Ha sido vinculado a "por lo menos" 139 causas por delitos de lesa humanidad y fue imputado en 800 causas por este tipo de delitos.

LUCIANO BENJAMIN MENENDEZ, UN CRUEL ASESINO SERIAL MENOS

Fue un militar argentino, destituido de su rango de general de División por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), durante la cual se desempeñó como comandante del III Cuerpo de Ejército con sede en Córdoba desde septiembre de 1975 hasta septiembre de 1979. Fue responsable tambien del asesinato de Monseñor Angelelli. Un asesino sanguinario, una fiera, una mierda de persona.

NAC&POP

27/02/2018

Luciano Benjamín Menéndez nacio en la localidad de San Martín, provincia de Buenos Aires, el 19 de junio de 1927 y murió en Córdoba, este 27 de febrero de 2018.

Una famosa y triste imagen de agosto de 1984 lo muestra atacando con un cuchillo a Madres de Plaza de Mayo y jóvenes que lo insultaban

Dirigió las acciones represivas de las Fuerzas Armadas y de Seguridad en

diez provincias durante las décadas del 60 y 70.

Se desempeñó como gobernador de Córdoba solo por un día, demostrando el sometimiento de las fuerzas civiles a las fuerzas armadas.

Estando detenido por varias causas sobre la represión en el III° cuerpo de Ejército, fue indultado por el presidente Carlos Menem en 1990, 4 días antes de que se iniciara el juicio en su contra.

En 2005 la justicia declaró inconstitucionales los indultos al Gral. Menendez 5y fue procesado por delitos de lesa humanidad.

El 24 de julio de 2008, en la primera de las causas penales en su contra que llegó a juicio, el Tribunal Oral Federal Nº 1 de la Ciudad de Córdoba lo condenó a prisión perpetua, en carácter de coautor mediato, por el secuestro, tortura y desaparición de cuatro militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), en 1977 en La Perla.

Dispuso revocar su prisión domiciliaria y ordenaron su traslado a una cárcel común dependiente del Servicio Penitenciario Provincial, lo que era un histórico planteo de las partes querellantes que representan a las víctimas.6

Fue la persona que más condenas a prisión perpetua ha recibido en la historia argentina, con trece condenas.

Entre los militares integró el grupo de «Los Duros», con Emilio Eduardo Massera, Ramón Genaro Díaz Bessone, Santiago Omar Riveros y Carlos Guillermo Suárez Mason, quienes se oponían a «los blandos» representados por Videla-Viola, acordes a las políticas neoliberales de José Alfredo Martínez de Hoz y más proclives a establecer diálogos con sectores políticos.

Entre otras causas, Menéndez está implicado en la llamada Masacre de Las Palomitas (1) , ocurrida en julio de 1976 cuando fueron fusilados doce detenidos en Salta.

Partidario acérrimo de que la Argentina entrara en guerra contra Chile en el Conflicto del Beagle, el jefe del III Cuerpo del Ejército que sería la punta de lanza de la Operación Soberanía en 1978, se hizo famoso por una frase: “Si nos dejan atacar a los «chilotes», los corremos hasta la isla de Pascua, el brindis de fin de año lo haremos en el Palacio La Moneda y después iremos a mear el champagne en el Pacífico”.

Durante el juicio de 2008, Menéndez reivindicó el accionar de las FFAA y de Seguridad durante la «guerra contra la subversión», culpando a los guerrilleros como quienes comenzaron «la guerra», al atacar a gobiernos democráticos en las décadas del 60 y 70.

Por otra parte, se hizo responsable de todas las acciones que hubieran ocurrido bajo su jurisdicción, desvinculando a todos sus subalternos.

En 1997 el juez español Baltasar Garzón solicitó la detención y extradición de 45 militares argentinos y un civil a quienes procesó por genocidio, terrorismo de Estado y someter a torturas a presos políticos durante el régimen de facto que gobernó en Argentina entre 1976 y 1983.

Entre ellos se encuentra Luciano Benjamín Menéndez.

El pedido fue rechazado varias veces por el gobierno argentino alegando el principio de territorialidad.

El 27 de julio de 2003 el presidente Néstor Kirchner mediante el Decreto 420/03 modificó el criterio de rechazo de las extradiciones sustentado hasta ese momento ordenando «obligatoriedad del trámite judicial» solicitado por la Justicia española, y abriendo así el camino a la extradición efectiva de los militares requeridos.

En agosto de 2003, el entonces presidente de España José María Aznar ordenó no continuar con el proceso de extradición de los solicitados por crímenes durante el gobierno de facto en Argentina.

Pero en 2005 esta decisión fue anulada por el Tribunal Supremo de España,  ordenando continuar adelante con las extradiciones solicitadas por Garzón.

El 11 de diciembre de 2009 fue condenado junto con otros represores a prisión perpetua por el crimen de Albareda, un ex-subcomisario de la década del 70.

Es la tercera condena para el ex general.

En 2010 recibió nuevas condenas cuando fue hallado culpable de delitos de lesa humanidad.

Tras la confirmación por parte de la Corte Suprema de Justicia de la condena a prisión perpetua que dictó en 2008 el Tribunal Oral Federal de Tucumán, Menéndez fue dado de baja del Ejército, lo cual implicó la pérdida de su rango y su condición de militar, a través de una resolución del Ministro de Defensa Arturo Puricelli el 27 de mayo de 2011.

El 4 de julio de 2014 se le sumó una nueva condena a cadena perpetua al ser hallado responsable junto con Luis Fernando Estrella por el asesinato del obispo de La Rioja Enrique Angelelli.

El 25 de agosto de 2016 recibió otra condena a cadena perpetua, en el marco de la megacausa judicial La Perla en la provincia de Córdoba, en la que se juzgaron por primera vez hechos cometidos antes del golpe de 1976 como delitos de lesa humanidad.

Murió el 27 de febrero de 2018, en el Hospital Militar de la ciudad de Córdoba, donde estaba internado desde el día 7 de febrero por una dolencia cardíaca.

Uno menos.

 

N&P: (1): Los asesinados en la Masacre de las Palomitas fueron Celia Raquel Leonard de Ávila, Evangelina Botta de Nicolai, María Amaru Luque de Usinger, María del Carmen Alonso de Fernández, Georgina Graciela Droz, Benjamín Leonardo Ávila, Pablo Ouetes Saravia, José Ricardo Povolo, Roberto Luis Oglietti, Rodolfo Pedro Ussinger, y Alberto Simón Zavarnsky.