No pude dejar de pensar que todo esto tenía un significado.

LOS QUINOTOS

Por Héctor Levy-Daniel

Durante todo este tiempo, la planta no rindió un solo fruto, nunca vimos un solo quinoto, solamente algunas pequeñas flores blancas. Tanto tiempo pasó que llegué a pensar que la planta no era de quinotos sino de cualquier otra especie que no daba frutos de ningún tipo.

Por Héctor Levy-Daniel
NAC&POP
22/06/20177

Hace cuatro o cinco años le regalé a Andrea una planta de quinotos, que pusimos en el balcón.

Durante todo este tiempo, la planta no rindió un solo fruto, nunca vimos un solo quinoto, solamente algunas pequeñas flores blancas.

Tanto tiempo pasó que llegué a pensar que la planta no era de quinotos sino de cualquier otra especie que no daba frutos de ningún tipo.

Sin embargo, en marzo de este año notamos con sorpresa que algunos pequeños brotes de forma oval se presentaban entre las hojas.

Durante estos meses los brotes fueron cambiando su color verde oscuro hasta llegar a un naranja intenso.

Hoy me acerqué a la planta, que ostenta por lo menos unos quince frutos y, al tocar uno, quedó entre mis manos sin siquiera tener que hacer el menor esfuerzo.

Lo mordí: era un quinoto muy dulce, que se había hecho esperar unos cinco años.

No pude dejar de pensar que todo esto tenía un significado.

Cuando ya casi no esperábamos ningún cambio, todo se modificó y el fruto inesperado fue más dulce de lo que podía imaginar.

No pude dejar de pensar que tal vez nos esperan otros frutos dulces, compartidos por muchos, muchos de nosotros.

HLD/