Murió el periodista Gabriel Lucero, titular del Círculo de Periodistas de Mendoza. Va derecho al Comando Celestial.

ADIÓS AL AMIGO, AL HERMANO, AL COMPAÑERO PERONISTA

Por Martín García (Nota de Pedro Molina)

Para mí se me murió un amigo del alma. Estudiamos locución juntos, en COSAL, donde estudiaban varios ilustres luego como Eduardo Aliverti, con mayor carga ideológica y social que el ISER oficial del entonces COMFER, gracias a los curas peronistas, pero por un accidente, Gabriel estuvo casi un año en el hospital en la ciudad de Buenos Aires recuperándose y no termino la carrera ni se recibió como tal. (sigue)

Por Martín García
MDZ Sociedad
10 de Junio de 2017

El periodista y titular del Círculo de Periodistas, Gabriel Lucero, murió anoche.

Gabriel Lucero, periodista y compañero

Su extensa trayectoria lo llevó a dejar la marca de una personalidad fuerte y con buen humor, siempre, en diversos medios, pero fundamentalmente en la LV10, medio del que llegó a ser Gerente de Noticias.

Los que trabajaron con él lo recuerdan como un hombre siempre dispuesto a un café para discutir más allá de las cosas a simple vista, tras lo cual seguía una andanada de anécdotas y momentos vividos que, con su pérdida, quedarán sin ser escritos, como alguna vez imaginó junto a muchos amigos.

Peronista empedernido, sin embargo jamás condicionó políticamente a los que lo rodeaban.

Fue un defensor de la actividad política y un ser absolutamente social.

Su última misión fue rescatar del olvido al Círculo de Periodistas.

Nadie puede olvidar alguna visita al medio de comunicación en el que trabaja o sus llamadas insistentes en la búsqueda de que los periodistas se sumaran a las actividades del Círculo.

Creó el periódico El Virrey e impulsó mil iniciativas.

Se movió por medios de Mendoza y el mundo como pez en el agua.

Y marcó a numerosos trabajadores de prensa con su actitud no neutral en materia política, pero sí de respeto al pluralismo.

Su muerte deja vacío un espacio en el que ya no están lo grandes nombres de la radio, fundamentalmente.

Pero promueve a las nuevas generaciones el gran desafío de poder cubrirlo.

Hasta aquí lo que dice el poderoso medio digital MDZ de Mendoza.

Pero para mí se me murió un amigo del alma.

Estudiamos locución juntos, en COSAL, donde estudiaban varios ilustres luego como Eduardo Aliverti, con mayor carga ideológica y social que el ISER oficial del entonces COMFER, gracias a los curas peronistas, pero por un accidente, Gabriel estuvo casi un año en el hospital en la ciudad de Buenos Aires recuperándose y no termino la carrera ni se recibió como tal.

Fue una relación entrañable, ya que éramos compañeros, vivíamos por entonces la vorágine de los 70s , marchábamos junto a los estudiantes de COSAL en defensa de Salvador Allende en chile contra el golpe de Pinochet

En esos andares conoció a Rocio, mi mujer por entonces, la mamá de mis hijos mayores Camilo y Bárbara, dirigente de los docentes, que había fundado la unión de docentes de Morón, ya que vivíamos en Haedo, de ese partido del conurbano oeste de Buenos Aires.

Gabriel era muuuuy mendocino y como tal conocía los vericuetos de la política cuyana y tenía el análisis relativo del ni muy muy ni tan tan, de sus políticas, liderazgos y posibilidades de cambio.

Pocas.

A pesar de sus enormes personalidades, quizás por eso mismo.

Nos vimos muchas veces en buenos Aires, en algunos de sus viajes y en Mendoza en algunos de los míos, a veces solo nos hacíamos un lugarcito par charlar un rato en los cafés de aquí y de allá, pero necesitábamos ambos reafirmar esa amistad y intercambiar nuestros sentimientos de afecto y comunión de compañeros que se quieren y se ven poco.

Conocí a sus mujeres que nunca pudieron competir con su madre omnipresente, amorosa y abarcadora. Dulce y madraza.

Nos cagábamos de risa compartiendo nuestras diversas y cambiantes situaciones cotidianas, de pareja, de trabajos, de gestas, de militancias y de subibajas.

Nuestra relación de tantos años tuvo un momento culminante que me sorprendió y colmó.

En una fiesta del Dia del periodista rutilante organizada por el Sindicato de Prensa de Mendoza por entonces comandado por Roberto Picco de General Alvear, nos entregaron a ambos el Premio Rodolfo Walsh que todavía atesoro, y que también le entregaron en el mismo acto al sicólogo y escritor Jorge Alemán y al entonces Secretario de Cultura de la Nación, el talentoso Jorge Coscia, entre otras personalidades.

Cuando recibió el suyo, Gabriel se lo dedicó a mi mujer, ya desaparecida, porque su militancia política y gremial la había puesto en la lista de los sanguinarios perros del plan Cóndor en Argentina.

Fue una dedicatoria apasionada la suya porque estuvo ligada a una noticia reciente de la ocurrida el mismo día de la fiesta.

Ese día del periodista, del 7 de junio del 2008. había muerto Bernardo Neustadt modelo de periodista pago por el poder de la oligarquía y el imperialismo.

Allí Gabriel Lucero no tuvo pelos en la lengua, dijo todo lo que tenía que decir de este miserable mercachifle del poder y al mismo tiempo desbordo en su ternura, con lágrimas, al recordar a Rocío.

Ese día fuimos hermanos para siempre.

Y lo seguiremos siendo en el comando Celestial.

Se murió un día después del Dia del Periodista. siempre impuntual.

¿Te habrás llevado un vino mendocino para que festejemos el reencuentro, Gabriel?

(Martín García)

NOTA DE FACEBOOK: Despido al compañero peronista y colega Gerente de Noticias en la época de oro de la querida LV 10. La tranquilidad de haberle dado una mano cuando fui autoridad del Sindicato de Prensa de Mendoza (2005-2009) y logramos que pasara a ser corresponsal en Mendoza de LV4 Radio San Rafael. QEPD Viva Perón! Pablo Molina/Mza/