Fernando Esteche, quién está preso en la cárcel de Marcos Paz por orden del juez Claudio Bonadio por supuesta traición a la patria, le escribió una carta a Milagro Sala.

CARTA DE FERNANDO ESTECHE A MILAGRO SALA.

Esta es una de esas cartas que uno no imagina escribir nunca y que duelen como pocas. La carta de un preso a una prisionera. Algo, es notable, que está atacando a nuestro país que lo va volviendo impiadosos y que va sumando nombres en las listas de presos políticos.

La García

15/12/2017

13 de diciembre de 2017

Cárcel de Marcos Paz

Flaca, compañera y amiga

Esta es una de esas cartas que uno no imagina escribir nunca y que duelen como pocas.

La carta de un preso a una prisionera.

Algo, es notable, que está atacando a nuestro país que lo va volviendo impiadosos y que va sumando nombres en las listas de presos políticos.

Tu hija se comunicó la misma mañana de las fatídicas noticias con mis hijas.

Nos transmitió acompañamiento y solidaridad.

Algo que surge despojado de cálculo entre los como nosotros.

En mi cárcel anterior fuiste un sostenimiento muy importante y no me olvido de eso.

Como tampoco lo olvida mi familia.

Yo sé que con todas mis fuerzas y posibilidades intenté acompañarte en este trance que te toca vivir, seguramente me quedé corto.

Los egos y celos, los cálculos políticos de los mediocres a los que nunca les va a pasar nada, los sectarismos, han atentado y siguen atentando contra una campaña necesariamente más fuerte y más amplia para que no haya más presos políticos en Argentina.

Yo espero sinceramente que puedas estar en Navidad en tu casa aunque sigas en condición de prisionera.

A veces el revanchismo del que somos rehenes se vuelva tan cruel que hasta especula con estas cosas.

Son tiempos raros, de fascinación, no importa ni la verdad ni los procedimientos. Importa la noticia para la TV y la emprenden contra algunos compañeros que son símbolos.

En mi caso, vos sabés, no es la primera vez que me toca pasar por esto.

El menemismo me tuvo preso y el kirchnerismo también me tuvo preso.

Nadie entienden bien cuál es mi rol en todo esto pero también sucede que muchos creen que los como nosotros debemos estar todos presos, no importan las culpas, lo que importa son los castigos.

Un ocurrente columnista describía el país y decía que lamentaba lo que pudiera pasar cuando cambie el tiempo político (porque el tiempo político más tarde o más temprano cambia).

Se lamentaba porque decía que Luis o yo importábamos una revancha sobre, por ejemplo, el mago sin dientes.

Me resultó ocurrente y gracioso si es que uno puede sacarle el velo trágico que viste la situación.

Están avanzando con sus reformas de restauración neoliberal.

Nuestros lugares hoy son trincheras muy alejadas de las primeras líneas porque lógicamente aquellos sectores de nuestro pueblo que advierten la situación están intentando defenderse de los embates del gobierno.

Te mando un enorme abrazo con fuerza y sincero afecto y respeto.

Fernando