Hoy nace la resistencia a las políticas de este Gobierno", definió Palazzo, en un encendido discurso.

MOYANO RETOMO SU LIDERAZGO ANTE 400 MIL COMPAÑEROS Y LE APUNTO A MACRI: «TODA VICTORIA ES RELATIVA, TODA DERROTA ES TRANSITORIA»

“Los ataques a las organizaciones sindicales son para seguir llevando adelante políticas para hambrear a la gente y perjudicar a los trabajadores. Los que más queremos la pacificación del país somos los trabajadores, pero la pacificación del país se hace con salarios dignos donde los chicos puedan comer dignamente”.

NAC&POP
21 de Febrero 2018

Hugo Moyano protagonizo una jornada histórica por muchos sentidos.

Volvio a la conduccion de Camioneros en la practica y de alguna manera «revivio» el MTA junto a la CTA y a los nuevos sectores sindicales combativos como la Corriente Sindical Federal.

Volvió a ser el Moyano de la «CGT que lucha» que supo asumir la conducción táctica del movimiento nacional y popular cuando los Kirchner todavía no se habían hecho cargo de ella en el 2000.

Su discurso fue a los Pancho Villa, desafiante y sencillo. Hablaba de amenazas, de muerte, de dar la vida por el pueblo.

Moyano ya paso por una enfermedad que lo comprometió y ve las cosas desde otra optica.

Para hacer frente a  las amenazas del gobierno de los gerentes, pidió apoyo y el pueblo peronista organizado en el trabajo se lo dio.

No así los sectores de la clase media «suelta» que no adhirió masivamente como si lo hará el próximo 24 de marzo.

Su oportuno o poco oportuno enfrentamiento con Cristina y su acercamiento con la Sociedad Rural y el mismo Macri lo situaron del otro lado de la grieta.

Pero los tiempos han cambiado.

Macri y su asociación ilícita se ha ganado un lugar en el repudio de los trabajadores organizados, de los jubilados, de los jóvenes sin trabajo, de los despedidos, de los amenazados, de la juventud que se crió en un clima democrático de DDHH y hoy se encuentra acosada por las fuerzas de seguridad y ante casos de muerte de militantes de distintos signos, viendo amenazada su libertad y su dignidad.

Va a ser difícil pensar en la reconstrucción del peronismo victorioso sin la participación plena de Hugo Moyano en la mesa que tome las decisiones después de esta muestra de su convocatoria.

Solo él y Cristina son capaces de reunir una multitud igual.

Y la Dictadura del Proceso pero en su contra como en la marcha del 2×1.

El líder de Camioneros cerró el acto tras la multitudinaria marcha y tuvo un fuerte discurso en el que apuntó directamente a Macri.

Hugo Moyano, brindó un fuerte discurso de cierre frente a la inmensa convocatoria que tuvo cita en la Avenida 9 de Julio contra las políticas de ajuste del gobierno de Mauricio Macri.

El dirigente arrancó cuestionando las versiones que indicaban que la marcha era en apoyo a él y no en contra de las políticas de ajuste: “Dicen que vienen a respaldarme a mí, no estoy implicado en ninguna causa, pero si tuviera un problema, sepan que tengo las suficientes pelotas para defenderme yo solo”.

Luego de esas primeras palabras, la multitud comenzó a cantar “si lo tocan a Moyano les paramos el país” y continuaron con el cántico de insultos a Mauricio Macri que se viene repitiendo cada vez más a menudo en los estadios de fútbol.

“¡Mauricio Macri La puta quetepario!”
“¡Mauricio Macri la puta quetepario!”

El sindicalista interrumpió y en tono desafiante dijo: “Déjenmelo a mí”.

https://youtu.be/f07fAxzdsEk

En otro tramo duro del discurso, el lider sindical aseguró que “No somos antidemocráticos, no somos desestabilizadores, el objetivo es decirle al gobierno. Sr. Presidente, no siga aplicando políticas que hambrean a la parte más sensible de la sociedad”.

Además Moyano denunció que “Los ataques a las organizaciones sindicales son para seguir llevando adelante políticas para hambrear a la gente y perjudicar a los trabajadores”.

“Los que más queremos la pacificación del país somos los trabajadores, pero la pacificación del país se hace con salarios dignos donde los chicos puedan comer dignamente”.

“Ellos no le tienen temor a los dirigentes, ellos les tienen temor a ustedes.”

“Moyano no es nada, ¿saben por qué es algo Moyano?”

“Porque lo respaldan ustedes. “

“A los trabajadores tienen que tenerles respeto”, afirmó.

Antes de finalizar, el dirigente aclaró que no tiene “miedo de ir preso, estoy dispuesto a ir preso si la justicia cree que tengo que ir.

“No tengo miedo de que me maten, estoy dispuesto a dar la vida por los trabajadores.”

“Lo digo de corazón porque así lo siento. Aquí estoy, no me voy a ir del país, no tengo plata afuera como me quisieron inventar”.

“Fíjense que estos señores, en los modelos económicos que tienen ni ellos tienen confianza.”

“Si tuvieran confianza, toda la guita que tienen afuera la traerían a invertir al país, pero ni ellos se tienen confianza”, chicaneó.

“Le digo al Sr Presidente que no somos golpistas como lo fueron ellos en su momento, pero si somos luchadores”, aseguró.

