Hoy es el día para acompañar a estar mujer que durante años estuvo sola dando la vuelta a la plaza de Ledesma para denunciar el secuestro y desaparición de su marido, el médico Luis Aredes.

UNA MUJER

Hoy es el día para recordar lo que Olga nos decía así, sola, con su dolor hecho cartel y su coraje hecho pañuelo: el Ingenio Ledesma es el impune responsable de las desapariciones que ejecutó la dictadura para limpiar la resistencia a la explotación de los Blaquier.

Hoy es el día de Olga Aredez, una de las 14 fundadoras de Madres de Plaza de Mayo.

Hoy es el día para acompañar a estar mujer que durante años estuvo sola dando la vuelta a la plaza de Ledesma para denunciar el secuestro y desaparición de su marido, el médico Luis Aredez.

Hoy es el día para recordar lo que Olga nos decía así, sola, con su dolor hecho cartel y su coraje hecho pañuelo: el Ingenio Ledesma es el impune responsable de las desapariciones que ejecutó la dictadura para limpiar la resistencia a la explotación de los Blaquier.

Hoy es el día para señalar que Olga murió del cáncer producido por la contaminación con la que el Ingenio Ledesma intoxica a su pueblo, el de Olga, ese que durante años no se atrevió a acompañarla a dar la vuelta a la plaza, ese que quizá ahora sí, ahora – al fin- pueda sacarse de encima el terror  y con los pies, recuperar eso que los Blaquier intentan desaparecer, eso de lo cual Olga  es símbolo, eso que me hace hoy recordalra para agradecer.

Eso que cualquier palabra empobrece.

Eso que necesitamos hoy, como ayer y seguramente mañana.

Eso.

Llamemoslo Olga Aredez.

Eso.