En marzo de 2016 Cambiemos, luego de despedir a 200 personas en la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, nombró allí a la ex esposa de Montenegro con un salario superior a los $ 120 mil por mes.

DENUNCIAN QUE EX ESPOSA DE MONTENEGRO ERA PRESIDENTA DE MESA DONDE DESAPARECIERON VOTOS A CRISTINA

Grave denuncia de la diputada María Teresa García: la ex esposa de Guillermo Montenegro, el candidato a diputado de Cambiemos por la Provincia de Buenos Aires, fue presidenta de una mesa en la que desaparecieron los votos de Unidad Ciudadana. Cambio de firma y falsificación de datos en un instrumento público cumpliendo un deber con carga pública. A Cambiemos las “picardías” parecen salirle cada vez mas caras.

 

Por Mariana Escalada & Agustin Ronconi

EL DISENSO

17 agosto, 2017

 

Denuncian que la ex esposa del candidato Montenegro de Cambiemos fue presidenta de una mesa donde desaparecieron los votos de Unidad Ciudadana

 

Grave denuncia de la diputada María Teresa García: la ex esposa de Guillermo Montenegro, el candidato a diputado de Cambiemos por la Provincia de Buenos Aires, fue presidenta de una mesa en la que desaparecieron los votos de Unidad Ciudadana. Cambio de firma y falsificación de datos en un instrumento público cumpliendo un deber con carga pública. A Cambiemos las “picardías” parecen salirle cada vez mas caras.

De acuerdo a la documentación publicada por la legisladora García, la mesa 408 de San Isidro fue presidida por la abogada María José Labat, ex esposa del actual candidato de Cambiemos a diputado por la Provincia de Buenos Aires, Guillermo Montenegro.

En el acta de la mesa, hay 55 votos para Unidad Ciudadana y en el Telegrama enviado al correo, solo hay 5. La firma de la presidenta de mesa en ambos documentos es completamente diferente.

En marzo de 2016 Cambiemos, luego de despedir a 200 personas en la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, nombró allí a la ex esposa de Montenegro con un salario superior a los $ 120 mil por mes.

La diputada García adelantó que presentará una denuncia penal ya que “ser autoridad de mesa es una carga pública y la falsificación es un delito penal“.