¿Vieron?. Bastó con que nos calmáramos y dejáramos de gritar, con bajarles la espuma a nuestros talibanes. Ante esto los profetas del odio, se derrumban. Y se asustan. Y gritan, lógicamente.

LOS MODERADOS

Cuando nosotros bajamos tres cambios y empezamos taca-taca a hablar sostenido y calmado de economía, las encuestas empezaron a cambiar. Las encuestas cambiaron porque ellos se quedaron sin argumento para decir que nosotros somos unas bestias enloquecidas. Entre el cambio en las encuestas y la escasez de materia prima para hacer de nosotros unos bárbaros en el discurso ellos se asustaron. Y los que gritan son ellos. Macri grita cada vez más fuerte y Vidal pone cada vez más cara de vulva triste parlante.

 

La Batalla Cultural.

 

¿Vieron?

Bastó con que nos calmáramos y dejáramos de gritar, con bajarles la espuma a nuestros talibanes.

Cuando eso pasó, ellos se pusieron nerviosos y empezaron ellos a gritar.

¿Por qué? Porque mientras nosotros gritábamos nuestra verdad relativa, a ellos les resultaba fácil hacerse los moderados, tomar nuestra imagen de talibán desquiciado y decirle a la sociedad: “¿Ven? Estos kukas son fanáticos, eso es un peligro para la democracia. Miren cómo gritan. No respetan al que piensa distinto”.

Cuando nosotros bajamos tres cambios y empezamos taca-taca a hablar sostenido y calmado de economía, las encuestas empezaron a cambiar. Las encuestas cambiaron porque ellos se quedaron sin argumento para decir que nosotros somos unas bestias enloquecidas. Entre el cambio en las encuestas y la escasez de materia prima para hacer de nosotros unos bárbaros en el discurso ellos se asustaron. Y los que gritan son ellos.

Macri grita cada vez más fuerte y Vidal pone cada vez más cara de vulva triste parlante. Pero eso es solo el síntoma, la cuestión está en otro lado. Está en los “periodistas”, que son los intelectuales orgánicos hacedores del discurso del enemigo. Estos sí que están cagados.

Antes la tenían fácil: todos los días había un talibán gritando que fusilamiento de jueces, que revolución permanente, que aborto, que muerte al macho, que quemar iglesias, que venganza y destrucción. Todos los días había uno y era muy fácil, se trataba solamente de tomar esa imagen, mostrársela al sentido común y agregar: “¿Ves? Son kukas fanáticos. Vos no querés que gobiernen estos”.

Pero ahora está difícil. Hace varios días que no tienen un solo caso de verborragia talibán de este lado, no tienen nada para mostrarle al público. Cuando miran para este lado, lo único que ven es un Alberto diciendo claramente que Macri destruyó todo y que nosotros tenemos un plan alternativo para reconstruir las ruinas que Macri va a dejar.

Están todo el día repitiendo que lo que está en juego el domingo en estas PASO es la democracia, repiten todo el tiempo que si gana el peronismo la democracia se acaba, etc. Pero no funciona. ¿Por qué? Porque su público no tiene ese nivel de abstracción. De la misma forma que no entienden corrupción si no ven bolsos o gente contando guita, no entienden que nosotros somos unas bestias si no nos ven haciendo cosas de bestias.

Ellos adiestraron a su público para ser así, para no tener la capacidad de abstracción necesaria para figurar sin ver una representación de lo figurado. Y como logramos quitarles esa representación a los profetas del odio, se derrumban. Y se asustan. Y gritan, lógicamente.

¿Vieron? Era solo cuestión de bajar la espuma. Solo una cuestión de esconder una semana al talibanaje piantavotos.

Mantengamos la línea y ganamos. Ahora los moderados somos nosotros. No tienen nada más que odio y va en aumento. Los vamos a volver locos por abstinencia.