Jaime Torres 21/09/1938--24/12/2018. En las alturas él cóndor reverdece su plumaje para llevar su voz al anciano achachila.

INMENSO JAIME

Por Ariel Carlino

Tras su partida, se estremece el instante sacro del curcuncho sueño, dará paso al silencio sutil y musical del tiempo detenido ,que en su hondura se vuelve ronca carcajada para ahuyentar al diablo impostor del viejo mundo. Jaime devuelve en sus acordes, el secreto de las profundidades, que alguna vez, el más poeta de los quirquinchos le confesara. Luego la Pacha ha de plantar sus sonidos en los Andes

Por Ariel Carlino

Jaime

Tras su partida, se estremece el instante sacro del curcuncho sueño, dará paso al silencio sutil y musical del  tiempo  detenido  ,que en su hondura se vuelve ronca carcajada para ahuyentar al diablo impostor del  viejo mundo.

Jaime devuelve en sus acordes, el secreto de las profundidades, que alguna vez, el más poeta de los quirquinchos le confesara.

Luego la Pacha ha de plantar sus sonidos en los Andes

!Ah, esas melodías!  enamoraban imillas, ruborizaban a comadrona de ojos pardos, hacían adornar las trenzas de las chicheras en chimba chica, por eso deciden convocarse entre las nubes y en rueda coplera lo nombran infinitamente circular, lo suman al ciclo fértil al vaivén de su golpe cajero.

En las alturas él cóndor reverdece su plumaje para llevar su voz al anciano achachila.

No hay llanto, ni lloronas, nadie querrá humedecer las alas de su wawua creadora ; queda  al cuidado de cada  coya, su rasguido de  azúcar y mazapán.

Y así ha de perdurar el artesano rostro de los olvidados a puro bailecito y huayño

Inmenso Jaime.

Huaco ancestral y musiquero.

Renombraste en la heredad danzante de tus manos quechuas.

Las primeras notas del origen la celebración del maíz, y el encuentro tan de ritual, de charango y de América

 

Ariel Carlino.

Charanguista y compositor .