Le faltan dos años para jubilarse y lo despidieron por SER solidario

ME DESPIDIERON

A Osvaldo Gerardo Scavone lo despidieron por solidario básicamente, o al menos, eso le dijeron. Ayer se presentó a trabajar como cualquier otro día y le comunicaron de palabra que la fábrica de pastas Villa D’agri S.R.L. prescindía de sus servicios. La razón que le dieron está relacionada con los 2 Kg. de pasta semanales que la empresa le entrega a cada operario por convenio todos los viernes. Osvaldo observó que muchos de sus compañeros no los retiraban entonces empezó a organizarse con ellos para poder donar esos alimentos a un comedor llamado ‘Lucerito’ del barrio Lucero, en Villa Madero.

 

Son las 5 de la mañana, tomando mate, tratando de entender ¿por qué me despidieron?

Ayer llegue a la empresa donde trabajo hace 6 años, Villa D’agri , me cambie fui al comedor a tomar un café antes de comenzar la jornada, se me acerca un compañero de vigilancia y me comunica que no entre , que el señor Alejandro García de RRHH dice que no puedo entrar. No entendía nada.

Recorrí en mi cabeza toda la jornada anterior pero  no encontré nada que podría justificar una sanción,  nada, trabaje mis ocho horas a pleno como siempre.

La empresa es una industria de pasta que fabrica marca propia y para marcas importantes del mercado.

Por convenio nos dan 2 kg. de pastas por semana.

Ante la situación que vive el país comencé a juntar esos ravioles para llevar a Comedores Comunitarios con la buena colaboración de compañeros que  se solidarizaban y me daban lo que podían.

A veces juntaba 20 kg. que los llevaba cada 15 días;  había semanas que no alcanzaba a juntar lo suficiente y compraba lo que me faltaba en Día, Carrefour o Coto, para completar los 20 kg.

El primer comedor fue El Lucerito del barrio el Lucero de Madero y el actual es Rayito de Luz de Ciudad Evita un comedor que necesita mucha ayuda.

Bueno, llegó el Sr. García RRHH y me comunica que por esas donaciones la empresa me despide.

Porque el comedor publicó la donación y se alcanza a ver la marca Carrefour, etc. (que seguro compré algunos).

Seguro voy a implementar los medios que pueda, para que Carrefour, Día, y Coto donde en este último compre la marca D’ agri, para preguntarles porque hacen despedir a una persona de 62 años que compra sus productos para donar a un Comedor Comunitario , donde muchos chicos a veces obtienen su única comida caliente del día.

Estuve una hora en la puerta de la fábrica tratando de calmar mi angustia porque no podía manejar la moto en ese estado , cuando me sentí mejor fui a darle la novedad a Stella mi esposa lo mas entero posible pero cuando vi llenarse  los ojos de lágrima de mi señora  yo tambien me quebre.

No me arrepiento de haber tratado de ayudar con un granito de arena a compatriotas que la están pasando mal ante un gobierno insensible y en mi caso empresas insensibles.

Agradezco a mis compañeros por ser solidarios, haber colaborado y a los que colaboran cocinando con muchas dificultades en el comedor Rayito de Luz.

 

Osvaldo Scavone

Teléfono 01164703737

21/08/19

Infogremiales

Actualidad 24/08/2019 00:02:00

Le faltan dos años para jubilarse y lo despidieron por solidario

InfoGremiales habló con Osvaldo Scavone, operario quien perdió su trabajo en la fábrica de pastas Villa D’agri en San Justo. La excusa que por el momento le dio la empresa de palabra no tiene asidero legal pero las sospechas del trabajador es que se trata de otra cosa y que hay un guiño del gremio de la actividad.