Para el cierre, Moyano se guardó la frase más fuerte de su discurso: “Le digo una frase al Sr Presidente.

‘Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria’, por eso compañeros preparémonos los trabajadores cuando llegue el momento de expresar la voluntad democrática.

Piensen bien, los gorilas no pueden estar más en la conducción del país».

Así como todo el mundo canto el Himno nacional argentino, introducción incluida, (como en el futbol) con gran fervor al finalizar el acto canto la marcha «Los muchachos peronistas» con alegría y aun algunos sectores siguieron con aquel «junto a  Néstor y Cristina»

Después recibió muchos adherentes el Indio Solari ya que su música sonaba por los altoparlantes y los obreros organizados se sabían toda la letra.

Muchos cuadros peronistas de larga trayectoria, asi como también periodistas identificados con la «década ganada» se quedaron tomando café en los alrededores de la 9 de Julio mientras la multitud reunida marchaba-ahora-para sus casas.

La historia continua involucrandonos.

Los líderes sindicales apuntaron en sus discursos contra el techo a las paritarias, la reforma jubilatoria y los despidos. La avenida 9 de Julio fue un mar de trabajadores, que se desconcentraron de manera pacífica.

Miles de trabajadores de distintos gremios se unieron para decirle «basta al ajuste y a los despidos». (Foto Twitter: CTA)

Ante miles de trabajadores, dirigentes sindicales, sociales y políticos, se desarrolló el acto central de la marcha contra el ajuste que ejecuta la gestión de Mauricio Macri, contra los despidos masivos en el Estado y por negociaciones paritarias dignas.

«Acordamos repudiar enérgicamente la rebaja a los jubilados y reclamar la derogación de la ley previsional, exigir negociaciones libres y sin topes, rechazar en todos sus términos el proyecto de reforma laboral que el Ejecutivo ha enviado al Parlamento nacional, rechazar el megaDNU», lanzó Juan Carlos Schmid, otro de los miembros de la cúpula de la CGT, quien fue el primer orador.

“En estos dos años, el Gobierno logró endeudar al país de manera infinita y que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres”, consideró.

El secretario general de La Bancaria Sergio Palazzo, – que viene de ganar la batalla paritaria en la Justicia- comenzó su alocución de buen humor, jactándose de la cantidad de manifestantes: «¿Querían saber cuántos éramos?

Seguramente muchos más que los 50 que fueron a apoyarlo a Macri hace una semana», bromeó.

Palazzo acusó al Gobierno de violento por cada promesa incumplida y cada derecho avasallado.

El líder de los bancarios felicitó a quienes fueron provocados por la Policía camino a la movilización y no respondieron.

«No hace falta que empiecen con la cacería cuando termine la marcha», advirtió. «Violencia es otra cosa. Violencia es haberle robado a los jubilados en el Congreso, violencia es querer imponer una nueva ley laboral que quita derechos, violencia es cuando derogan impuestos a las empresas y pretenden cargárselos a los trabajadores, violencia es intentar ponerle techo a las paritarias y violencia es atacar a las organizaciones sociales», apuntó.

«Si quieren ir a buscar ladrones, les pasamos una dirección: Balcarce 50», lanzó Yasky.

«Violencia es mentir como cuando prometieron pobreza cero y hoy tienen 1.500.000 más de pobres. Le decimos al presidente Macri basta de ajuste, basta de extorsionar a la clase trabajadora.

Hoy nace la resistencia a las políticas de este Gobierno», definió Palazzo, en un encendido discurso.

Pablo Micheli anunció que se continuará la lucha si siguen los despidos.

En su momento, el secretario general de la CTA, Pablo Micheli, consideró que los funcionarios de Cambiemos «son vagos que vinieron a llenarse los bolsillos a costa de los jubilados, de los más pobres, del sacrificio de los trabajadores» y anticipó que si no cesan los despidos «habrá que seguir con la lucha».

Esteban Castro, de la CTEP, en representación de los movimientos sociales.

Las organizaciones sociales, que dijeron presente en la marcha con importantes columnas, tuvieron también su representación arriba del escenario.

«Mis compañeros hoy no tienen una changa para trabajar, tienen que vivir con 4.700 pesos. Díganme, ¿qué CEO de una empresa puede vivir con esa guita?», preguntó retóricamente el líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Esteban Castro.

Hugo Yasky, titular de la CTA, consideró que el 21F fue el «día de la unidad de los trabajadores».

«Este día va a quedar en la historia como el día de la unidad de los trabajadores, el día de la dignidad de los que no nos ponemos de rodillas frente a la voluntad de los patrones», determinó Hugo Yasky, titular de la CTA, y se lanzó duro contra la gestión macrista: «Sabemos que el gobierno interviene algún sindicato, arma alguna causa, por eso nosotros bancamos al compañero Moyano, al compañero Baradel. Si quieren ir a buscar ladrones, les pasamos una dirección: Balcarce 50″.

El acto comenzó a las 14.40 y se prolongó 45 minutos. Cada orador habló durante 5 minutos, salvo Moyano que se extendió 23.

Mientras tanto, el gobierno nacional miró con atención la jornada histórica que buscó marcar un vértice en la era Cambiemos.

Las cosas han cambiado, pero no para su lado. La crisis del gobierno se acentúa con pronostico reservado.

Fuente: Infonews