Hay que entender que lo que está en juego no es el peronismo-antiperonismo. La realidad son las tendencias nacionales y las colonialistas.

EL PAÍS RECLAMA UNA POLÍTICA NACIONAL

Por Arturo Jauretche. 1965

Hay nacionales que no saben serlo por antiperonismo.
Y hay peronistas que no saben ser nacionales por anteponer lo partidario.

 

Por Arturo Jauretche. 1965

 

 

Hay que entender que lo que está en juego no es el peronismo-antiperonismo.

La realidad son las tendencias nacionales y las colonialistas.

Hay nacionales que no saben serlo por antiperonismo.

Y hay peronistas que no saben ser nacionales por anteponer lo partidario.

No identifico lo nacional en el peronismo sino a la inversa: el peronismo es nacional pero lo nacional es mucho más amplio.

El país reclama una política nacional cuya grandes líneas fueron interrumpidas en 1955 y no es cuestión ya de imitarlas parcialmente, quedándose a mitad de camino, ni siquiera de reproducirlas.

Desde aquella base hay que ir mucho más adelante, más definida y claramente.

Y esto significa la guerra. Porque no hay conciliación posible entre los fines de la Nación vistos en grandeza y los fines de la nación reducidos a un cálculo de mercachifles.