No obstante la marcha del 4 de abril, tiene todos los condimentos (sectores sociales y formas de lucha sintetizadas), como para avanzar en el armado político de un nuevo gobierno, que nos saque de este pantano.

LA MARCHA DEL 4 DE ABRIL HACIA LA PRÓXIMA HUELGA GENERAL

Por Carlos Chino Fernández

Cuando se trata de expedirse acerca de una Huelga General, contamos con aquellos sectores de la vida nacional que rechazan cualquier tipo de protesta. Por otra parte, no son pocos los sectores de nuestra sociedad que piden a gritos una Huelga General, criticando al mismo tiempo a la conducción de la CGT por dilatar el llamado a tal medida de fuerza. Vayamos por parte…

Por Carlos Chino Fernández

 

¿Qué expresa la Protesta Social?

La Protesta social, condensa información acerca del estado de necesidad en que se encuentra la población, sus padecimientos y sus aspiraciones.

Las luchas sociales, se desenvuelven a través del tiempo configurando determinados espacios sociales y territoriales de protesta. El espacio de la Protesta Social, tiene una dinámica propia y relativa del contexto político y social de coyuntura en que se desenvuelve. Este último lo condiciona, pero no lo determina automáticamente. Son dos las principales dimensiones entre todas las que intervienen para la comprensión de este fenómeno: La primera, refiere a las formas que toma la protesta en cada momento de la historia y la segunda, refiere al sujeto social que es protagonista de los hechos.

Para la marcha de protesta del 4 de abril del corriente, cuya consigna es: Por la unidad, la producción y el trabajo argentino; contra el ajuste, los despidos y el tarifazo, coincidirán nuevamente sindicatos que forman parte de la CGT y las 2 CTA, movimientos de organización territorial, y diferentes sectores de la sociedad afectados por las políticas del gobierno actual, como ser, agrupamientos de empresas PYMES, partidos de izquierdas o con o sin representación parlamentaria, organizaciones de estudiantes, centros barriales, culturales, etc. Tengamos presente, que la dinámica propia de la Protesta se encuentra teñida por la impronta del ciclo electoral.

Si repasamos brevemente algunos hechos de protesta desde la asunción del actual gobierno, veremos que durante este tiempo se ha logrado constituir un frente sindical y social lo suficientemente amplio y heterogéneo, que de alguna manera es la base y la materia prima del frente político que nuestro país necesita y que podrá incidir directa e indirectamente en los resultados electorales.

En resumen, el desafío –una vez que la Protesta se desplegó-, se encuentra siempre en la respuesta que el sistema político de representación existente, tiene hacia las demandas y aspiraciones contenidas en las luchas sociales.

Ese pasaje, de lo social a lo político con todas sus implicancias, es la verdadera grieta que viene desde el fondo de la historia y que en breves ocasiones, los gobiernos se aproximaron a su resolución.

El camino hacia una nueva Huelga General

La Protesta social, es en sí un objeto de investigación. Al mismo tiempo, es un operador metodológico que nos permite periodizar una línea de tiempo para analizar la realidad nacional, que trasciende a los mismos protagonistas de las luchas. Nos alerta acerca de las condiciones de existencia, y de la situación de vida de la población argentina.

Para este breve ensayo, vamos a seleccionar algunos de estos hechos de protesta, como para contar con una cronología, ordenando así, el proceso de reflexión.

En el medio del anuncio de una marcha en contra de las políticas de gobierno, anunciada  por sindicatos y organizaciones enunciado más arriba, vuelve a circular los rumores y las presiones para la realización de una nueva Huelga General. En este período (Fin del 2015-principios de 2019), se han producido 4 hasta el presente. La Huelga General, es un momento de síntesis y de condensación del conjunto de las demandas de la población organizada y no organizada.

Si hablamos del movimiento de la Protesta Social en la Argentina, en esta época la característica principal, es la articulación entre el Movimiento Obrero de organización Sindical (MOS) y el Movimiento Obrero de organización Barrial (MOB), que se puede comprobar en la dinámica de las mismas acciones de protesta, que van más allá de las diferencias entre los sectores que la componen y de la inercia en la que muchas veces parece caer la conducción de la CGT.  Aquí algunos hechos que muestran tal articulación, en un verdadero frente social.

Breve cronología de hechos de protesta

El 29 de abril de 2016, el movimiento huelguístico sindical (MOS) y el movimiento de la protesta social (MOB), más otras organizaciones populares, coinciden en una marcha y concentración frente al Monumento al Trabajo, bajo la consigna: contra el ajuste, los tarifazos y los despidos…[1]

En marzo 7 de 2017, una concentración en la intersección de las calles Julio A Roca y Chacabuco, incorpora al programa de la protesta, las representaciones de las PYMES, al movimiento estudiantil y a distintas organizaciones de docentes sindicalizados, entre otros agrupamientos.

