Me voy a dar el lujo de llorar le voy a dedicar mi llanto a los pobres, los descalzos, los que no encontraron cobijo.

POR LOS QUE NO LLEGARON

Por Ernesto Argañaraz

«Cuando ganemos voy a llorar. Me voy a dar el lujo de reventar la angustia como un vaso de borracho contra la pared manchada. Voy a llorar como un loco. Voy a llorar con gritos y con mocos. Llorar por el país que otra vez nos afanaron. Por su gente ahorcada. Por los que no llegaron.

Por Ernesto Argañaraz*

NAC&POP

09/08/2019

Por los que este tiempo vimos caer como moscas y saltar del ruido de la máquina a las manos abiertas de la caridad.

Voy a llorar por los niños que recordarán hambres para toda la vida.

Por los nuevos inquilinos de las veredas con mantas.

Por los que dejaron los gritos de gol en otro gobierno.

Por los trenes oxidándose.

Por las mujeres cambiando nuevamente arroz por remedios.

Por los que cambian remedios por salchichas o latas de tomate por zapatos.

Me voy a dar el carajo lujo de llorar a los gritos y con mocos.

Llorar a las puteadas.

Dejar por un rato esta cara de estúpido, pícaro, optimista, sensible, pumpararriba.

Me voy a dar el lujo de llorar le voy a dedicar mi llanto a los pobres, los descalzos, los que no encontraron cobijo.

Después de llorar, le voy a dedicar cada gota de rabia a los hijos de puta.

Me va a crecer el dedo un metro, para señalarlos.

Me voy a grabar cada nombre que pasó por la fila de verdugos, para no olvidarme un sólo segundo de aquellos que dieron la orden de abrir fuego.

Y después de eso me voy a cagar de risa un santo siglo, me voy a hacer una carga endovenosa de un millón de miligramos de esperanza.

Y no va a haber un puto llanto más que me haga caer de culo.

Será un ratito nomás.

El tiempo que dura recargar las lágrimas.

EA/

*Compañero cordobés, de Unquillo. Médico de Cabecera en PAMI.