No es de acero Cristina. Es de Yerba Mate y hoja de Coca, de roca andina y zonda, de pampero y sudestada, de quebracho y algarrobo, de desierto y pampa, de río y sierra.

LA VIDA POR CRISTINA

Por Pablo Isi

Cristina aguanta porque no es Cristina, es lo mejor del Pueblo Argentino, una síntesis biológica de Belgrano y Moreno, San Martín y Bolívar, Perón y Evita, los 30.000, las Madres y Abuelas, los miles de héroes anónimos que cada día pelean por un mundo más justo sin pedir nada a cambio. A Cristina la sostiene el amor incondicional de millones de militantes, trabajadores, estudiantes, jóvenes y viejos, que vivieron con Néstor y con Ella los mejores 12 años de sus vidas.

Por Pablo Isi

Cristina se despide del aún tibio cadáver de su madre para visitar a su hija enferma en Cuba.

Avisa que sale del país a un juez corrupto y asesino que la persigue y la procesa con causas probadamente armadas, fraudulentas, viciadas de nulidad.

Viene de años de calumnias, agravios desmesurados, mentirosas tapas de diarios y revistas que la muestran en orgasmos de poder y ambiciones.

Viene también de ver morir a su compañero de toda la vida que dejó el corazón en la reconstrucción de la Patria.

Viene de que la allanen, que ultrajen sus viviendas, atropellen sus derechos y decomisen pertenencias que nada tienen que ver con las supuestas pruebas que le buscan.

¿Cómo aguanta Cristina?

¿Qué extrañas capacidades hacen que lejos de responder el odio con más odios, abra los brazos a todas las formas de amor que implica la verdadera militancia?

Nada de esto sería posible si Cristina no estuviera hecha de las mejores maderas de las luchas populares, de la memoria histórica de un Pueblo que supo engendrar a una Eva Perón, un Rodolfo Walsh, un Che Guevara y a 30,000 compañeros y compañeras que dieron su vida por la liberación de la Patria.

Cristina aguanta porque no es Cristina, es lo mejor del Pueblo Argentino, una síntesis biológica de Belgrano y Moreno, San Martín y Bolívar, Perón y Evita, los 30.000, las Madres y Abuelas, los miles de héroes anónimos que cada día pelean por un mundo más justo sin pedir nada a cambio.

A Cristina la sostiene el amor incondicional de millones de militantes, trabajadores, estudiantes, jóvenes y viejos, que vivieron con Néstor y con Ella los mejores 12 años de sus vidas.

Cristina aguanta por Peronista, por mujer, por gigante, por esperanza popular y necesidad histórica de un Pueblo que ve en Ella un futuro de dignidad y justicia.

No es de acero Cristina.

Es de Yerba Mate y hoja de Coca, de roca andina y zonda, de pampero y sudestada, de quebracho y algarrobo, de desierto y pampa, de río y sierra.

Cristina es coya y guaraní, anarquista italiana y socialista republicana, inca y tehuelche, tango y chamamé.

Cristina es Jefa de la Alegría, Comandanta de un sueño que nos contiene y moviliza.

Por eso lloramos con ella, por eso nos secamos las lágrimas y la abrazamos en sus hijos, por eso juramos ser soldados leales a una causa de la que Ella es bandera y guía.

Cristina es cada uno de nosotros, y todos nosotros juntos.

 

LA VIDA POR CRISTINA !!!

 

Pablo Isi