La evolución del sector automotor se presenta como un intríngulis para el lector desprevenido. Nos enteramos, por ejemplo, que en la primera semana de marzo, la planta de General Motors en Alvear anunció que licenciaría por nueve meses a 350 trabajadores.

PARADOJAS DE LA PATRIA IMPORTADORA

Por Fernanda Vallejos y Mariano Beristain

Desde el gobierno se insiste con el surgimiento de aparentes “brotes verdes” y el sector automotor aparece como uno de los ejemplos de la primavera macrista. Los datos publicados por ACARA, la asociación que nuclea a los concesionarios argentinos, para el mes de marzo, son el alimento del optimismo oficial con el que el gobierno se empeña en contagiar a los argentinos.

 

MIENTRAS CAE FUERTE LA PRODUCCIÓN AUTOMOTRIZ, REPUNTAN LAS VENTAS DE 0KM

 

Por Fernanda Vallejos y Mariano Beristain

 

Mucho Más Que Dos

 

fabricaautomotriz600

La evolución del sector automotor se presenta como un intríngulis para el lector desprevenido. Nos enteramos, por ejemplo, que en la primera semana de marzo, la planta de General Motors en Alvear anunció que licenciaría por nueve meses a 350 trabajadores. Antes, Volkswagen también anunció la suspensión de 600 trabajadores en su planta de General Pacheco, hasta 2018, mientras dejó la puerta abierta a los retiros voluntarios. Es una realidad que se repitió durante todo 2016 y que continúa en 2017, con noticias que ocupan, casi a diario, las crónicas periodísticas.

 

No obstante, desde el gobierno se insiste con el surgimiento de aparentes “brotes verdes” y el sector automotor aparece como uno de los ejemplos de la primavera macrista. Los datos publicados por ACARA, la asociación que nuclea a los concesionarios argentinos, para el mes de marzo, son el alimento del optimismo oficial con el que el gobierno se empeña en contagiar a los argentinos.

 

Por cierto, los números de ACARA indicaron que, en marzo, se patentaron 76.745 unidades 0km, lo que significó un crecimiento de 36,4% en las ventas, contra marzo de 2016. El fenómeno ya se había dado en el primer bimestre del año (enero-febrero) cuando se patentaron 154.116 unidades, un 45% más que en el año anterior. Sin embargo, estos datos disfrazan la realidad, menos alentadora, de la industria automotriz argentina, que cristaliza, además, la de toda la industria nacional, abatida por el desplome de la demanda y el tsunami de importaciones.

 

Del total de autos patentados entre enero y marzo, el 65% correspondió a autos importados mientras apenas el 35% fueron de producción nacional. 

patentamientos-ene-mar17

 

De hecho, los cinco modelos más vendidos durante marzo fueron:

 

  1. el Gol (Wolkswagen)
  2. el nuevo Sandero (Renault)
  3. la Hilux (Toyota)
  4. el Etios (Toyota) y
  5. el Onix (Chevrolet)

 

Entre los cinco autos más vendidos, sólo uno, la Toyota Hilux, es de fabricación nacional. Los cuatro restantes provienen de Brasil, donde la recesión (-3,8% en 2015 y -3,6% en 2016) llevó a las terminales brasileras a colocar sus excedentes en el mercado argentino, a costas del trabajo nacional y sin que la política doméstica medie como dique de contención frente a las importaciones que implican, a la postre, menos trabajo para los argentinos, que sufrieron en 2016 despidos y suspensiones, que continúan en los primeros meses de 2017.

 

En efecto, la contracara del mayor patentamiento de autos importados, es el retroceso de la producción nacional automotriz.

 

De acuerdo con los últimos números publicados por ADEFA, la cámara que reúne a los fabricantes del sector, durante el bimestre enero-febrero de 2017, la producción de autos cayó un -2,23% contra igual periodo de 2016, cuando ya había sufrido un retroceso mayor, del -27,05%.

 

Analizando una serie larga para los primeros bimestres, en 10 años (2008-2017), observamos que:

  • La producción nacional automotriz se ubicó, a excepción de 2009 -año de explosión de la crisis internacional-, por encima de las 71.000 unidades, hasta 2015, para caer abruptamente en 2016 y 2017.
  • El promedio de producción para enero y febrero, entre 2008 y 2015, fue de 77.833 unidades.
  • En 2016, la producción del primer bimestre fue de 51.959, un derrumbe de -33,24% en relación con el promedio de los ocho años anteriores.
  • En 2017, la producción volvió a hundirse, alcanzando apenas las 50.798 unidades.
  • En promedio, los primeros bimestres de 2016 y 2017 arrojaron una producción de 51.378,5 unidades, un retroceso de -34% en relación con el promedio de 2008-2015.

 

prod-automotriz-2008-17

 

Nótese la aparente paradoja: mientras en el bimestre enero-febrero las ventas de 0km crecían 45%, la producción industrial automotriz se hundía -2,23%. En el mismo bimestre, el conjunto de la industria nacional retrocedía -3,5% acumulado (-1,1% en enero y -6% en febrero), de acuerdo con los datos publicados por el INDEC, sumando 13 meses consecutivos de caída. La respuesta a la paradoja es simple: apertura importadora. El corolario, algo más doloroso que los números fríos: menos trabajo para los argentinos.

 

Al observar la participación de las ventas de vehículos nacionales sobre el total despachado desde las terminales hacia los concesionarios, corroboramos “el cambio”:

  • La participación promedio de la producción nacional entre 2008 y 2015, siempre considerando los primeros bimestres de cada año, había sido de 36,86%.
  • En ningún año del ciclo 2008-2015, la participación nacional, se había ubicado por debajo del 31%.
  • En 2017, por primera vez en toda la serie, tenemos un primer bimestre de año, donde la participación de los autos nacionales cae por debajo del 30%, situándose en 29,66%, unos 7 puntos porcentuales por debajo del promedio de los ocho años del ciclo anterior (2008-2015).

AUTOS-NAC-SOBRE-VTAS

 

Sí, se puede. Argentina pasó de un modelo de re-industrialización a uno de promoción de importaciones.