La reacción conservadora en Latinoamérica, es diseño directo imperial de EEUU. (JR)

LA REACCIÓN CONSERVADORA DEL IMPERIO ANGLOSAJÓN

Por Jorge Rachid

Es que EEUU está perdiendo todas las batallas en el mundo, se ha replegado sobre “su patio trasero”. Ha perdido la guerra de las monedas con China, que logró instalar el Yuan como moneda de intercambio; perdió el Mar de la China por la islas artificiales chinas y la flota que ha emparejado la guerra corta, por esa zona transita el 70% del comercio mundial.

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

29 de octubre 2018

 

Cuando el análisis profundo, apaga el dolor, se puede visualizar el proceso político institucional, que sólo en pocos años, logró reposicionar a la potencia hegemónica, después de más de una década, desde la derrota del No al ALCA, en el 2005.

En efecto, desde entonces intentó EEUU y logró victorias parciales como el golpe en Honduras y parlamentario en Paraguay, que ya hicieron vislumbrar un derrotero de confrontación, que siguió con intentos en Ecuador, Bolivia y Venezuela que fueron bloqueados en su momento, como en nuestro país, desde el 2008 con la llamada crisis del “campo”

Es que EEUU está perdiendo todas las batallas en el mundo, se ha replegado sobre “su patio trasero”. Ha perdido la guerra de las monedas con China, que logró instalar el Yuan como moneda de intercambio; perdió el Mar de la China por la islas artificiales chinas y la flota que ha emparejado la guerra corta, por esa zona transita el 70% del comercio mundial.

No sólo con China que además ejecuta con precisión la Ruta de la Seda, por vías marítimas y terrestres, que invadirá comercialmente  a la UE, sino que no pudo controlar el Estrecho de Ormuz por donde pasa el 60% del gas y el petróleo ruso hacia Europa. Tampoco pudo con la Península de Crimea, donde los rusos se hicieron fuertes, ante el golpe a Ucrania.

La combinación de Fondos de Inversión y Medios Hegemónicos, que eran  de comunicación y ahora son factores de poder, está en su etapa desesperada, ante la aparición de un mundo Multipolar. que le disputa la hegemonía, que controlan desde 1989 por la caída del Muro. Ese esquema es el sostenido por la alianza Unipolar: EEUU. Israel y Arabia Saudita, más el Reino Unido.

La ruptura de los bloques continentales, la aparición de procesos xenófobos en Europa, la irrupción de Trump. fueron la coronación de un reposicionamiento a la defensiva, ante este panorama internacional. Se requirió entonces una política más dura, rápida y brutal sobre América Latina.

Comenzó desde el 2014 con la propuesta demócrata de la Alianza Transpacífico, en clara oposición al Banco de Infraestructura e Inversión chino, que se posicionó para competir con el FMI. Entonces esa propuesta votada por los republicanos, exigió desbloquear Cuba, poner en marcha nuevamente, después de 45 años la lV Flota y terminar con las FARC, para poder avanzar sobre los populismos de América Latina.

Lo hicieron por donde se pudiese, en sus diferentes tácticas, desde el golpe parlamentario a Dilma, a la estrategia del Cambio que hicieron bandera de destrucción de 20 años, de redistribución de la riqueza en los gobiernos populares, que desde el UNASUR y la CELAC propiciaron a EEUU. su mayor daño en los intereses y aislamiento estratégico en la región.

Entonces todas las herramientas fueron disponibles para desmontar, como en los años 50 o 70, de la mano de dictaduras militares formadas en la Escuela de las Américas de EEUU, como hoy son formados jueces en el Departamento de Justicia y medios guionados en el Departamento de Estado de EEUU, que son quienes llevan adelante la batalla por el espacio símbólico y la conciencia de los pueblos.

Los triunfos de los procesos reaccionarios, de mezcla de racismos expulsivos, colonialismo y alineamientos sumisos, represión interna, persecución y cárcel a opositores, privatización de empresas del estado, endeudamiento externo y pérdida de soberanía nacional. La pregunta entonces es como en cada etapa histórica: ¿existe una conciencia nacional de Patria Grande que resistirá y volverá al poder? La historia demuestra que sí, que los coloniajes nunca fueron permanentes y el peronismo en nuestro país lo demostró: Podrán ahora, no podrán siempre por las fuerzas del pueblo en lucha.

Jorge Rachid