Abonando la tierra para que florezcan mil globertos.

AÑOS Y AÑOS DE COMER MATERIA GRIS.

Por Susana Almada

No importa, mientras desde la tele nos vendan esta basura estereotipada escrita desde la mirada clasista de algún guionista que nunca entró a una cárcel, que nunca marchó detrás de una bandera o nunca puso la cara para defender un proyecto de país, como antropóloga social vuelvo a recomendarles el libro «La colonización de las subjetividades» de Nora Merlín. Nunca crean que lo que dicen en la tele es cierto.

 

Por Susana Almada

 

Abonando la tierra para que florezcan mil globertos.

 

«Tumberos» y «El marginal», para exacerbar el odio hacia quien cometió un delito.

«El tigre Veron» para desterrar la fe en la lucha colectiva de los trabajadores.

«El puntero», para creer que la política es fea, sucia y mala.

No importa si dentro de la cárcel hay aulas repletas de estudiantes.

No importa si miles de delegados sindicales ponen el cuerpo por el otro.

No importa si la Democracia respira al abrigo de los que se la juegan.

Hablo como docente de contextos de encierro.

Hablo como dirigente sindical.

Hablo como mujer de la política.

No importa, mientras desde la tele nos vendan esta basura estereotipada escrita desde la mirada clasista de algún guionista que nunca entró a una cárcel, que nunca marchó detrás de una bandera o nunca puso la cara para defender un proyecto de país, como antropóloga social vuelvo a recomendarles el libro «La colonización de las subjetividades» de Nora Merlín.

Si no les gusta leer, más simple…

Nunca crean que lo que dicen en la tele es cierto.

La Edad Media duró mil años por creer que lo que decía la Iglesia era verdad».