La gobernadora Bertone, ya se sabe, es incapaz de garantizar una victoria para el peronismo en 2019

EL MIEDO AUSTRAL

Por Ignacio Campos

La pregunta que cabe hacernos es ¿Bertone miente ahora o mintió antes? Las malas prácticas y el transfuguismo político se han tornado un ejercicio tan habitual que ya no nos sorprendemos ante semejantes conductas y son estas, junto con la corrupción, los elementos que propician el divorcio de la clase dirigente con la base electoral, sin mencionar la carencia total de compromiso con las cuestiones doctrinarias o filosóficas de estos políticos.

Por Ignacio Campos

Infobaires24

26 de diciembre de 2018

ROSANA BERTONE Y EL MIEDO AL PEOR DE LOS FINALES

Venimos siguiendo, con sumo interés, desde esta columna, los avatares de una provincia que pocos tienen en cuenta y que, desde el punto de vista geoestratégico, se puede decir que es una de las más importantes.

La gobernadora Bertone, ya se sabe, es incapaz de garantizar una victoria para el peronismo en 2019, puesto que sus números a la fecha la instalan como una tercera opción entre los fueguinos: pertenece al selecto grupo del “Peronismo Dialoguista” y hasta se ve a sí misma integrando el binomio presidencial por esa fuerza de gobernadores cuasi macrista. Pero… resulta que Telam y Ambito financiero mediante han salido en los últimos días, en una suerte de profesión de fe, a declarar que “ hay que tomar en cuenta los votos de CFK”.

Bertone, y es dable señalarlo, llegó a la máxima instancia del poder en la Isla merced a los votos que le aportara su pertenencia al FPV, para inmediatamente asumida, virar de amores y declarar a viva voz su lealtad por el presidente de la oligarquía, Mauricio Macri.

Entonces la pregunta que cabe hacernos es ¿Bertone miente ahora o mintió antes?  Las malas prácticas y el transfuguismo político se han tornado un ejercicio tan habitual que ya no nos sorprendemos ante semejantes conductas y son estas, junto con la corrupción, los elementos que propician el divorcio de la clase dirigente con la base electoral, sin mencionar la carencia total de compromiso con las cuestiones doctrinarias o filosóficas de estos políticos.

En estos finales días de 2018, parece ser que las cosas se van  aclarando de a poco o Bertone se ha calzado sus gafas de ver la realidad; de otro modo no se entendería muy bien cómo una gobernadora que -durante tres años y de manera incansable- se ha encargado de denostar al gobierno y la figura de Cristina Fernández de Kirchner (gobierno al cual perteneció) ahora declare a viva voz que es necesario juntarse con ella.

El daño que ha ayudado a provocar en Tierra del Fuego, ya por acción u omisión, colocan a Bertone en la encrucijada de enfrentar a un candidato afín a CFK como es el joven intendente de Rio Grande, y generar el serio riesgo de entregar el poder provincial a la derecha, o bien darse un buen baño de realidad, asumir una actitud de humildad y respetar esa bandera del justicialismo (ostenta una de las vicepresidencias)  que reza “el que pierde acompaña”

Gustavo Melella, mientras tanto, espera las definiciones de la gobernadora de Macri y Pichetto apoyado en los guarismos que arrojan incluso las encuestas de la propia Bertone:  Melella en cada una de ellas figura al día de hoy como el gran candidato, más allá de las operaciones mediático judiciales a las que lo han sometido desde la misma gobernación fueguina y la propia intendencia de Ushuaia, según aseguran algunas fuentes confiables.

Dicen que el miedo no es zonzo, entonces, ¿a Bertone  la mueve de pronto el amor al peronismo o el espanto de pasar a conformar el ejército de “muertos políticos” a partir de 2019?

Desde este humilde espacio aprovecho para desearles un venturoso 2019  a todas y todos nuestros lectores. Y a los dirigentes: deseo que se coloquen estos anteojos de ver la realidad así podrán notar que el pueblo elige a Cristina en el país y en la isla a Melella. Yo, por mi parte, aclaro que uso esas gafas. Salud!!!!