La conducción de la CGT, anuncia una Huelga General, sin fecha de concreción, que finalmente se realiza el 6 de abril de 2017.

El 21 de agosto de 2017, en una marcha a la Plaza de Mayo, la CGT, incorpora formalmente la agenda social. Marcha que suma a todo el espectro opositor. La Agenda: Cumplimiento de la ley de emergencia social de 2016 más, una ley de emergencia alimentaria para el corriente año.

El 29 de noviembre de 2017, todo el frente opositor a políticas de gobierno, en una marcha al Congreso Nacional, contra el Pacto Fiscal, la ley Laboral y la ley previsional. Protesta que se extiende con mayor intensidad entre el 14 y el 19 de diciembre al Congreso cuando es aprobada la ley previsional

El 19 de diciembre se convoca a una Huelga General, sin el apoyo del transporte

Durante el 2018

El 21 de febrero, sectores de la CGT, las CTA, MS, otros (lo que se denominó el 21F), convocan a una concentración en la Av. 9 de Julio y Belgrano. De ahí a la siguiente Huelga General, la protesta social se manifestó en toda su heterogeneidad, diversidad y auto-organización y se desplegó en diversos espacios callejeros, bajo una gran variedad de formas de lucha. Cortes de calles y ruta, marchas, concentraciones, etc.

La Protesta es permanente, salvo que algunos días toman mayos difusión pública: 19 y 27 de abril; 9 de mayo, 14, 16, 21 y 23 del mismo mes; 25 de mayo el agrupamiento  21F, concentra en el Obelisco bajo la consigna: rechazo  al FMI.

Hasta que el  15 de junio y el 25 de septiembre el movimiento huelguístico, el movimiento de la protesta callejera y otras manifestaciones sociales se articulan en dos Huelgas Generales, contra el Modelo de país.

La clase trabajadora argentina es una sola. Sus diferencias ideológicas o políticas circunstanciales, que existen y siempre existieron no alteran el resultado final. En las horas decisivas, saben encontrarse directamente en las calles, o indirectamente a través del financiamiento o el apoyo logístico. Hoy día, ante el deterioro avanzado de un gobierno anti-popular y anti-nacional, una vez más está en las puertas de concretar la 5ta. Huelga General.

Cuando miramos la Huelgas Generales en proceso, vemos que en la actualidad, la CGT ya convocó y realizó cuatro Huelgas Generales. Cuya finalidad es mostrar a propios y ajenos la situación del conjunto de los trabajadores y aún más, de la sociedad en su conjunto. Es decir, que la acción de la CGT ya está planteada y que el problema es político.

El problema es la gravedad de la crisis orgánica de la clase política, la que demora el pasaje a otra etapa de construcción de una alternativa de poder. De más está decir que el ciclo electoral lo condiciona y por el momento no existe otro camino que cumplir con los requisitos de la ley electoral.

No obstante la marcha del 4 de abril, tiene todos los condimentos (sectores sociales y formas de lucha sintetizadas), como para avanzar en el armado político de un nuevo gobierno, que nos saque de este pantano. La Huelga General para la Argentina la ubicamos en el campo de la Hegemonía política, que no solo siente las bases para un cambio de gobierno vía electoral, sino, que constituya las bases de un cambio de estado general para la mayoría del pueblo argentino.

Este 4 de abril, el frente social nuevamente salió a las calles para manifestarse. No existió, como en otras ocasiones, un centro de concentración de la protesta. Quizás sea éste una característica original, pero la dispersión de la manifestación, también mostró una mayor heterogeneidad social que se suma al conjunto. La principal columna sindical que marchó desde la Plaza Miserere hacia la Av. de Mayo, al pasar por el Congreso Nacional, dejó un proyecto para el tratamiento de la situación de las PYMES, de las tarifas y por la emergencia alimentaria.

Por Belgrano y Entre Ríos, se destacaron el Frente Sindical para el Modelo Nacional, la corriente Federal Sindical, Camioneros, etc.

Los movimientos sociales y agrupaciones de izquierda, hacia la noche, todavía concentrados en las puertas del Ministerio de Desarrollo Social, reclamaban por la ampliación de planes sociales.

El Movimiento Obrero, ya se expidió, la 5ta. Huelga General finalmente se realizará más temprano que tarde. No le echemos responsabilidades que lo exceden. Ahora, la política estratégica es la que debe sumar el mensaje del conjunto de la protesta social y dar un salto hacia adelante.

 

Abril de 2019                                                          Carlos Chino Fernández

CEES-CGT

 

 

[1] La misma consigna para este 4 de abril de 2019