Al robar el futuro a los trabajadores, la seguridad social desaparece. (JR). El Fondo de Garantía de Sustentabilidad del ANSES es el capital, en términos de fondos nacionales, intangible para otros fines que no sea su propia capitalización a futuro

EL GRAN ROBO

Por Jorge Rachid

Es una característica del neoliberalismo: saca recursos de la Seguridad Social, precariza el trabajo flexibilizando, concentra la riqueza, baja el consumo, plantea “metas de inflación”, abre la economía al saqueo mundial, malversando los recursos naturales y internacionalizando la economía, sometiendo al pueblo argentino.

 

 

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

18 de junio 2018

 

Es una característica del neoliberalismo: saca recursos de la Seguridad Social, precariza el trabajo flexibilizando, concentra la riqueza, baja el consumo, plantea “metas de inflación”, abre la economía al saqueo mundial, malversando los recursos naturales y internacionalizando la economía, sometiendo al pueblo argentino.

Es una las condiciones planteadas por el Ministerio de Economía del Poder Global Hegemónico de EEUU a través del FMI, usar los fondos genuinos de trabajadores activos y pasivos de los argentinos, acumulados para el Pacto Intergeneracional de la planificación estratégica de jubilaciones, pensiones, discapacidades, invalideces y AUH, para pagar gastos corrientes.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad del ANSES es el capital, en términos de fondos nacionales, intangible para otros fines que no sea su propia capitalización a futuro o la liquidación de beneficios por períodos de tiempo, que garanticen la continuidad del sistema, de ahí su nombre. Ese Fondo es parte del botín de guerra que exige el FMI.

Gastos corrientes significa que de esos fondos del FGS previsional, saldrán gastos que debería  pagar el Tesoro Nacional, que se sustenta vía impuestos nacionales, aduanas y manejos financieros del Estado, que al intentar cerrar el déficit fiscal, que es un mayor gasto que la recaudación y  esa es la razón del FMI que exige sea anunciado como recurso corriente.

Esta situación no sólo pondrá en peligro el futuro previsional argentino con una finalidad que ya conocemos: la privatización del sistema de jubilaciones y pensiones por un sistema de capitalización que vuelva a sepultar el sistema solidario, que forma parte de nuestra cultura. También afectará los haberes actuales.

Es que quienes estén próximos a jubilarse deberán esperar en el caso de las mujeres por 5 años más y quienes reciban haberes actualmente serán pasibles de futuras legislaciones como la que modificó la fórmula del cálculo que amputó los salarios en un 11% con la Ley Previsional, que originó una de las mayores protestas públicas en nuestro país, con alto costo político al gobierno.

Es decir que lo que está en juego no es un sistema con más o menos recursos, sino la composición del salario previsional, que va camino a segmentar la sociedad en jubilados de primera, segunda y tercera categoría. Desde la llamada Ley de Reparación eso ya está sucediendo, porque los mayores de 70 años reciben una retribución al 80% de la mínima y sin derechos a familiares a futuro. Limosna.

Pero de instrumentarse como lo plantea el FMI, la primera etapa será el desguace del FGS hacia otros fines, pero además los aportes de los salarios mayores tendrán un techo, a partir de lo cual podrán aportar a Fondos Privados de Inversión tipo AFJP. O sea se trata de una nueva descapitalización llamada “descreme” como en los 90.

En ese esquema la ruptura  solidaria del sistema se destruye, ya que el mismo garantiza que quien más gana, aporta por el que menos gana, el más joven por el más viejo y el más sano por el más enfermo, esa es la triada de la Solidaridad. Eso se rompe con la política de descreme que afianza los Mercados Financieros y lleva a la financiarización del país, en desmedro de la producción.

Si a eso agregamos la baja de los aportes patronales, que ha determinado este gobierno brutal, salvaje e inhumano, que ha mostrado su rostro colonizador y cipayo, vemos deslizarse el ANSES a una cooptación por parte de la especulación, en detrimento de los jubilados y asistencias sociales. Frenar estos acontecimientos, lo antes posible, define el campo nacional y popular, del campo enemigo, ya que el tema es estructural de la Justicia Social y eso sólo sucederá en la calle, movilizando.

 

 

Jorge Rachid