Dejemos de decir que los porteños somos tarados. Es la ciudad más rica, es la capital de la cultura, es donde hay teatros, museos, cines y exposiciones.

EL PORTEÑO ELIGE EL RACISMO Y LA DISCRIMINACIÓN Y DEFIENDE LA DICTADURA LIBERAL

Por María Laura Prelooker

La ciudad de Buenos Aires defiende la dictadura liberal, elige ser una colonia del imperialismo, detesta a los pobres, odia a Latinoamérica, es racista, católica y es capaz de suicidarse con tal de impedir que el peronismo progrese, que lo negros usen los hospitales y que haya vacantes en la escuela para los migrantes de países vecinos.

Por María Laura Prelooker

NAC&POP

15/08/2017

«Dejemos de decir que los porteños somos tarados.

Es la ciudad más rica, es la capital de la cultura, es donde hay teatros, museos, cines y exposiciones.

La ciudad de Buenos Aires defiende la dictadura liberal, elige ser una colonia del imperialismo, detesta a los pobres, odia a Latinoamérica, es racista, católica y es capaz de suicidarse con tal de impedir que el peronismo progrese, que lo negros usen los hospitales y que haya vacantes en la escuela para los migrantes de países vecinos.

Es una ideología profunda, arraigada y plagada de convicciones.

Dejen de decir que el porteño es un idiota que mira la televisión.

El porteño ELIGE el racismo, la discriminación y le importa un pito que haya injusticias, miseria o desaparecidos.

Lo único que quiere es una sociedad llena de blancos, racista, clasista, culta y que usa al morocho de sirviente o para darle limosna los domingos por intermedio de la Iglesia o de la Peña Trosca, que es lo mismo pero al revés.

Si escarbás un poquito, reivindican la dictadura militar y les encantaría la pena de muerte para delitos como el robo.

Es una época bien interesante, en donde todos nos sacamos las caretas.

El porteño, como desde hace dos siglos es capaz de quedarse sin trabajo, sin auto, sin vacaciones, y votar a una manga de contrabandistas fiesteros, con tal de que eso aporte para el hundimiento de los sectores populares que apoyan al peronismo.»