Nada lo que nadie haga o deje de hacer va a hacerlos cambiar de parecer. Ningún sufrimiento los detiene (salvo el propio, por supuesto).

CAMBIAR

Ya lo dijo la vicepresidenta: están los pobres y está la gente normal…  O en los términos del presidente: están los pobres y, por otro lado, la gente realmente valiosa…

 

Nada lo que nadie haga o deje de hacer va a hacerlos cambiar de parecer.

 

Ningún sufrimiento los detiene (salvo el propio, por supuesto).

 

Se burlan de los jubilados en general, por qué no del que se suicidó.

 

Ya lo dijo la vicepresidenta: están los pobres y está la gente normal.

 

O en los términos del presidente: están los pobres y, por otro lado, la gente realmente valiosa.

 

O como me dijo un conocido en épocas de la campaña:

 

es indignante e injusto que la gente rica tenga que pagar por los pobres.

 

En fin.

 

Son, sin lugar a dudas, nuestros enemigos.

 

Y tan sólo eso.

 

Lástima que legalmente hablando serán también nuestros compatriotas.

 

Eso complica las cosas…