Esto sucede apoyado en las amenazas y las herramientas facilitadas por EEUU.

GATO ACORRALADO, PARECE PANTERA, PERO ES GATO.

Por Jorge Rachid

El gato se agranda en su desesperación, crispado por una crisis inmanejable, porque saca músculo ajeno, prestado por el Imperio, se cree pantera, muestra los dientes sintiéndose poderoso, pero la visión del pueblo, sigue siendo de un simple gato, ignorante y patético, acorralado por sus propias acciones y sin capacidad de reacción inteligente.

 

Por Jorge Rachid

NAC&POP

16/05/2019

Desde siempre, desde el inicio mismo del gobierno neoliberal y neocolonial, direccionado por EEUU, como en el resto de América latina, se supo que sólo la expresión del pueblo en defensa de sus derechos conquistados, en la calle, movilizados en lucha, permitiría al Movimiento Nacional y Popular, ser gobierno nuevamente, por la voluntad democrática expresada en las urnas.

Pero sólo esa presión permanente impedirá en forma efectiva, las diferentes maniobras que el enemigo en el poder instrumentará, para impedir, por cualquier método, que sus intereses estratégicos a nivel continental, se vean afectados, en un menú que incluye desde un magnicidio, hasta postergación de elecciones, encarcelamientos y persecuciones mediático judiciales, impiadosas.

Es lo que vienen haciendo desde hace años, no tienen pudor, ni les tiembla el pulso, así fueron asesinados Maldonado y Nahuel, fueron encarcelados decenas de presos políticos, caso único en democracia, reprimieron las protestas sectoriales, derogaron derechos por DNU presidencial, avasallando la Constitución Nacional, avanzando contra viento y marea, en función de las órdenes recibidas desde el Departamento de Estado de EEUU, del Departamento de Justicia y del FMI, en ese combo de sumisión y coloniaje, que es la peor expresión de este proceso.

Así sucesivamente van entregando el reclamo soberano en Malvinas, reconociendo a los Kelpers como entidad jurídica pueblo, cuando son ocupantes coloniales, entregando las áreas marítimas a empresas inglesas para su explotación, facilitando las llaves de la economía a la banca internacional, con la consecuente destrucción del trabajo y la industria nacional.

Esto sucede apoyado en las amenazas y las herramientas facilitadas por EEUU.

O sea que el gato se agranda en su desesperación, crispado por una crisis inmanejable, porque saca músculo ajeno, prestado por el Imperio, se cree pantera, muestra los dientes sintiéndose poderoso, pero la visión del pueblo, sigue siendo de un simple gato, ignorante y patético, acorralado por sus propias acciones y sin capacidad de reacción inteligente.

Ante esa situación, como elefante en un bazar, avanza destruyendo todo a su paso.

Pero la historia marca, que la construcción del destino está en manos de los pueblos, los nuevos paradigmas, los caminos a recorrer, los tiempos de ejecución, la identificación del enemigo, son del pueblo y su liderazgo que hoy es Cristina.

Así fue siempre en nuestro país y en la región que hoy quieren dispersar en su concepción de Patria Grande, desde Martí a Gaitan, desde Getulio Vargas a Perón, desde Fidel a Lula, desde Chávez a Correa o Evo.

En ese sentido, la percepción permite ver la reacción del enemigo ante el deterioro evidente de su poder popular, por lo cual instrumenta su reposicionamiento, a través de miedo, sembrando el odio, agitando fantasmas, aumentando su caudal de mentiras, intentando ocupar un espacio simbólico en la conciencia del pueblo argentino, que ya ha perdido.

Es que el pueblo también se fortaleció en la lucha, despejó dudas, encontró caminos de reparación y vislumbró la proximidad de la caída del régimen.

Pero esa percepción no sería correcta si se abandona la calle y la movilización, si se cree que las elecciones son una fiesta de cumpleaños o paseo dominguero, por lo contrario, será una dura batalla llegar hasta ese tiempo, más aún será cuando volvamos a ser gobierno, porque el Imperio no abandonará sus intenciones e intereses.

Si abandonará a esos personajes que instrumentó durante años, tirándolos por la borda de sus estrategias e incluso entregándolos como “cabezas de turcos”, para hacerlos únicos responsables de esta situación de dependencia, ajuste, dolor social y muerte que han provocado.

JR/