Globolandia, también conocido como “el país prometido”, es el asiento de un nativo de Tandil que, de gritar los goles de Boca, pasó a ser el dueño de las soluciones de sus habitantes.

GLOBOLANDIA

Por Miguel de Renzis

Así asumió el mejor gabinete de los últimos 50 años: 21 ministros, 87 secretarías, 207 subsecretarías, 687 direcciones, 1124 unidades administrativas de las cuales 122 son institutos. Es decir, Macri aumentó un 25% los empleados del Estado. De 460.000 que terminaron con Cristina hoy hay 739.000. Y Globolandia es sostenido por un ejército mediático y por una fuerte pauta publicitaria originada por la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma.

 

Por  Miguel de Renzis

Globolandia, también conocido como “el país prometido”, es el asiento de un nativo de Tandil que, de gritar los goles de Boca, pasó a ser el dueño de las soluciones de sus habitantes.

Cierto día, aprovechando los errores del gobierno de turno, el inventor de Globolandia saltó de Jefe de Gobierno de la Ciudad a Presidente de la Nación.

Al mejor estilo de los hermanos Montgolfier que fueron los primeros el 4 de junio de 1783 en hacer volar con aire caliente un globo aerostático pretendiendo llegar al cielo, el creador de Globolandia ilusionó a los argentinos con la pobreza cero, con pleno empleo, sin impuesto a las ganancias para los trabajadores, y otra enorme cantidad de ofertas que acompañaban un cotillón de globos, serpentinas y matracas mientras bailaban.

Y así se instaló en la Casa Rosada para poner a funcionar el mejor gabinete de los últimos cincuenta años.

Cuando asumió Cristina Fernández de Kirchner había 10 ministerios, y ella los elevó a 16.

A Macri le parecieron pocos y nombró 21 ministros.

Cristina asumió con 50 secretarías de Estado y terminó con 70.

Para Mauricio eran pocas y arrancó con 87.

Cuando Néstor le entregó el gobierno a Cristina había 92 Subsecretarías. Ella las llevó a 179.

Pero para Macri hacían falta 207.

Así asumió el mejor gabinete de los últimos 50 años: 21 ministros, 87 secretarías, 207 subsecretarías, 687 direcciones, 1124 unidades administrativas de las cuales 122 son institutos. Es decir, Macri aumentó un 25% los empleados del Estado. De 460.000 que terminaron con Cristina hoy hay 739.000.

Y Globolandia es sostenido por un ejército mediático y por una fuerte pauta publicitaria originada por la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma.

Globolandia es un invento sostenido por un ejército periodístico.

Un amplio conjunto de trolls y algo mucho más peligroso: el eje político Londres – Washington – Tel Aviv.

El que venía a levantar las persianas de la industria provocó el cierre más grande del siglo XXI, reduciendo la capacidad industrial instalada al 58%.

El 77% de los despedidos pertenecen al sector industrial.

Un gobierno basado en mentiras y en promesas incumplidas pretende ser reelecto.

El último relevamiento de cierres de comercio indica que cerraron 38 en Las Cañitas, 36 en Puerto Madero, 35 en el centro y 18 en Belgrano, por tomar algunos barrios de donde gobierna el PRO.

Otro caso emblemático es donde viven los dos Macri: Vicente López. La política de Mauricio y su primo Jorge, el intendente de Vicente López registra el cierre de 75 comercios en solo dos localidades del distrito, Olivos y Vicente López propiamente dicho.

Sin contar las dos Floridas, Villa Martelli, Munro, La Lucila, donde superan más de 100.

No hay ningún dato que puedan mostrar desde el punto de vista económico. Ni pueden parar el record de 38 cierres diarios de empresas.

De enero a marzo de este año se contabilizaron 19.872 despidos. Y el total de trabajadores de la industria despedidos desde que son gobierno superan los 137.000

Cerraron 9500 Pymes en cuatro años.

Y así podemos pasarnos largas horas enumerando el desastre de Globolandia.

Sin embargo, los encuestadores contratados, los operadores periodísticos y los que consumen la prensa canalla han sido convencidos que la elección es pareja.

Globolandia va logrando el objetivo de superar todos los días las mentiras originales.

La única promesa cierta de Macri, si es reelecto, es que va a apurar el paso en el mismo camino, por lo cual imaginamos que duplicarán los quebrantos, habrá más gente sin trabajo, cerrarán más empresas y escucharemos una minoría que, felices, gritarán Si se puede… si, se puede!

Le agregaríamos “Macri lo hizo”.

Los nietos de los usureros agradecen el endeudamiento por cien años del constructor de Globolandia. Y los ingleses, que hayamos confiado en ellos para mandarle nuestro oro.

Se acercan las Paso.

El pueblo tiene la oportunidad de llenar de agujeros a Globolandia.

 

 

La seguimos mañana a las 6, por AM 650 Radio Belgrano.

Miguel Angel De Renzis