Washington cede posiciones ante la Revolución Bolivariana

EE.UU RETROCEDE EN VENEZUELA

EEUU se vio obligado a afrontar una amarga verdad: tras la derrota que sufrió en su intento de derrocar al presidente Nicolás Maduro. El día 6 de junio de este año, el medio hegemónico The Washington Post publicó un audio, supuestamente ‘secreto’ donde el secretario de Estado evaluaba a la oposicion venezolana. Últimamente, este medio propagandístico ha tenido acceso a información ‘sensible’ proveniente de las agencias de seguridad, de la Defensa y de altos mandos militares, que develan ciertas cuestiones que la Administracion no se anima a blanquear.

 

REDCOM

@CanalREDCOM

June 28, 2019

 

EEUU se vio obligado a afrontar una amarga verdad: tras la derrota que sufrió en su intento de derrocar al presidente Nicolás Maduro, recurre a los métodos de la guerra informativa para mitigar sus pérdidas y no deteriorar aún más su imagen

El día 6 de junio de este año, el medio hegemónico The Washington Post publicó un audio, supuestamente ‘secreto’ donde el secretario de Estado evaluaba a la oposicion venezolana. Últimamente, este medio propagandístico ha tenido acceso a información ‘sensible’ proveniente de las agencias de seguridad, de la Defensa y de altos mandos militares, que develan ciertas cuestiones que la Administracion no se anima a blanquear.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, dio una evaluación sincera de la oposición venezolana durante una reunión a puerta cerrada en Nueva York, informó a principios de junio el diario TWP que tuvo acceso a la grabación de las declaraciones del alto funcionario estadounidense.

Según Pompeo, los opositores al presidente Nicolás Maduro están muy fraccionados y divididos.

En caso de que Maduro se ‘vaya’, «todos levantarán la mano y dirán: ‘Tómame, soy el próximo presidente de Venezuela'», señaló.

«Serán más de cuarenta personas que creen que son los herederos legítimos de Maduro», agregó Pompeo.

Pompeo reveló que EEUU se esforzó mucho en unir la oposición en Venezuela. En particular, con este fin, «trató de apoyar a varias instituciones religiosas».Los comentarios del secretario de Estado representan una fuerte desviación de la línea oficial de la Administración Trump, que pregona la unidad y la fuerza de la oposición liderada por Juan Guaidó, observa el diario estadounidense.

«Este es el primer funcionario de alto nivel que he escuchado ser tan sincero públicamente acerca de la debilidad de la oposición», cita el medio a Shannon O’Neil, experta en Venezuela en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Como era de suponer, el Departamento de Estado se negó a comentar este artículo. Pompeo dijo que la consolidación de la posición de Guaidó ha llevado mucho tiempo, pero que la situación seguía siendo «tenue». Al mismo tiempo, el secretario de Estado opinó que «los cubanos están en el corazón de los problemas económicos» en Venezuela. «Creo que tenemos que encontrar una manera de desconectarlos de Venezuela», afirmó.

Por su parte, el Gobierno Bolivariano de Nicolás Maduro continúa denunciando ante los organismos internacionales que, es EEUU quien hace sufrir a la población dificultades provocadas por el bloqueo económico impulsado por el país norteamericano y sus aliados.

Vergüenza janky y consciencia revolucionaria

La Casa blanca vuelve a morder el polvo en Venezuela. La publicación de ‘esta grabación secreta’ de ‘una reunión privada’ entre el secretario de Estado de EEUU y los jefes de las comunidades judías americanas parece más una filtración planifivada para The Washington Post.

Dada estas circunstancias, el experto del Instituto Ruso de Estudios Estratégicos (IREE) y analista político Igor Psheníchnikov, ha dejado trascender:

»Resulta que la Casa Blanca cede sus posiciones: el ‘presidente provisional’ — Juan Guaidó — ha perdido definitivamente su apoyo, mientras que las declaraciones de Washington no contemplan ningunas acciones activas, ni militares, ni con el uso de la oposición local, contra del presidente legítimo Nicolás Maduro».

