El presidente Macri cuestionó los paros docentes. No quiere ninguna protesta. Pocas horas antes de la represión, el Presidente insistió con que los paros “no sirven” y pidió que se hagan cosas distintas para obtener resultados distintos. También cuestionó a la jueza que ordenó que se convoque la paritaria docente nacional.

EL REY ESTA DESNUDO Y NO QUIERE QUE LO JODAN

“Los paros se hacen desde hace más de diez años y ya se demostró que no sirven”, declaró ayer Mauricio Macri, sobre el conflicto docente. Y abundó: “Einstein dijo hace muchos años que si hacemos las mismas cosas no podemos pretender resultados distintos”. Las declaraciones del Presidente se produjeron algunas horas antes de la represión policial contra los maestros que, justamente, preparaban una protesta alternativa a las medidas de fuerza que afectan las clases.

 

 

Página 12

10 de abril de 2017  |  El país

 

EL PRESIDENTE MACRI CUESTIONÓ LOS PAROS DOCENTES

 

No quiere ninguna protesta

 

Pocas horas antes de la represión, el Presidente insistió con que los paros “no sirven” y pidió que se hagan cosas distintas para obtener resultados distintos. También cuestionó a la jueza que ordenó que se convoque la paritaria docente nacional.

na02fo01_8

El presidente Mauricio Macri.
(Imagen: AFP)

 

“Los paros se hacen desde hace más de diez años y ya se demostró que no sirven”, declaró ayer Mauricio Macri, sobre el conflicto docente. Y abundó: “Einstein dijo hace muchos años que si hacemos las mismas cosas no podemos pretender resultados distintos”. Las declaraciones del Presidente se produjeron algunas horas antes de la represión policial contra los maestros que, justamente, preparaban una protesta alternativa a las medidas de fuerza que afectan las clases.

Pese al masivo paro general del jueves pasado, Macri continúa envalentonado. En el Gobierno, analizan que salió bien parado de la semana en la que debió afrontar su primera medida de fuerza de la CGT y las CTA. Por si quedaban dudas de su estado de ánimo, Macri salió a cuestionar una vez más a los sindicalistas: “Realmente lo de (Omar) Viviani fue un papelón que denota un comportamiento que no fue solamente en este caso, que viene de años, y que tenemos que erradicar porque por ahí no va la Argentina, por ahí no construimos la Argentina que soñamos”, lanzó el Presidente que, según dejó trascender, sueña con importar nuevos métodos represivos, como un dispositivo acústico para dispersar manifestantes.

El balance que hizo el Gobierno de la marcha del 1A es similar al de ganar una elección de medio término: salieron a comunicar que la mayoría de la sociedad los respalda y que hay grupos minoritarios que buscan que el oficialismo fracase. En esa línea, reprimieron sin pruritos los piquetes del jueves pasado y ningunearon el paro general de la CGT. A su vez, festejaron como un gol de media cancha que los gremios docentes bonaerenses no convocaran a una nueva sucesión de paros. Tanta es la alegría que en el círculo chico del Presidente volvieron a poner a Esteban Bullrich como posible candidato en la provincia de Buenos Aires: casi como un premio por aplicar efectivamente el ajuste sobre los salarios docentes.

En declaraciones por radio Mitre, Macri volvió a reforzar la tónica de confrontación: “Si hace diez años que la educación pública empeora en la provincia, estamos estafando a todas esas familias. Hay que sentarse en una mesa con humildad y decir, bueno, qué tenemos que cambiar para tener un resultado distinto, porque Einstein dijo hace muchos años que si hacemos las mismas cosas no podemos pretender resultados distintos”, indicó sobre el conflicto docente. No hizo alusión a la falta de mejoras en las sucesivas propuestas de la gobernadora María Eugenia Vidal.

Sí se ocupó de cuestionar a la jueza laboral Dora Temis, quien le ordenó llamar a la paritaria nacional docente como manda la ley: “Esta jueza está desenfocada. Tuvo un fallo cargado de prejuicios y de negación de la realidad. El ministro Bullrich ya explicó una y otra vez que él ya cumplió lo que marca la ley”. Según se comenta en Balcarce 50, Temis se sumará a la lista de jueces laborales sobre los que el Gobierno busca su remoción.

El mandatario sostuvo que el Gobierno seguirá haciendo acuerdos por sector de la economía con el modelo del que alcanzaron con los petroleros, que incluyó reducción de derechos a los trabajadores y premios por productividad. Así, señaló Macri, debemos “alejarnos de actitudes patoteras como las de Viviani, que no suman en nada, en nada”. Advirtió que “los gremios deben ser parte de la solución y no del problema”.

Acto seguido, el Presidente sostuvo que “una de las cosas más importantes que hemos empezado a recuperar en Argentina es el diálogo. La confrontación la hemos puesto sobre la mesa durante muchos años, y el resultado ha sido muy malo para toda la sociedad. La etapa en la que estamos es la de intentar profundizar por todos los medios el diálogo. Eso es lo que espero, pasados todos estos desacuerdos con el paro y las discusiones, que sigamos profundizando con los gremios”.

En tanto, uno de sus funcionarios más entusiastas, el titular del sistema de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, sostuvo que Viviani tuvo el “comportamiento de Don Corleone” al pedir que “dieran vuelta autos” de los que rompieran la huelga. Nada de eso sucedió: Viviani pidió disculpas y se lo imputó en una causa penal.