Los que sí sorprendieron fueron los kirchneristas con Pablo Carro, que logró un tercer puesto. El Frente Córdoba Ciudadana que representó a Cristina Kirchner en Córdoba festejaba anoche la entrada de Carro, joven secretario gremial de los docentes universitarios (ADIUC), a las listas para octubre.

PABLO CARRO EL TERCERO INCLUIDO. EL REGRESO DE CRISTINA EN CÓRDOBA

Casi sin recursos económicos, e ignoto para la mayoría de los cordobeses, Carro hizo una campaña a pulmón y es la avanzada de la renovación del kirchnerismo en la provincia.

Página 12

14/08/2017

Los que sí sorprendieron fueron los kirchneristas con Pablo Carro, que logró un tercer puesto.

El Frente Córdoba Ciudadana que representó a Cristina Kirchner en Córdoba festejaba anoche la entrada de Carro, joven secretario gremial de los docentes universitarios (ADIUC), a las listas para octubre.

Casi sin recursos económicos, e ignoto para la mayoría de los cordobeses, Carro hizo una campaña a pulmón y es la avanzada de la renovación del kirchnerismo en la provincia.

Anoche el candidato había logrado superar el 10,9 por ciento que sacó Carolina Scotto en las Paso de 2013, aún cuando la ex rectora de la Universidad de Córdoba contaba con su propio prestigio y visibilidad, más el apoyo de la por entonces presidenta.

Entre otros, a Carro lo acompañaron en la boleta la abogada Valentina Enet, que se ocupó de los amparos contra los tarifazos; y Eduardo Fernández, el presidente de APYME, un hombre reconocido por su militancia.

En Córdoba, las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) se dirimieron en 15 listas.

Se votó para elegir a 9 candidatos a diputados nacionales para el período 2017-2021.

Los elegidos entrarán en la contienda del 22 de octubre cuando se renovarán 127 de los 257 integrantes de la Cámara de Diputados.

Hubo 2.884.358 ciudadanos habilitados para votar.

Anoche, desde la secretaría del Juzgado electoral, se estimaba que había votado “más del 65 por ciento del padrón”.

En su afán por diferenciarse y despegarse de rumbo económico del gobierno de Cambiemos, en las últimas semanas Schiaretti sobreactuó discursos virulentos hacia Mauricio Macri “en defensa” a la provincia; y hasta lo acusó de “agrandar” lo que nombró “el Cuco de Cristina Fernández para evitar hablar de los errores en política económica”.

Duro pero no tanto, y con un ojo puesto en los números de Cambiemos en Córdoba, el gobernador también lo llamaba “amigo” y hasta lo recibió con los brazos literalmente abiertos cuando el presidente bajó del avión para el final de campaña en suelo cordobés el último jueves.

A 68 días del escrutinio de octubre, y si bien Córdoba aún sigue siendo territorio macrista, tanto el cordobesismo como Cambiemos saben que anoche Cristina reapareció.

Y el brote Carro –por el que nadie apostaba fuerte– fue una nueva señal.

Eso lo hicimos entre todos y todas compañeros.