Extenso descargo de Sturzenegger para explicar su "frustración" con el macrismo

NI «PESADA HERENCIA» NI «PASARON COSAS»: EL FRACASO MACRISTA BAJO LA LUPA DE STURZENEGGER

Por Alberto López Girondo y Florencia Barragan

El ex presidente del Banco Central sostiene en un paper publicado en EE.UU que los errores en la economía macrista no pueden atribuirse al país que encontró Mauricio Macri diciembre de 2015, ni a la sequía o el aumento en las tasas de la Reserva Federal en 2018.

 

 

Por Alberto López Girondo

Tiempo ar

9 de Septiembre de 2019

 

Día de los Inocentes de 2017. Recalibrar expectativas. (Foto: TELAM)

Aquella “mesaza” justo el día de los Inocentes del año 2017 terminó siendo antológica. El gobierno, envalentonado porque acababa de ganar las elecciones de medio término y habían asumido los nuevos legisladores, se veía protagonista de un ciclo largo para la política nacional y si bien el dólar comenzaba a mostrarse inestable, se había aprobado el presupuesto del 2018 y el camino parecía despejado ante el nuevo año.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña; los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo; junto al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. Brindaban detalles de un plan que implicaba “recalibrar nuestras metas” de inflación. El índice de precios había superado el techo de 17 por ciento fijado para el año electoral y la propuesta era poner la situación en caja. Pero todo se desmadró y salvo Peña, muy cascoteado por estas semanas, ninguno se mantiene en el cargo.

Ahora, el que fuera “gobernador” del BCRA, según la denominación anglosajona, acaba de publicar un paper donde revela pormenores de aquella presentación: por un lado, busca salvar su responsabilidad en políticas con las que se notó aquel día que no estaba de acuerdo. Se ve que no quiere que lo sigan asociando al resultado posterior. Pero lo interesante es que desmantela un argumento que el gobierno utiliza para justificar el fracaso de su modelo económico. Para Sturzzeneger, «si bien la herencia macroeconómica recibida por el gobierno no era ideal, es difícil culparla por los resultados».

Otro argumento oficial que demuele FS es el de que “pasaron cosas” que arruinaron el plan de Macri. Entre ellas, el gobierno había puesto a la sequía de 2018 y el aumento en las tasas de interés que fijó la Reserva Federal de EEUU ese año. «Este golpe afectó a muchos países, pero no tuvieron las mismas consecuencias. Por ello es difícil asociar el rendimiento económico a la suerte o a factores externos».

Crudo en su análisis, el economista –que había sido Secretario de Política Económica con Fernando de la Rúa en  2001 y terminó procesado por el Megacanje que negoció Domingo Cavallo- reconoce que la reducción de la deuda externa durante la administración kirchnerista “fue un hecho y fue sustancial”. Pero agrega que los compromisos externos comenzaron a crecer nuevamente desde 2012 y desde entonces “la bóveda se llenó de letras intransferibles del Tesoro”.

Pero acusa a la gestión macrista de que como “la economía creció menos de lo previsto” (que era un 5% de aumento al final del período, contra una contracción que será de más del 3%) y bajó impuestos y eliminó parcialmente las retenciones, sumado al fallo de la Corte sobre la coparticipación federal, “se incrementó el déficit fiscal”.

En ese contexto, el gobierno, tras el triunfo en las parlamentarias de octubre, comenzó a plantear un cambio en las metas de inflación seguidas hasta ese momento por el BCRA. “O aceptaba eso o el Gobernador (del banco) se tenía que ir”, escribe Sturzenegger en tercera persona hablando de él mismo. A los tres meses, finalmente, se terminó yendo y cargando sobre si, desde entonces, con el sayo de haber sido protagonista del fracaso.

“Si el BCRA hubiera sido independiente, la agitación de los meses finales del Gobierno se podría haber evitado, ya que nadie hubiera pensado que un resultado electoral adverso podría acarrear grandes cambios en la política monetaria», concluye el también docente en la Universidad de San Andrés, en un texto de 58 páginas.

«Los regímenes de metas de inflación presuponen la independencia del Banco Central y una preponderancia sobre el área fiscal”, anota el ex titular del BCRA en el documento que tituló «La macro de Macri, el sinuoso camino a la estabilidad y el crecimiento» publicado por el Brookings Institute, de Washington. A renglón seguido, Sturzenegger sostiene que si la entidad “hubiera sido independiente, el cambio de políticas que desanclaron las expectativas luego del ’28D’ no hubieran sucedido».

En este punto, Sturzenegger, ferviente defensor del libre mercado y de los postulados neoliberales, considera como una falla importante en el sistema financiero que fuera tan fácil echar al presidente del Banco Central si los resultados no son los que el gobierno pretende.

Por algo es que destina varios párrafos a cuestionar la política de “gradualismo” que el gobierno postuló el inicio de su gestión. Un poco porque políticamente Cambiemos cargaba “con el estigma” de ser considerado un partido de derecha que buscaba imponer desde el principio un brutal ajuste fiscal.

“El gradualismo –relata- conllevaba el riesgo de aumentar el nivel de deuda durante los primeros años, con el riesgo de un evento de crédito, al mismo tiempo, se argumentó, no tomar este camino implicaba el riesgo de un apoyo político más débil en el momento en que se necesitaría un ajuste severo”.

