Macri sin patria y sin bandera. El presidente no viajó a Rosario pero festejó el préstamo del FMI que condiciona a millones de familias argentinas.

EL IMPERIO NUNCA PAGA

Por Juan Alonso

Macri se parece a Rivadavia y no a Belgrano.

El primero endeudó al país con el imperio inglés y murió solo en Cádiz.

Belgrano hablaba y leía latín, francés, italiano e inglés.

Fue un economista brillante y un guerrero honorable.

 

 

Por Juan Alonso

 

El presidente no viajó a Rosario pero festejó el préstamo del FMI que condiciona a millones de familias argentinas.

Macri se parece a Rivadavia y no a Belgrano.

El primero endeudó al país con el imperio inglés y murió solo en Cádiz.

Belgrano hablaba y leía latín, francés, italiano e inglés.

Fue un economista brillante y un guerrero honorable.

Lo recordó «El Manco» Paz en sus memorias.

Rivadavia persiguió a San Martín y lo obsesionaba la honradez y la perseverancia de Belgrano que lo desafió.

Macri encarna los valores de los enemigos de Belgrano.

El héroe volvió de Tucumán con plata prestada y murió con lo puesto.

Pero dejó una obra monumental.

El país es una palomita de cornisa con excluidos, hambrientos y presos políticos.

Macri debería aprender de Rivadavia: el imperio nunca paga.