,2%), Turquía (1,1%) y Argentina (0,7%)”, dice el documento.

Lo único que tienen en común los cinco países es su pertenencia al G20.

Pero sólo dos de ellos -Francia y Alemania- son parte del G7, el Grupo de las siete naciones más industrializadas del mundo.

“Esta capacidad de influir en la cooperación internacional hace que el impacto de los demandados sobre el cambio climático sea mayor que su participación real en las emisiones”, consideran los denunciantes.

El canciller Jorge Faurie ensayó una tímida respuesta: “La Argentina contamina muy poco en términos comparativos con los demás países”.

Resulta ingenuo creer que el país, que atraviesa una profunda recesión económica, tenga peso global para influenciar a Beijing y Washington, que emiten el 26,3% y el 13,5% de los gases, respectivamente.

La ecologista de 16 años que dejó perplejos a los congresistas estadounidenses

La demanda tampoco hace hincapié en las relaciones globales de producción y el rol de las corporaciones económicas, actores clave a la hora de combatir -o no- el calentamiento global.

Según el Carbon Majors Report, cien compañías generan más del 70% de la emisión de gases del mundo, entre ellas las principales productoras de hidrocarburos.

China Coal Energy, la primera de la lista, contamina veinte veces más que Argentina.

La única empresa nacional es YPF, en el puesto 70, con el 0,15% de emisión global de gases.

(Fuente www.perfil.com).

Un argentino de 19 años ovacionado en la ONU por su discurso sobre cambio climático

Bruno Rodríguez es el que mejor expresó la indignación de unos 500 jóvenes que viajaron a los EEUU para llamar la atención sobre crisis ambiental.

Bruno Rodríguez, uno de los 500 jóvenes activistas reunidos en Nueva York..

FOTO: AFP

Greta Thunberg movilizó a 156 ciudades por el medio ambiente

La ecologista de 16 años que dejó perplejos a los congresistas estadounidenses Una chica de 16 años cruza el Atlántico en un velero para luchar contra el cambio climático «Mostramos que estamos unidos y que los jóvenes somos imparables», dijo al inaugurar la cumbre juvenil Greta Thunberg, la activista ecologista sueca de 16 años cuyas huelgas los viernes frente al parlamento bajo el lema «Viernes por el Futuro» se tornaron mundiales.

Más de 500 jóvenes activistas de varios países fueron invitados por las Naciones Unidas para participar en esta inédita cita antes de la llegada a Nueva York de los líderes mundiales para una cumbre sobre el clima el lunes y la Asamblea General el martes.

Pero fue el feroz discurso del argentino Bruno Rodríguez, de 19 años, sentado junto a Thunberg y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, el que mejor expresó la indignación sentida por gran parte de la juventud mundial.

(Fuente www.perfil.com).