El gobierno le saca el conteo de votos a la cámara electoral y se lo da a una empresa privada

¿USTED LE CONFIARIA SU VOTO A INDRA?

A poco más de un mes y medio para las PASO del 13 de agosto, el cronograma electoral empieza a ajustarse y entre las cuestiones más trascendentes se definió quién estará a cargo del conteo provisorio de votos. Lo que llama la atención es el silencio del resto de la clase política ante las sospechas en torno al proceso.

Informepolitico
28 Junio, 2017

A poco más de un mes y medio para las PASO del 13 de agosto, el cronograma electoral empieza a ajustarse y entre las cuestiones más trascendentes se definió quién estará a cargo del conteo provisorio de votos.

Luego de conocerse que el mismo estará nuevamente a cargo de la española INDRA, la Cámara Nacional Electoral realizó un durísimo planteo a partir del intento del Poder Ejecutivo de instalar que el polémico proceso de licitación realizado a través del Correo Argentino (que realizó un concurso privado y que desde el propio gobierno se anticipaba que sería ganado por Indra), se hizo de ese modo por pedido de la propia Cámara, algo que desde ese organismo ya habían rechazado la semana pasada..

Ahora, la CNE hizo oficial su posición y en una acordada aclaró que “pese a reiterados requerimientos, el escrutinio provisorio continúa bajo la órbita exclusiva del Poder Ejecutivo sin participación alguna de la justicia nacional electoral”.

A continuación, deja sentado que tampoco tiene participación “en la contratación de prestadores de servicios”.

Es decir, nada tuvo que ver con la entrega del escrutinio a Indra.

El viernes pasado se supo que Indra cobrará 25 millones de dólares por realizar el escrutinio provisorio.

La empresa española INDRA, está salpicada por escándalos de corrupción en todo el mundo.

Este resultado es el hecho de que la licitación del escrutinio paso del ámbito de la Dirección Nacional Electoral al Correo Argentino SA.

El Correo Argentino S.A. otorgó la licitación del Escrutinio Provisorio a Indra, por ser la única “en condiciones de cumplir los requisitos» a tan poco tiempo de los comicios.

Se trata de una maniobra habitual cuando se quiere direccionar una contratación.

Desde la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación, se propugna la presentación de una acción de amparo para impugnar una licitación abiertamente direccionada, con una desfachatez pocas veces vista.

Los antecedentes de INDRA hablan por sí mismos.

En España, el caso Indra ya alcanzó dimensiones similares a Odebrecht en Brasil -con políticos y ejecutivos presos-, porque la justicia detectó que financiaba ilegalmente al menos al Partido Popular a cambio de obtener contratos con sobreprecios.

El año pasado estalló una investigación en Brasil donde la investigan por haber pagado coimas a políticos de ese país para conseguir contratos con el Estado.

En cuanto a su papel en las elecciones, Indra fue sancionada en el año 2010 en Barcelona por «faltas graves» durante una consulta.

En 2012 fue acusada en Angola de complicidad con el gobierno.

El escándalo en España obligó a renunciar a Esperanza Aguirre, ícono de la fuerza del presidente Mariano Rajoy.

En 2015 en Sevilla tuvo una seria falla en el recuento electrónico de votos.

En 2016 fue denunciada por irregularidades en el recuento de las elecciones en República Dominicana.

El nexo entre Indra y el Gobierno pasa por la figura del ex Director Electoral Alejandro Tullio, llamativamente reconvertido en Director de Asuntos Públicos del Correo Argentino.

Fue Tullio quien le ofreció el servicio de Indra a José Torello, asesor presidencial, quien interesado en la oferta frenó un proceso de licitación trasparente iniciado en enero por Adrián Pérez.

Torello transfirió la responsabilidad de la licitación al Correo S.A., con Tullio como encargado de hacer un pliego, que resultó a medida de Indra.

Desde la UEJN hacen un llamado a todos los Partidos Políticos a pronunciarse en contra de esta decisión del Ejecutivo.

Las/os trabajadores del fuero Electoral de la UEJN, legitimados por las normas, seguiran pidiendo que se le transfiera a la Cámara Nacional Electoral la potestad de organizar el escrutinio provisorio para garantizar la TRANSPARENCIA del Sistema Electoral Argentino.»

Lo que llama la atención es el silencio del resto de la clase política ante las sospechas en torno al proceso, aunque cabe destacar que durante el kirchnerismo fue esta misma firma la que estuvo a cargo del escrutinio, que determinó la derrota del peronismo.