“Sólo se ve bien con el corazón”, dice el mismo texto. En política esta situación es la herramienta de la estrategia del engaño

LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS

Por Jorge Rachid

Como toda estrategia, tiene carambolas a varias puntas que pasan desapercibidas para la mayoría de la población. Esos objetivos que están lejos del eje de la discusión, en el caso de la mal llamada Reforma Previsional que gira sobre porcentajes, disminución de haberes, retroactividad de la ley y falta de progresividad de los ingresos que indica la Constitución Nacional. Otras realidades permanecen ocultas.

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

19/12/17

“Sólo se ve bien con el corazón”, dice el mismo texto.

En política esta situación es la herramienta de la estrategia del engaño, como en Fuenteovejuna “todos a una”, corren detrás del supuesto victimario, en la política, siguiendo al conejo de madera, que como en carreras de galgo, lanzan desde el gobierno para que todos intenten agarrarlo, mientras los verdaderos corren por otros caminos.

Como toda estrategia, tiene carambolas a varias puntas que pasan desapercibidas para la mayoría de la población.

Esos objetivos que están lejos del eje de la discusión, en el caso de la mal llamada Reforma Previsional que gira sobre porcentajes, disminución de haberes, retroactividad de la ley y falta de progresividad de los ingresos que indica la Constitución Nacional.

Otras realidades permanecen ocultas.

¿Cuáles son me preguntará el lector?

Son aquellas verdaderas intenciones del poder, que impone al gobierno un modelo económico social dependiente de los dictados de los organismos de crédito multilaterales, que es el primer dato del ocultamiento: esta ley está impuesta por presión, desde hace casi dos años por el FMI, que tiene escrito para “ sus recomendaciones para la Argentina”, la baja de los salarios jubilatorios, el aumento de la edad de acceso, el menor ingreso de los nuevos beneficiarios a futuro a los fines de perseguir el “noble” fin de bajar el déficit fiscal.

Se puede leer en las páginas del organismo en inglés y español.

Entonces ya vamos descorriendo el velo de una segunda intención sobre la agenda previsional, que es estructural, que modifica no sólo el cálculo del haber, sino que establece jubilados de primera y segunda categoría, aquellos que hayan cumplido los 30 años y los que no.

Además de ser claramente inconstitucional una segmentación así, impone a los futuros, como lo hicieron con la falacia de la Reparación Histórica, un salario a los adultos mayores que es el 80% y no deja derechos habientes, es decir los parientes de primera generación no perciben pensión al momento del fallecimiento, desamparando familias, hijos discapacitados y familiares a cargo como madres y padres.

El otro objetivo es el negocio financiero de los grandes grupos económicos, que a través de la Bolsa captan recursos de la Seguridad Social para sus negocios privados, al estilo de las AFJP, pero que será diferente, será sólo para aquellos que perciban salarios superiores a los 25 mil pesos, cuyo descuento previsional a partir de ese monto será optativo a la capitalización individual, descremando el sistema de reparto como en los 90, con el fin de secar el sistema de reparto, cuestión que comenzó ya, con la ley de Reparación Histórica como denunciamos hace un año.

Entonces hasta ahora vimos dos objetivos escondidos: el cumplimiento estricto de las órdenes emanadas del FMI, que con sus nuevas misiones del artículo lV sobre la Argentina está dirigiendo la economía de nuestro país en un coloniaje vergonzoso.

El otro es la instalación subrepticia del sistema de capitalización individual a favor del negocio privado, que durante los 14 años de la ley 24241, le costó al sistema previsional un drenaje de 70 mil millones de dólares, que se llevaron: empresarios, timba financiera de papeles que incluso financiaron empresas extranjeras, como nos enteramos con las quiebras de Parmalat en Italia, la Enron de EEUU y la misma Fortabat en nuestro país, que quemaron capitalizaciones de jubilados futuros.

Pero hay más objetivos estratégicos del cual no es menor el disciplinamiento del mercado laboral, que al desnudar de derechos a los trabajadores, los deja a merced del asistencialismo estatal, limosnas que lejos están de constituir un acto de Justicia Social.

Este escenario hace bajar el nivel de conflicto laboral, prolongar la vida de trabajo ante la incertidumbre salarial, obturar el ingreso de jóvenes a la actividad, construyendo el colchón necesario para establecer la flexibilización laboral, ante la presión de los desocupados.

Es una clara señal al sector empresarial del nuevo perfil de país, que somete a sus trabajadores y jubilados a las exigencias del capital salvaje, que viene sobre los servicios, no sobre la industrialización como se quiere presentar.

Esos servicios son los que constituyen el ahorro interno genuino de trabajadores activos y pasivos en los sistemas solidarios de salud y previsionales, que constituyen una masa de recursos sobre la cual se plantea el saqueo.

La llamada Cobertura Universal de Salud es un buen ejemplo de esta afirmación: bajo un falso precepto, de una cobertura que ya existe, se financia con 8 mil millones pesos del Fondo de Redistribución Solidaria de las Obras Sociales, de los trabajadores, que son indelegables a otros fines.

Un delito sin dudas.

Un elemento no desdeñable es el disciplinamiento de los gobernadores, sometidos a la extorsión de un poder central, que acorrala con presión financiera y amenaza con carpetazos, a los cuales los pusilánimes y traidores ceden antes de apostar al futuro con decisiones dignas, que sin dudas está lejos de los personajes actuales.

Entregar a los jubilados para pagar los salarios de fin de mes en sus provincias, es una muestra de corrupción institucional, ya que si fueran peronistas, movilizarían sus provincias en contra la extorsión del poder central, denunciarían públicamente la situación y jugarían ante la historia.

Por último la decisión de reprimir no es un dato surgido de la agresión, es una determinación estratégica, que ya ha costado dos muertos en los últimos meses, y que plantea que no hay más camino que aceptar resignadamente estas decisiones.

Pero han obtenido una victoria a lo Pirro, han ganado una batalla que significa su propia muerte política, ya que así será a quienes votaron por una ley que lesiona derechos conquistados, marca la verdadera esencia del régimen, y desnuda en toda su dimensión el coloniaje claudicante que se está instalando en el país.

Por último, el movimiento nacional ha identificado al enemigo, es público y notorio, lo cual augura un rápido proceso de descomposición democrática del régimen, de la mano del conflicto social que provoca.

JR/