Sus esposas, no son viudas, pero lo son. Su derrotero tras “el papel para hacer trámites” seguirá tras la necesaria sentencia de fallecimiento.

CASO ARA SAN JUAN: 44 NADIES NINGUNEADOS Y FALSIFICADOS

Por Valeria Carreras

Los 44 compatriotas que dejaron su vida no son “Nadies” para 44 millones de argentinos porque como nación estaríamos borrando una parte de nuestra historia y seríamos cómplices de la empecinada negación e invisibilización del hundimiento del ARA San Juan, dejando libres a sus responsables y el olvido a sus víctimas.

Por Valeria Carreras
NAC&POP
08-09- 2019

La tripulación del Submarino Ara San Juan, ya no es noticia, ya parece no importarle a los medios, ya no es tema de agenda, ni siquiera de los candidatos aunque semana a semana algo nuevo sucede judicialmente en varias causas del tema.

Los argentinos somos sometidos al constante disparo de “información “, bajo el ropaje de las noticias, que terminan por dejarnos sin saber nada.

Quizás un titular, nos llama la atención más que otro, ¿pero cuánto seguimos el tema?

¿Cuál es el lapso de presencia en medios masivos de comunicación de un tema Nacional?

La respuesta es poco.

Muy poco.

Por eso les cuento por este medio (que me lo permite), lo que otros medios no publicarán porque alegan que “no interesa”, que “ya no es noticia”, que “siempre es lo mismo” o “porque no quieren ir contra el Gobierno”.

El hecho de no seguir de cerca las novedades en torno a la peor tragedia de la Armada en tiempos de paz, hace que aquellos 44 argentinos que estaban realizando su trabajo, ni más ni menos que cuidando y ejerciendo nuestra Soberanía, empiecen a desaparecer, empiecen a ser “Los Nadies” de Eduardo Galeano.

“…Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre,
muriendo la vida, jodidos, rejodidos: que no son, aunque sean.”

Los hijos de nadie

El Registro Civil de la Provincia de Buenos Aires, se ha negado a inscribir la defunción de un tripulante, porque no murió en la jurisdicción.

Si el Submarino fue hallado en la Lat 45, fuera de nuestras 200 millas, ¿cómo se anotarán las defunciones?

Sus esposas, no son viudas, pero lo son.

Su derrotero tras “el papel para hacer trámites” seguirá tras la necesaria sentencia de fallecimiento.

Los dueños de nada

No les dieron chance de vivir, porque los embarcaron en una nave que no estaba en condiciones tal como surge de la causa y tal como el fabricante de Alemania contestará a los puntos de pericia presentados en la causa de Caleta Olivia, que abarcan desde la reparación de media vida hasta las condiciones en que zarpó.

No los salieron a buscar por “cielo y mar” rápidamente, tal como quedó demostrado en la causa a cargo de la Dra. Yañez, quien instó la urgencia fue EEUU.

Los ningunos

Han dejado de estar en los padrones electorales, sin mediar explicación, sin haber obtenido partida de defunción.

Sin explicación no figuran más.

Los ninguneados

Se habla de ellos, y les dicen “los chicos”.

No eran chicos, eran personas con sus vidas armadas, con sueños, con responsabilidades, con logros, con ascensos, con una carrera en la Marina.

Eran ciudadanos, eran mayores de edad, algunos más jóvenes que otros, ¡todos muertos antes de tiempo!

No eran “chicos en un submarino” eso es minimizar sus muertes.

Corriendo la liebre

El Estado Nacional, no ha reparado a la familia de los tripulantes muertos antes de tiempo a pesar de haberse presentado ante Presidencia de la Nación el reclamo administrativo previo a juicio.

Desde la Armada, el 11 de abril de 2018, se prometieron ayudas a esas mujeres que quedaron solas y con la familia y la vida a cuestas, pero las tarifas sociales se han cortado, no se han concedido o han entrado en los requisitos burocráticos.

Al igual que la beca escolar para los hijos de esos tripulantes, que luego de pedir e insistir, se hizo efectiva en junio y julio del corriente año mientras la leche sigue primereando la carrera de la inflación.

Muriendo la vida

Porque no sólo los enviaron a la muerte, sino que les quitaron ser recordados con honor, cuando se los pretendíó responsabilizar del hundimiento.

Pero no será tan fácil, porque el Juez Rafecas a pedido del Fiscal Ramírez, en la causa contra el Ministro de Defensa Oscar Aguad ha impulsado rápidamente la investigación y ya está probada y certificada la vil acusación, se ha pedido el informe a la bicameral pero ya habían archivado todo, (una velocidad que no les dio tiempo a cumplir su función es decir pedir al menor un juicio político), y más medidas que terminarán por procesar a dicho Ministro.

Jodidos, re jodidos

Porque no tienen paz, porque sus camaradas ante la Justicia Federal, son testigos sin memoria, olvidaron todo Porque la Armada remite información con cuentagotas y en clave, por lo cual es difícil pero no imposible, desentrañar la verdad.

Que no son aunque sean

Porque hasta les han falsificado la firma a siete de sus familiares, que si bien desean fervientemente ser parte y llegar a los responsables, las metieron en la causa sin saberlo, y lo que es peor, con firmas apócrifas.

Los 44 compatriotas que dejaron su vida no son “Nadies” para 44 millones de argentinos porque como nación estaríamos borrando una parte de nuestra historia y seríamos cómplices de la empecinada negación e invisibilización del hundimiento del ARA San Juan, dejando libres a sus responsables y el olvido a sus víctimas.