El 24 de Abril de 1946, El General del Pueblo y Presidente de la Nación Juan Domingo Perón lleva adelante a Nacionalización de los Depositos Bancarios.

LA NACIONALIZACION DE LOS DEPOSITOS BANCARIOS DE 1946

La primera reforma fue la financiera, mediante la nacionalización del sistema bancario, convirtiendo al Banco Central de la Republica Argentina en un Banco de Bancos, mediante la Nacionalización de los depósitos y a los demás bancos en agencias del mismo. Esto permitió, por primera vez en nuestro país, un control financiero por el Estado, pues hasta entonces ese era resorte de los bancos extranjeros de plaza.

Por Juan del Barrio

NAC&POP

27/04/2019

El 24 de Abril de 1946, El General del Pueblo y Presidente de la Nación Juan Domingo Perón lleva adelante a Nacionalización de los Depositos Bancarios.

Esto significa que los Bancos no podían disponer libremente del dinero y utilizarlo para especulaciones financieras, creditos blandos a los monopolios o empresas de capital extranjero que fugaban el dinero, sin antes tener autorización del Banco Central de la Republica Argentina, que a su vez, habia sido nacionalizado por el Decreto-Ley 12.962 firmado por Edelmiro Farrell el 25 de Marzo de 1946.

Y permitía al Banco Central dirigir los depositos sin depender del resto de los Bancos siendo declarado mas adelante «Patrimonio Nacional».

Esta medida permitió al Estado orientar los depositos en creditos a los sectores productivos nacionales, comerciales, obras de infraestructa y entidades de bien común.

Dijo Perón en «La Fuerzas es el Derecho de las Bestias» (1956) sobre esta medida de gobierno:

«Ya antes de nuestro ascenso al poder comenzamos a reformar, con el apoyo del gobierno de ipso, lo indispensable para ganar tiempo.

La primera reforma fue la financiera, mediante la nacionalización del sistema bancario, convirtiendo al Banco Central de la Republica Argentina en un Banco de Bancos, mediante la Nacionalización de los depósitos y a los demás bancos en agencias del mismo.

Esto permitió, por primera vez en nuestro país, un control financiero por el Estado, pues hasta entonces ese era resorte de los bancos extranjeros de plaza.

Este fue nuestro primer paso de la reforma económica que emprendimos:

Hacer argentino el dinero del Pais».

El Dinero del País es del Pueblo.

¡Viva Perón, Carajo!

 

JdB/