Estamos ante un hecho histórico, de esos que serán recordados por muchos años, tal vez como la etapa que estamos concluyendo y es bueno que así suceda.

UN NUEVO RELATO

Por Alcides Ramón Balbuena

Hoy una amplia mayoría entendió que tanto los medios y la Justicia utilizan sus cargos, rangos y poder para denostar, vituperar, censurar y acallar las voces de las mayorías, sólo para beneficio de la clase dominante. Todavía tengo en mi retina las marchas por Maldonado, por el 2×1, el llamado de Moyano a la 9 de Julio, la represión en la plaza de los dos congresos.

Por Alcides Ramón Balbuena

Estamos ante un hecho histórico, de esos que serán recordados por muchos años, tal vez como la etapa que estamos concluyendo y es bueno que así suceda.

Tanto el tiempo que se avecina como el que nos deja deben quedar guardados en la memoria.

Recordar que uno no sería posible sin el otro, entender y dar conocer lo que nos pasó, para que por fin nos diéramos cuenta que lo sucedido en estos tres años y fracción deba ser divulgado por siempre.

Un país no se construye sin historia y está vez tenemos la oportunidad de que ya no la escriban los oligarcas descendientes de la doctrina Mitre.

Ante esto debemos establecer un nexo entre el total de la sociedad y nosotros.

Que esto no sea tomado como una simple prognosis sino que sea parte de un intento para evitar la segregación de clases en Argentina.

Para ello tengamos en cuenta todos los factores que nos llevaron al estado en el cual nos encontramos.

Hasta hace poco era difícil diferenciar las actitudes de las partes por la sociedad en general.

Hoy una amplia mayoría entendió que tanto los medios y la Justicia utilizan sus cargos, rangos y poder para denostar, vituperar, censurar y acallar las voces de las mayorías, sólo para beneficio de la clase dominante.

Todavía tengo en mi retina las marchas por Maldonado, por el 2×1, el llamado de Moyano a la 9 de Julio, la represión en la plaza de los dos congresos.

Todavía suenan palabras por parte de ignorantes e incapaces en mis oídos, tales como «negros de mierda, «los tienen que matar a todos», «no tienen otra cosa que hacer?».

Todavía no me explico porque quienes lo dicen, muestran orgullosos títulos sociales siendo ellos simple y llanamente solo partícipes de la clase media, con la suerte de tener un buen trabajo y de poder viajar por el mundo.

Me desmorona a veces creer que hay gente de esta calaña, que te saluda tal a un Lord Inglés si sos de su clase y te ignora si tu facha no lo convence.

A esos hay que tratar de llegar, que entiendan de una vez por todas de que cada individuo quiere lo mismo de lo que él ostenta.

Es decir, vivir mejor, tener oportunidades, ver a sus hijos ingresar a la universidades.

Esto no me la contaron, lo viví.

De ahora en más debemos abocarnos a un nuevo relato.

Tal vez tengamos que entrar en un juego muy diferente al del 2003.

Aunque existan similitudes, hoy notamos que nos quedamos cortos con disposiciones legales para proteger derechos, para llevar adelante la tan ansiada Ley de Medios, por ejemplo.

Ahora se suma además algo que nos tendría que tener preocupados, la justicia injusta.

Tengamos muy en claro que fiscales y jueces hoy presumiblemente están amasando fortunas.

Nadie los puede controlar, no pagan ningún tipo de tributo por ganancias y para colmo de males ellos tienen el Poder de hacer y deshacer a su antojo lo que les plazca.

La Reforma Constitucional suena muy fuerte en la antesala electiva como también la creación de un ente independiente que investigue actos de corrupción que inmiscuya al Poder Judicial, que las fechas de posible investigación se debate en un período de cincuenta años para atrás.

Mucho se habla en off de que se prohibirá la salida del país a quienes hayan integrado el «Mejor equipo».

Realmente eso está en veremos.

Yo personalmente estoy de acuerdo.

Estoy cansado de que esto sea cíclico y que dentro una década nos suceda lo mismo.

Debe haber un escarmiento hacia la clase dominante y sus lacayos judiciales para que no se atrevan nunca más a destruir el país para el simple beneficio propio.

Quedará en manos del futuro gobierno también el tratamiento de un tema muy pesado como lo es el de la Deuda Externa.

Además aparece el tema de los bonos, en economía será difícil para cualquier negociador.

Las consignas expuestas en este escrito serán como una diadema en la cabeza de todos los políticos.

Ante la actitud aséptica de la oposición que comandan Massa, Urtubey y Pichetto asoma Lavagna.

Aunque no es de mi preferencia quiero acotar que sí apoyo su candidatura.

Me preguntaras ¿Por qué?

Es simple, creo firmemente que él no quitará votos al peronismo unido sino que al contrario de lo que vienen pensando los cráneos de Cambiemos, esa suspicacia les quitará votos a ellos.

Otro tema es el de los actos de las fuerzas del orden, hoy están expuestas como antes al juicio público.

La pérdida de las características necesarias para ejercer dentro de un ámbito policial, por ejemplo, dejaron por el suelo su ya desprestigiada actitud ante la sociedad.

Seguramente, y aunque algunos dicen que no, tendrán que enfrentarse ante la Justicia en poco menos de un año.

Es que nadie está obligado a ir en contra de la Ley,  si esto sucediera sería partícipe necesario del acto delictivo.

Eso ellos lo saben.

También serviría para que no intenten seguir con la misma temática dictatorial que poseen.

Pareciera que estuvieran orgullosos de repartir palos a gente inocente e indefensa.

Es susceptible entonces que estos pensamientos que expongo avancen paulatinamente en el nuevo ideario de República.

Falta poco o mucho, según como lo mires o según tus necesidades.

El pueblo dejó de complacer a los que llevan adelante este plan de destrucción del país.

Naturalmente, ve sus bolsillos vacíos de tanto ser el que pague las consecuencias mientras la oligarquía se jacta de haber obtenido ganancias siderales con el solo hecho de «invertir» en la bicicleta financiera.

Se avecinan tiempos revolucionarios y que permitirán de una vez por todas que el pueblo se levante contra sus opresores autóctonos o foráneos.

El 10 de diciembre será un día especial,  será la fecha en donde por fin comiencen a engranar todos los Derechos, salir de este estadío putrefacto y que realmente sucedan cosas para mantener intactas nuestras esperanzas.

Ojalá las penurias causadas por el actual gobierno queden solamente en el recuerdo,  que cada uno pague su deuda con la sociedad y el Estado.

Que los derechos, inherentes e inalienables queden marcados a fuego en el corazón de todos, incluso en las potencias extranjeras, aquellas que verán como no vamos a permitir que nos arrodillen.

Tengan por seguro que quienes actuaron a favor de ellos serán encontrados culpables por alta traición a la Patria, una nueva Nación se yergue y con ella todos los derechos olvidados o mejor aún, leyes que llega la hora sean tratadas en el Congreso.

El pueblo será juez y parte.

Y señalará por siempre con el dedo acusatorio a quienes osaron destruir nuestra Nación.