24/08/2019 00:02:00

A Osvaldo Gerardo Scavone lo despidieron por solidario básicamente, o al menos, eso le dijeron. Ayer se presentó a trabajar como cualquier otro día y le comunicaron de palabra que la fábrica de pastas Villa D’agri S.R.L. prescindía de sus servicios. La razón que le dieron está relacionada con los 2 Kg. de pasta semanales que la empresa le entrega a cada operario por convenio todos los viernes. Osvaldo observó que muchos de sus compañeros no los retiraban entonces empezó a organizarse con ellos para poder donar esos alimentos a un comedor llamado ‘Lucerito’ del barrio Lucero, en Villa Madero.

A la empresa esto no le gustó, «pensaban que me robaba los ravioles», dijo. Osvaldo logró convencerlos de que le permitieran recibir las cajas afuera de las instalaciones. «Yo esperaba afuera con el baúl de la moto abierto y los muchachos me iban dejando las cajas al salir.»

Cuando el ‘Lucerito’ cerró porque se les rompió la cocina, Scavone siguió su labor con el Comedor ‘Rayito de Sol’, de Ciudad Evita y para darle transparencia al asunto, este comedor publicaba un agradecimiento por las donaciones a Osvaldo y a sus compañeros de trabajo. 

La empresa usó esta publicación para aducir que un cliente se había quejado por incumplimiento a la confidencialidad porque se veían las marcas de sus clientes en las cajas.

«Es extraño que la empresa mire mi facebook, suena feo ¿no?» Y el argumento es al menos poco claro. La publicación no la hace el trabajador en cuestión, no se menciona a la fábrica ni a quienes serían sus clientes, Osvaldo recibía las cajas de pastas fuera de las instalaciones, tal como le había solicitado su empleador y las donaciones las agradecen a Scavone y a «sus compañeros de trabajo», que fueron quienes efectivamente las donaron. Por el momento, no parece haber caso.

Al consultarle por esta confusa explicación, el trabajador nos contó un entramado más complicado. «Ellos usan esta excusa porque quieren sacarse gente de encima. No quieren comprobar. Te mandan a juicio y como vos vas a estar tres años litigando, llegan a un arreglo, pagan menos y punto».

Hoy es el segundo día que pasa sin que a Osvaldo le envíen el telegrama de despido por lo que todavía no se sabe cuál será la estrategia de la empresa. Sin embargo, él la valora «Es una buena empresa, pagan en fecha, sueldos medios, me tomaron con 56 años, yo estoy agradecido». Incluso hizo aportes «He mandado cinco notas de hasta dos carillas contando los problemas que yo veía para mejorar la producción, no pueden decir que no me interesaba mi trabajo pero se ve que nada de eso les sirvió. No soy un mal trabajador, yo sé que soy buen trabajador».

Pero ¿Por qué se quieren sacar gente de encima? «Están echando a la gente que les molesta ahora o les molestará en un futuro, no sé.»

En el último tiempo echaron a cuatro personas, «Casi todos somos personas que estábamos en oposición a los delegados de la fábrica, creo que son de la lista azul» del Sindicato de Trabajadores de la Industria de Pastas Alimenticias (STIPA).

A Scavone le interesaba más la propuesta de la lista celeste y blanca que apareció hace un par de meses pero no pudo expresarlo con su voto. «Hicieron una selección y bajaron a gente del padrón aduciendo que en el traspaso de contratado a efectivo te dan de baja pero te seguían descontando igual, no sé. Tuvimos discusiones. Yo creo que ahí habrán hecho una lista y de a poquito van… Por ahí creyeron que yo me quería postular algún día a delegado y yo lo que quería era jubilarme».

A Scavone le faltaban poco más de dos años para alcanzar la jubilación, ahora está analizando sus posibilidades. «Tal vez vuelva a hacer juguetes. Yo fui artesano en una feria cinco años, no necesito mucho, me voy a arreglar. Lo que me preocupa es el comedor porque ya no van a poder contar con esa comida. La gente no sabe lo que pasa, se necesita mucha ayuda«.

Desde la empresa por el momento no dan explicaciones.