Tal vez le haga bajar la altura al piloto de Alitalia para poder ver a Buenos Aires o Cordoba o alguna zona de la provincia y sus campos verdes.

TAL VEZ FRANCISCO MIRE A SU PATRIA DESDE EL CIELO DE SU AVIÓN

Por Lucho Galende

La mas importante: visita a Temuco, nervio mapuche, con misa prevista para unas 400 mil personas, con papa movil recorriendo entre la gente y expreso rechazo a cualquier dispositivo de seguridad reforzada, visita de organizaciones sociales y almuerzo largo con unos 30 loncos que se están defendiendo de la pobreza y el desplazamiento territorial en manos de grandes capitales.

Por Lucho Galende

Tal vez le haga bajar la altura al piloto de Alitalia para poder ver a Buenos Aires o Cordoba o alguna zona de la provincia y sus campos verdes.

Tal vez El Papa Francisco pasa por ahí a las 19.00 hs maso. Lleva una agenda interesante a Chile y Peru con varias dedicatorias sopladas contra la ventanilla del avión que no baja.

La mas importante: visita a Temuco, nervio mapuche, con misa prevista para unas 400 mil personas, con papa movil recorriendo entre la gente y expreso rechazo a cualquier dispositivo de seguridad reforzada, visita de organizaciones sociales y almuerzo largo con unos 30 loncos que se están defendiendo de la pobreza y el desplazamiento territorial en manos de grandes capitales.

A Macri, que ahora está a 15 min con el helicoptero q le presta Turner, en Villa La Angostura, le negó un encuentro. Ya habrán pasado por el lujoso country, de visita, las figuras mas importantes de Cambiemos y habrán masticado un cordero con abundante bronca por el desplante.

Tal vez ocurra, en estos dias, algo que contrarreste el efecto de semejante sotanazo, sobre todo pensando en los presidentes de la región y el mundo que miran con atención la relación del Papa con el presidente de su país, en un contexto internacional dinámico e impredecible donde el Vaticano suele moverse con claridad, anticipación y, parece, ahora, liderazgo.

Pero Mauricio almuerza con Lewis y les pega y mata a los mapuches. Y el periodismo oficialista desvía hacia un luchador social como Grabois que, entre otras tantisimas cosas, desbarató la asquerosa operación del gobierno y sus medios con un niño al q apodaban Polaquito, que fue hablado por el discurso del odio porque la policía lo amenazó.

El pueblo cristiano argentino debería anotar las líneas de su líder espiritual y olvidar a los periodistas agarrados a una defensa a cualquier costo de las políticas del actual gobierno.

 

Lucho Galende.

Vocero

No conozco al Papa