Cientos nos bajamos en Lima como si nos conociésemos de siempre, cantando, reafirmando una voluntad de pueblo harto.

FUE EMOCIONANTE

Por Graciela Zavala, Martín Piqué y el vecino de Maldonado

Esta foto me interpela y dice mucho mas de lo que parece. Son mujeres. Son ancianas. En su cabeza pañuelos pañales. Símbolos de lo materno. Solas frente a la Plaza. Sus voces agudas. Sus palabras sencillas. Sus convicciones q convencieron a un pueblo que las vió hacer sin claudicar…. Es impresionante.

FUE EMOCIONANTE

Por Martín Piqué

FACEBOOK

10/05/2017

Estuve donde había que estar.

Éramos muchos.

Otra vez esa alegría de sentirse parte.

Qué frío que hacía.

La historia de las Madres y las Abuelas que se nos están yendo de a poquito.

Nos dejan el fuego de sus ojos.

Esas sonrisas.

Sus manos callosas.

«Circulen, circulen», les dijeron los policías cuando empezaron las rondas que, en rigor, son marchas.

Marchas hacia un objetivo.

«Asesinos repudiados por el pueblo argentino», dijo una voz que hablaba por él, por el Estado y, todavía no nos dábamos cuenta del todo, también por nosotros.

La historia argentina. Pendular.

Siempre reversible.

Nuestras clases dominantes, sedientas de revancha.

Restaurar el orden ‘natural’ de las cosas.

El orden de los dueños de todo.

Los que intentan convertir todo en mercancía.

Y ahora. Quieren hacernos circular.

Sacan un fallo que reabre las puertas de los horribles.

Que expulsa a nuestra vida de todos los días a quienes hicieron el trabajo sucio que ellos habían encomendado.

Buenos vecinos. Después miran al costado.

Después leen encuestas.

Pero la historia se impone.

No discurre administrativamente por planes enlatados, sus ensayos y testeos.

Los ojos cansados que no pudieron ver los cuerpos -desaparecidos- que faltan.

Que no los despidieron.

Vuelven como mariposas en un acto resistente.

Como pañuelo que se multiplica en brazos al cielo.

Mar de pañuelos.

Qué frío que hace.

Blaquier. Ford.

Papel Prensa.

Sociedad Rural. Cívica.

Von Wernich.

No circulamos.

Regresamos.

Y nuestra única venganza, la justicia que falta.

La justicia social.

Ser felices.

Que dure más que el péndulo del reloj de salón.

Ese que hace gong cada treinta años.

Qué frío que hace.

SUBTE A LA PLAZA

Por el Vecino de Maldonado

Facebook

Tomé el subte A en Carabobo, alrededor de las 17 hs luego de dejar pasar dos.

Empujamos para ingresar porque la hora corría y venían cada 10 min.

¿CASUALIDAD?

La gente fastidiada porque en las estaciones se detenía más de 10 min.

En Primera Junta los de afuera y los de adentro nos pusimos a cantar y a golpear para que arranque.

Aturdía el Olé Olá.

Y así fue en el resto del trayecto que duró entre Carabobo y Lima aprox UNA HORA:

En cada estación los andenes repletos de gente que quería ir a la plaza y no tenía espacio.

Quienes lograron subir en Miserere contaron que el Sarmiento andaba mal por falta de suministro eléctrico

¿CASUALIDAD?

Dos pasajeros con los celulares en alto mostraban al resto y relataban lo que pasaba en la plaza.

Una señora avisó que su cuñada estaba también varada en la autopista Bs. As. La Plata. porque en un peaje tardaban mucho en atender y que el tránsito hacia capital era abundante cuando a esa hora todos suelen salir de capital.

¿CASUALIDAD?

Cientos nos bajamos en Lima como si nos conociésemos de siempre, cantando, reafirmando una voluntad de pueblo harto.

Fue emocionante.

VM/