El gobierno y la DAIA difundieron dos detenciones. Los padres de los detenidos defendieron su inocencia

RESPECTO DE LOS HEZBOLÁ TRUCHOS

Por Raúl Kollmann

Axel y Kevin Abraham Salomón nacieron en la Argentina pero cada tanto visitan a su familia en El Líbano. Eso es lo que explica los viajes a Turquía, Qatar o Emiratos Arabes que son escalas en los vuelos al país originario de sus familias. La defensa dice que sólo viajaron por motivos familiares, dando a entender que nunca participaron de entrenamientos ni de actividades que pudieran tener relación con el terrorismo.

Por Raúl Kollmann

Página12/ El País

16 de noviembre de 2018

LOS SUPUESTOS HEZBOLLAH DE FLORESTA

El gobierno y la DAIA le dieron ayer fuerte despliegue a la detención de dos ciudadanos argentinos, Axel Abraham Salomón y Kevin Abraham Salomón, de familia libanesa, a los que vincularon con la organización Hezbollah. En el despliegue se mencionó la existencia de un arsenal que –según la defensa de ambos hermanos– está constituido por armas viejas, propiedad de su bisabuelo y que tienen todos los permisos y las facturas de compra. También se aportaron los carnets del bisabuelo del Tiro Federal y del Club de Caza.

En su declaración, ambos hermanos negaron cualquier vínculo con actividades terroristas y su defensa recordó que Hezbollah no sólo es un partido legal en El Líbano sino que incluso integra el gobierno actual de ese país, con 1.500.000 adherentes, una parte de los cuales participan de lo que ellos llaman “la resistencia frente a Israel”.

Axel y Kevin Abraham Salomón nacieron en la Argentina pero cada tanto visitan a su familia en El Líbano. Eso es lo que explica los viajes a Turquía, Qatar o Emiratos Arabes que son escalas en los vuelos al país originario de sus familias. La defensa dice que sólo viajaron por motivos familiares, dando a entender que nunca participaron de entrenamientos ni de actividades que pudieran tener relación con el terrorismo.

El origen de la denuncia fue un mail anónimo –habitual método policial o de los servicios de inteligencia– dirigido a la DAIA que, a su vez, se presentó a la justicia con el patrocinio del doctor Alejandro Broitman. El titular de la entidad judía, Alberto Indij, argumentó que la Argentina podría ser escenario de episodios como los que hoy se viven en Europa y Medio Oriente. “Ahora podemos tener los problemas a la vuelta de la esquina”, sostuvo Indij, en referencia a los ciudadanos franceses o belgas, oriundos de países árabes, que participaron de atentados.

Quien instruye el expediente es el juez federal Sebastián Ramos a quien ya se le planteó la excarcelación por cuanto ambos hermanos tienen trabajos e incluso uno de ellos es empleado de una empresa estrechamente vinculada al gobierno de los Estados Unidos. Habrá que ver qué pruebas le presentan la fiscalía o el gobierno o las fuerzas de seguridad.

En la comunidad islámica la detención provocó fuerte disgusto. Los hermanos Abraham Salomón son parte de una familia muy conocida de Floresta. Un vocero de la comunidad sostuvo que “vivimos un permanente clima de persecución, pretenden arruinarle la vida a dos pibes muy sanos”.

Página12/El País

16 de noviembre de 2018

“SOMOS MUSULMANES, NO TERRORISTAS”

Imagen: Captura TV

Los padres de los dos jóvenes detenidos por presuntos vínculos con la organización Hezbollah defendieron su inocencia y remarcaron que las armas incautadas en el domicilio pertenecían a una herencia familiar.

«Somos musulmanes, no terroristas. Las armas fueron herencia de un abuelo y estaban guardadas», dijo Paola, la madre de los dos hombres de 25 y 23 años detenidos este jueves a partir de una denuncia de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

Desde su casa en el barrio porteño de Floresta, la mujer insistió: «Mis hijos son inocentes». «Es una denuncia anónima, no sabemos quién fue. Cualquiera puede hacer una denuncia y arruinarle la vida a dos personas”, dijo también la madre.

El padre se sumo al reclamo de justicia y pidió por su inocencia.  El hombre explicó: «no sabemos cuál es la imputación. En el expediente no hay nada concreto».

El presidente de la Confederación de Entidades Argentino Árabes (Fearab), Adalberto Assad, sumó su repudio a la persecución que viven los dos hombres detenidos y pidió «frenar» esa situación.

«Somos argentinos, somos parte del tejido social argentino», enfaitzó Assad, quien señaló que con las detenciones y allanamientos en el marco de una investigación por presuntos vínculos de personas con Hezbollah «se genera un caos». «Es difícil confundir a un musulmán practicante argentino y vincularlo con terrorismo», señaló Assad, quien aseguró que «el Islam es paz».

Consideró además que en este tipo de operativos policiales «los costos los paga una comunidad, la comunidad árabe; somos gente de paz, trabajadora, gente que vive en el día a día».

A partir de una denuncia de la DAIA, fueron detenidos dos hombres «presuntamente relacionados al grupo terrorista Hezbollah», en el marco de un allanamiento en el que se encontraron armas y material del movimiento.

Así lo informó el Ministerio de Seguridad que precisó que, por orden del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 2, a cargo de Sebastián Ramos, la sección Ciberterrorismo de la Policía Federal realizó un allanamiento en un domicilio de la calle Chivilcoy, en el barrio de Floresta, donde se detuvo a dos hermanos de 25 y 23 años de edad.

La investigación habían comenzado a partir de una denuncia del representante legal de la DAIA el pasado 31 de enero, luego de que recibiera un correo electrónico anónimo que alertaba sobre una persona «que sería partidaria del grupo terrorista Hezbollah y habría recibido entrenamiento militar en distintos viajes por Medio Oriente», destacando el hecho de que material audiovisual lo mostraba manipulando armas de guerra.

La Unidad de Investigación Antiterrorista y el GEOF allanaron el domicilio y se detuvo a los dos hermanos, al tiempo que se secuestraron armas, ropa de estilo militar y dispositivos electrónicos.