STURZENEGGER «FUE UN FRACASO Y NO POR LA HERENCIA» – EXPLICA SU «FRUSTRACIÓN» CON EL MACRISMO –

 

Por Florencia Barragan

Página12/ ECONOMÍA

10 de septiembre de 2019

Extenso descargo de Sturzenegger para explicar su «frustración» con el macrismo

«FUE UN FRACASO Y NO POR LA HERENCIA»

El ex presidente del Banco Central admitió en un documento de 58 hojas que «la culpa de la crisis no fue por la herencia sino por las políticas aplicadas». Se lavó las manos por su responsabilidad y apuntó contra otros funcionarios del Gobierno. Dijo que los mayores errores fueron no haber ajustado más la economía y haber cambiado las metas de inflación.

El ex presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, publicó un extenso documento para explicar por qué fracasó el plan económico del gobierno de Mauricio Macri. Con un paper de 58 hojas, publicado en un instituto de Estados Unidos, concluye que los “pobres resultados” no se deben a la herencia recibida, ni a factores externos, sino a las políticas económicas que se tomaron. Además, se mostró muy crítico sobre la falta de un ajuste fiscal más severo, que derivó en un excesivo endeudamiento de corto plazo. Pero sobre todo juzgó al 28 de diciembre de 2017, día en que se cambiaron las metas de inflación, como la fecha donde se perdió la credibilidad y comenzó el desastre, que perdura en la actualidad.

El escrito, llamado «La Macro de Macri: el sinuoso camino hacia la estabilidad y el crecimiento», presenta al presidente como una persona que quería cambiar el país de “largas décadas de decadencia”. Asegura que de no haber ganado las elecciones en 2015, el país se acercaba a un “régimen autoritario y populista de izquierda”, y escribió que el triunfo fue como la pelea de David contra Goliat, dado que Cambiemos venció a “una agresiva maquinaria”.

En las primeras páginas, Sturzenegger contó cuáles eran los resultados esperados y lo contrastó con lo que efectivamente ocurrió. Esperaban que la economía creciera al 3 por ciento anual, mientras que en 4 años sólo creció en 2017 y anotó duras recesiones los otros tres años. Con respecto a la inflación, esperaban que este año fuera del 5 por ciento anual, mientras que las últimas proyecciones estiman 55 por ciento. En cuanto al tipo de cambio, consideraban que este año podía ser de 17 pesos, mientras que actualmente se encuentra en 58 pesos. “Para el final de la presidencia de Macri, el PBI habrá caído 3,4 por ciento y la inflación va a haber acumulado 250 por ciento, en unos de los niveles más altos del mundo. Nadie puede evitar un sentido de frustración”, escribió el ex presidente del Central.

¿A qué se deben las causas de este deterioro? Sturzenegger aseguró que nada tiene que ver con la herencia recibida. Describió dos cuestiones como positivas en 2015: “El déficit de cuenta corriente no era tan grande” y el bajo nivel de endeudamiento debido a “la reestructuración de la deuda en 2005 y el crecimiento económico”. En un gráfico, muestra que la deuda con el sector privado en 2015 era igual al 40 por ciento del PBI, mientras que para 2018 ascendía a 67 por ciento. En este sentido, el documento concluye que el deterioro macroeconómico nada tiene que ver con la herencia recibida: “Aunque la herencia no fue la ideal, no se le puede echar la culpa de los resultados. Al final, la culpa reside en las políticas que fueron decididas”.

En este sentido, Sturzenegger se mostró muy crítico con las elecciones en las políticas fiscales y “la procastinación” con el déficit, que llevó al endeudamiento para financiar este gradualismo. “La debilidad en la política fiscal forzó cambios en las metas de inflación, que determinaron la falta de credibilidad en el programa completo. La convergencia fiscal llegó recién en 2019, cuando eventos forzados llevaron al gobierno a hacer un gran ajuste”, escribió el ex titular del BCRA. Además, dijo que este déficit fiscal de los primeros tres años de gobierno fue financiado con deuda de corto plazo, lo que produjo “vulnerabilidades sustanciales”. Culpó al ala política del Gobierno por esta decisión: “La reducción del déficit fiscal tenía que ser gradual porque la administración de Macri tenía un estigma de que iba a hacer un gran ajuste fiscal y monetario por tratarse de un partido de centro derecha. El argumento fue que el gradualismo tenía como riesgo los altos niveles de endeudamiento, pero iba a proveer apoyo político”.

El punto donde se mostró especialmente crítico fue en el llamado 28D, es decir, el 28 de diciembre de 2017, cuando se cambiaron las metas de inflación en una conferencia de prensa que Sturzenegger compartió con Marcos Peña, Nicolás Dujovne y Luis Caputo, quienes asumieron las explicaciones principales. Dijo que se trató de un “giro bizarro” y que ese día comenzó la incertidumbre sobre el programa económico y la posibilidad de que Argentina renovara su deuda, por lo que el mercado “perdió la credibilidad” en el Gobierno y en las instituciones, ante la falta de independencia del Banco Central. “El Presidente había decidido despedir al titular del Banco Central si era necesario para seguir adelante”, reveló Sturzenegger.

El documento presenta a Sturzenegger como actual profesor de la Universidad de San Andrés y consultor del fondo de inversión Latus View. En los agradecimientos, el ex titular del Central recuerda a Mauricio Macri, Daniel Artana y Domingo Cavallo, entre otros.