Leí en La Nación tus declaraciones sobre Julio De Vido; independientemente de cualquier consideración sobre la fuente, si fueron o no sacadas de contexto,sentí la obligación moral de responderte.

CARTA A JUAN GRABOIS

Por Susana Traversi

En el mientras tanto breguemos para ser concientes de que no se puede soltar la lengua sin medir consecuencias, que la exigencia de fundamentación en vez de la calificación apresurada o descalificación es tan válida para con el dueño de Mercado Libre, como para cualquiera de nosotrxs. Que los cuatro pecados sobre los que nos alerta el Papa: desinformación, calumnia, difamación y coprofilia, nos convierte en seres deshumanizados.

 

Por Susana Traversi

Isla Maciel, 29 de julio de 2019

Leí en La Nación tus declaraciones sobre Julio De Vido; independientemente de cualquier consideración sobre la fuente, si fueron o no sacadas de contexto, si fueron hechas para ese medio u otro, si yo -con esta carta- contribuyo a la pirotecnia banal mediática a que nos acostumbramos, sentí la obligación moral de responderte.

Todxs tenemos derecho a pensar como pensamos sobre cualquier tema y a expresarlo en cualquier ámbito; sí creo que aquellxs que tienen acceso a los medios masivos de comunicación deben saber que sus palabras tienen una influencia mayor que por ejemplo las mías, que pueden ser usadas para consolidar el sentido común dominante, que pueden aportar o no al debate profundo, que apelan o no a la reflexión, que pueden herir personas, familias, hijxs, amigxs; pero sobre todo estamos obligadxs a no ser livianxs, a agudizar nuestra sensibilidad cuando hablamos sobre personas privadas de su libertad.

Podría preguntarte si seriamente pensás que Julio fue lo peor que nos pasó a lxs Argentinxs, pero obviamente no lo haré porque va de suyo la respuesta.

Podría decirte que yo no lo quiero lejos, lo quiero cerca, bien cerca y que le estoy profundamente agradecida por el Puente Nicolás Avellaneda que nos permite a lxs macielenses cruzar a Caba en forma digna, segura y confortable, agradecida por la obra que ejecutó en infraestructura hidraúlica que nos posibilita atravesar la plaza José Hernández para ir a misa, llevar a nuestrxs niñas y niños al jardín municipal, llegar al Poli Tres de Febrero o a la Fundación sin que el agua nos llegue a la cadera cuando caen dos gotas de lluvia, agradecida por los programas en vivienda, digo… para no hablar de satélites; que tengo la seguridad de que Julio es un preso político; podría seguir hasta mañana con mis opiniones, mis experiencias, mis realidades…

Pero no personalicemos.

Como mujer cristiana, madre, catequista, militante social, política, y, (lo menciono para que sepas desde donde hablo, y empatizando con tu identidad diversa a la mía) orgullosamente peronista K -aún con todas nuestras miserias, errores, horrores, con nuestrxs dirigentes de doble vara, ombliguistas, llenos de clichés e intereses personales e incluso difamadores- , te pido y hasta te exijo, que no ha lugar a erigirte ni en juez de la causa ni en Juez de la Nación, no ha lugar a la descalificación personal rehuyendo del fondo; humildemente creo que tus declaraciones carecen de sentido de la oportunidad y abundan en oportunismo.

Deseo, ruego y milito por la igualdad, por que todxs individual y colectivamente seamos sujetos de derecho, para que no nos empobrezcan, no nos vulneren, por mí, por mis vecinxs de la calle Pinzon, y por el barrio todo; por un gobierno nacional, popular, democrático y feminista que nos represente cabalmente, por deliberar responsablemente sobre la cartelización de la obra pública y sobre la financiación de los partidos políticos; en el mientras tanto, como ciudadanxs estamos obligadxs a respetar y hacer respetar la Constitución Nacional, que mala o buena es la nuestra, allí se estipula el principio de inocencia, el respeto al debido proceso, la excepcionalidad de la prisión preventiva, el derecho inalienable a un juicio justo con jueces probos e independientes de cualquier poder sea éste estatal, privado, económico, monopólico o corporativo.

En el mientras tanto breguemos para ser concientes de que no se puede soltar la lengua sin medir consecuencias, que la exigencia de fundamentación en vez de la calificación apresurada o descalificación es tan válida para con el dueño de Mercado Libre, como para cualquiera de nosotrxs.

Que los cuatro pecados sobre los que nos alerta el Papa: desinformación, calumnia, difamación y coprofilia, nos convierte en seres deshumanizados.

No te preguntás por qué junto a Cristina, Julio De Vido, Amado Boudoú y Milagro Sala en Jujuy, son lxs políticxs más estigmatizadxs por los poderes fácticos que nos empobrecen y nos vulneran, no te preguntás por qué tus opiniones altisonantes aparecen en grandes titulares de portales que defienden, con todo  derecho, intereses que vos decís no son los tuyos ni los del pueblo.

Mi viejo siempre me decía que cuando estuviera con incertidumbres políticas mirara dónde se paraban y que decían lxs poderosxs que manejan los hilos del mundo y los que verdaderamente tienen en sus manos los resortes de control, ya que esa observación me orientaría…te lo recomiendo.

Para finalizar, «snobear», «personalizar», «pegar» o «escrachar»  – práctica deleznable sólo aceptable para los casos de genocidio- desde un set de televisión, la cocina de mi casa, la unidad básica, el club, el trabajo, cualquier tribuna o desde algún bar político muestrario de la «intelectualidad» noctámbula, a ALGUIEN PRESX, no te digo como lo carecterizamos y el apelativo que usamos en el barrio, ya que al ser la Isla Maciel, capaz sin querer «caen» en la estigmatización y consideran  que te ponemos ese mote, porque casi todxs lxs macielenses «andamos de caño».

 

 

Respetuosamente.

 

 

Susana Traversi

DNI 13277526

susanagtraversi@gmail.com