Las rutas que siguió la propia grabación ‘secreta’ hasta un periódico nacional, sin duda, no quedan claras. Pero, sería ingenuo pensar que tales declaraciones  fatídicas por parte de algunos de los funcionarios más altos del país se hacen y se revelan por casualidad. Es más, denotan una gran habilidad y creatividad de los especialistas norteamericanos en la esfera de las tecnologías de la información.

»El Secretario de Estado Mike Pompeo ofreció una evaluación sincera de la oposición venezolana durante una reunión a puerta cerrada […], diciendo que los opositores al presidente Nicolás Maduro están muy divididos y que los esfuerzos de Estados Unidos para mantenerlos unidos han sido más difíciles de lo que se conoce públicamente».

Según las palabras de Pompeo, citadas por The Washington Post, »la dificultad de unir a la oposición se ha manifestado en público no solo durante estos últimos meses, sino que desde el día en el que ocupé el cargo de director de la CIA. Esto era el punto central de lo que el presidente Trump trataba de hacer».

La mayor importancia la tiene el hecho de que Pompeo carga toda la culpa del fallo en Venezuela sobre la oposición. No se puede recordar ningún caso en el que Washington haya asumido toda la responsabilidad.

Geoff Ramsey, experto en Venezuela de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), ha evaluado las declaraciones de Pompeo como negligentes, pero al mismo tiempo veraces.

Las propias palabras del secretario de Estado develan el desvio del curso oficial de la Administración Trump que se basaba en la ‘unidad y la fuerza de la oposición’ bajo el liderazgo de Guaidó, reconocido por 60 países como presidente interino. Psheníchnikov opina que EEUU ha reconocido, aparentemente, que el problema venezolano no puede ser resuelto. Esta idea la confirman las palabras del propio Pompeo: a »Venezuela será difícil de cambiarla incluso si destituyen a Maduro».

Hilando más fino, podemos ingerir que la publicación en TWP equivale a »una declaración oficial en nombre de la Casa Blanca de que a Venezuela la dejan en paz». Los fracasos consecuentes, como las dos últimas intentonas de Golpe de Estado para derrocar al presidente Maduro le han salido muy caras a Trump en vísperas de su próxima campaña de reelección. La consciencia Revolucionaria de Venezuela le ha hecho morder el polvo, nuevamente al imperialismo yanky y a sus socios.

Pero, la propia oposición venezolana ha reaccionado sin tardanza: el representante de Guaidó ha impugnado las declaraciones de Pompeo, sobre todo en lo que se refiere a las divisiones en la oposición. Guaidó y sus partidarios se sienten abandonados a su suerte por aquellos que les han lanzado a la acción.

Como represalia a esta impugnación, Trump le pidió a Luis Almagro que investigue a Guaidó porque el opositor no cumplió su objetivo desde enero a esta parte. Guaidó y Leopoldo López forman una organización criminal internacional que incluye malversación de fondos, el robo de las filiales de PDVSA en EEUU y el bloqueo financiero de empresas venezolanas. Este grupo ya viene en caida libre. Y lo van a sacrificar políticamente.

Sus destinos fueron predeterminados, debido a un carácter completamente ‘pragmático’ de la política internacional de Trump. Es un ejemplo de cómo Trump ‘vende’ y traiciona a los aliados y los protegidos de EEUU. El rescate de la oposición venezolana está en sus propias manos, la Casa Blanca ya le ha bajado el pulgar a Juan Guaidó y a su séquito.

Pero, el hecho de que descarten a Guaidó no significa que hayan desistido en la guerra. No ha cesado el bloqueo financiero y comercial, que es lo más duro. Ya compraron a quienes tenían que comprar, difícilmente puedan seguir avanzando con una oposición totalmente desgajada.

 

Fuentes: The Washington Post/Sputnik News/

REDCOM